¡A seguirla!

Asambleas y plan de lucha progresivo hasta derrotar a Milei y sus cómplices

22/01/2024

Mientras los trabajadores estamos movilizados por decenas de miles en las calles y realizando un paro nacional, dentro del Congreso de la Nación se está cocinando en un pacto repodrido contra nuestros intereses como clase trabajadora.

Muchos de los partidos que se hacen llamar de la oposición han decidido pactar con Milei la aprobación de su nefasta ley ómnibus, viabilizando la mayor parte de sus objetivos originales: privatizaciones de empresas públicas con su correlato de despidos; delegación de facultades al Poder Ejecutivo; mayores ataques a los jubilados y liquidación del Fondo de Garantía de la ANSES; ajuste a la educación, a la salud y a la cultura; reforzamiento represivo con prisión efectiva para los trabajadores que luchan.

El Congreso también ha dejado correr el DNU nefasto de Milei que impone en los hechos una reforma laboral ultra negrera y elimina en la práctica el derecho a huelga que está consagrado en la Constitución Nacional. Así festeja la clase capitalista, que fue a presionar al parlamento para que no se toque e DNU.

Mientras tanto sigue vigente también el protocolo represivo dictado por Patricia Bullrich, que enfrentamos con una gran movilización el pasado 20 de diciembre.

El pacto podrido sellado en el Congreso entre el gobierno y sectores de la oposición va más allá de la ley ómnibus para transformarse en un aval al conjunto de la política del gobierno nacional. Esta política tuvo su debut con una enorme devaluación que vino a pulverizar los salarios y jubilaciones, que ya venían siendo ajustadas por el gobierno anterior.

Milei nos ha declarado la guerra como clase trabajadora y nosotros tenemos el derecho de defendernos.

¿Pero podemos ganar los trabajadores? Por su puesto que sí. Milei y su pandilla de arribistas son los que ya gobernaron con Macri y De la Rúa. Y con la lucha y la movilización logramos derrotarlos una y otra vez.

No será por medio de la rosca de los dirigentes sindicales con los diputados, los jueces o los gobernadores del ajuste en las provincias como derrotaremos a Milei sino mediante la lucha y la movilización.

Mucho menos con entregas como la que hizo Cavalieri de Comercio, firmándole al gobierno la entrega de las indemnizaciones, o lo que hicieron los sindicatos del Estado, que aceptaron una paritaria 10 puntos por debajo de la inflación.

Por ello este paro de 12 horas debe ser el comienzo de un verdadero plan de lucha que tiene que ser seguido de inmediato por un nuevo paro de 36 horas con movilizaciones en todo el país el día que se trate el proyecto de ley Ómnibus. Sería un paso fundamental para preparar una huelga general que derrote a la camarilla reaccionaria de Milei y sus amigos macristas y menemistas.

Si el gobierno apurase el tratamiento para el jueves 25 de enero, la CGT debe extender el paro a 36 horas para presionar para el rechazo del proyecto.

Necesitamos también un programa claro: salario mínimo de $ 500.000; paritarias para recuperar lo perdido por la inflación e indexación mensual según el costo de vida; aumento inmediato de las jubilaciones y los planes sociales; abajo la reforma laboral contemplada en el DNU; defensa irrestricta del derecho a huelga; anulación del protocolo represivo; fuera la ley Ómnibus; reincorporación de todos los despedidos en la administración pública; no a las privatizaciones; fuera el FMI, no al pago de la deuda externa.

Para impulsar estos planteos es necesario que nos organicemos en los lugares de trabajo, mediante asambleas, plenarios y reuniones.

Lo que está en juego es demasiado importante como para que dejemos el futuro de nuestras familias en manos de dirigentes que ya demostraron en el pasado que no están a la altura de las circunstancias.

Partido Obrero – Frente de Izquierda y los Trabajadores Unidad

Movilicémonos en todo el mundo por la victoria de la lucha palestina ¡Abajo el Estado terrorista de Israel!

Declaración internacional del PO (Argentina); SEP (Turquía); NAR (Grecia); Fuerza 18 de Octubre (Chile); Agrupación Vilcapaza y MST-P (Perú); Occhio di clase (Italia); Política Revolucionaria y Tribuna Classista (Brasil); Okde spartakos (Grecia); y İnqilabin Sesi (Azerbaiyán).

28/11/2023

English  Portuguese

1.       La masacre en curso en la Franja de Gaza por el Estado terrorista de Israel significa un salto en la política de agresión y limpieza étnica que este viene llevando adelante hace años contra el pueblo palestino. Como resultado de los bombardeos y la invasión terrestre, ya son más de 14 mil los muertos, incluyendo miles de niños, según las autoridades sanitarias del enclave costero. Un millón de palestinos fueron obligados a evacuarse de sus hogares, hacinándose en campos de refugiados en condiciones inhumanas. El bloqueo a la electricidad, al ingreso de combustible, agua potable y alimentos configura una política consciente de crimen de guerra contra la población palestina. La ayuda que ha entrado es casi inexistente. Israel mantiene ataques cotidianos contra mezquitas, hospitales y escuelas como objetivos. Las matanzas no se han limitado a Gaza, en Cisjordania ya hay más de 200 asesinados en estos días por fuerzas israelíes estatales o paraestatales. Estamos frente a nada menos que un genocidio que se está llevando adelante televisado minuto a minuto en la era de la comunicación instantánea. Quienes tenemos la perspectiva de terminar con este régimen de opresión estamos llamados a actuar al máximo de nuestras posibilidades para derrotar este intento.

2.       La acción de las organizaciones de la resistencia palestina del 7 de octubre fue un golpe a la política del Estado sionista de Israel y del imperialismo occidental en la región. Los marxistas revolucionarios sostenemos el derecho de los oprimidos a defenderse. El 7 de octubre fue la respuesta a la política crecientemente agresiva de Israel sobre la población palestina en Gaza, Jerusalén y Cisjordania, que ha colocado en crisis el seguidismo de sus direcciones a los acuerdos de Oslo y la inviable solución de dos estados. Nuestro apoyo a la resistencia palestina, un frente único de lucha que incluye tanto organizaciones nacionalistas clericales y laicas como organizaciones que se reivindican marxistas, como el FPLP, no nos impide señalar enfáticamente que la victoria del pueblo palestino depende de transformar el actual conflicto en una revolución que conquiste una Palestina única, laica y socialista. La ofensiva de Israel no se reduce a Gaza. La población de origen árabe que habita Israel, un 20% del total, es considera legalmente como “ciudadanos de segunda”, y se ven privados de múltiples derechos civiles, además de recibir el hostigamiento constante del Estado. Mientras tanto, en la región de Cisjordania, Israel ejerce un control total de los movimientos palestinos, como si se tratara de un gueto. El gobierno de Israel ha entregado, solo este año, 27 mil rifles a los “colonos”, población “civil” que recibe apoyo estatal para avanzar sobre territorios palestinos, actuando como fuerza de choque. Israel mantiene más de cinco mil presos políticos palestinos en condiciones infrahumanas, además de una ocupación de facto sobre territorio sirio. Se trata de un régimen de apartheid, limpieza ética y expulsión de los palestinos, que actúa como gendarme de los intereses imperialistas en la región.

3.       Desmentimos categóricamente que el conflicto en Palestina se reduzca un problema racial ni religioso. El Estado de Israel se constituyó en 1948 de manera ilegítima, actuando como una fuerza de ocupación sobre los hogares de la población de la Palestina histórica. Durante la “Nakba”, la gran catástrofe, Israel practicó una limpieza étnica, forzando el desplazamiento de millones de palestinos y asesinando a miles. El robo de tierras del pueblo palestino mediante la instalación artificial de Israel como estado colono en sus tierras ha sido un emprendimiento del imperialismo anglo-norteamericano, que no sobreviviría sin el envío sistemático de recursos y armamentos de parte de estas potencias, en función de ser un enclave militar y económico de defensa de sus intereses en esa región estratégica. La oposición a la opresión que ha sufrido en tres cuartos de siglo el pueblo desplazado y obligado a vivir bajo una ocupación militar es un problema de los enemigos del imperialismo y los internacionalistas en todo el mundo. Una palestina única, laica y socialista, en el marco de una federación socialista de medio oriente, puede superar este conflicto, integrando a trabajadores árabes y judíos sobre la base de la expulsión de las fuerzas sionistas/imperialistas. Lo que logrará esto es la rebelión de los obreros y jóvenes de medio oriente. La rebelión en Irán el año pasado fue el mejor ejemplo de esto. La rebelión de obreros y jóvenes en Irak y Líbano que se alzaron en 2019-20 fue otro ejemplo. Del norte de África a Turquía y Kurdistán, el potencial revolucionario de los obreros se ha demostrado muchas veces. Todos estos levantamientos apuntan hacia la única salida para los oprimidos y los trabajadores. Existen las condiciones materiales para una ola regional de revolución socialista.

4.       El conflicto entre Palestina e Israel amenaza crecientemente con convertirse en un conflicto regional. Israel ha realizado bombardeos en Siria, Líbano y Egipto. Estados Unidos ha realizado acciones militares en Siria y ha movilizado a la región dos portaaviones con sus grupos de naves y aviones para que estén preparados a sumarse a Israel en un conflicto regional, pretendiendo actuar como disuasivo de sumarse a la pelea. Turquía ha movilizado su flota, mientras mantiene sus incursiones en el norte de Siria.

5.       Biden le ha pedido al congreso norteamericano que vote un paquete de ayuda militar, explicando que su campaña mediante los ejércitos de Zelensky en Ucrania y Rusia, y Netanyahu en Medio Oriente son claves para lo que llamó “un nuevo orden mundial” que debe reemplazar a la crisis del escenario internacional posterior a la caída de la URSS. El carácter estratégico de esta acción del imperialismo, que incluye también el incremento de presión naval y militar sobre China, fue marcado por otros protagonistas. Zelensky ha planteado expresamente su reivindicación de constituir un enclave de la OTAN en el Este de Europa bajo la idea de que sería consolidar en Ucrania un “Gran Israel”. El gobierno ucraniano ha también defendido el “derecho a defensa” de Israel mientras se lleva adelante la limpieza étnica en Gaza. El carácter reaccionario de la invasión rusa a Ucrania no puede servir para disimular la unidad de la intervención de las fuerzas financiadas y dirigidas por la OTAN en ambas zonas, que incluso ha sido clarificada por la actual situación.

6.       Se suceden movilizaciones contra la masacre en el mundo entero. A pesar de que numerosos gobiernos han tomado su alineamiento con el sionismo como una oportunidad para regimentar y perseguir a las expresiones de la izquierda revolucionaria, y han llegado incluso a prohibir el uso de la bandera palestina, esta flamea en movilizaciones, actos y hasta eventos deportivos. Hemos empezado a ver acciones obreras contra fábricas armamentísticas o compañías involucradas en el pertrechamiento de Israel, como en Inglaterra, Italia, Cataluña o Bélgica. Sin embargo, el movimiento puede ser aún más masivo. Es clave alinear a los sindicatos con la lucha palestina, contra el sostenimiento de la ofensiva sionista-imperialista con la que conviven con diverso grado de apoyo los gobiernos burgueses. Impulsamos el frente único más amplio para tomar las calles del mundo para repudiar la masacre en curso en Gaza. Los gobiernos que se alinean con los asesinos deben sentir como se sacude el piso bajo sus pies.

7.       Las guerras en Ucrania y Palestina son solo parte del militarismo creciente que se vive en el mundo. Las crisis capitalistas cada vez más virulentas son volcadas sobre las masas en forma de aumento de explotación, políticas de austeridad y crecientemente un impulso militar. Son muestras de la inviabilidad de un sistema social que genera rebeliones y choques permanentes pero que solo podrá ser resuelta por una lucha revolucionaria que barra con la clase social parasitaria que es la burguesía e instale a la clase trabajadora en el poder.

8.       Mientras impulsamos el frente único más amplio por la victoria de la resistencia Palestina no dejamos de reclamar contra la guerra imperialista en Ucrania y los gobiernos reaccionarios de Zelensky y Putin que la llevan adelante. El alineamiento de gran parte de la izquierda, el movimiento sindical y otras organizaciones de lucha social con uno u otro bando reaccionario en este conflicto ha significado un salto en la integración al Estado burgués de quienes se reivindican revolucionarios. Frente a las crisis que atravesamos necesitamos más que nunca retomar los vínculos del internacionalismo revolucionario, de la independencia de clase y la solidaridad internacional. El enemigo de los pueblos ruso y ucraniano está en sus propios países, abajo los gobiernos responsables de la guerra en ambos bandos. Nos enfrentamos a la lucha entre obreros creada por la guerra fratricida. Promovemos contra ella la unidad internacional de la clase obrera.

9.       Reafirmamos nuestro reclamo: Abajo el Estado genocida sionista de Israel, basta de crímenes contra la población palestina. Por el derecho al retorno de la población palestina desplazada. Por una Palestina única, laica y socialista, como parte de una federación socialista de pueblos de Medio Oriente.

10.   Frente único para frenar el bombardeo y la invasión sionista de Gaza. Por el retiro de tropas de Cisjordania y Jerusalén. Por el fin al bloqueo de Gaza y el derrumbe de los muros de apartheid. Libertad a los presos palestinos. Solidaridad internacional con la resistencia y el pueblo palestinos.

¡A las calles en cada ciudad en defensa de la causa palestina.

Firmas: PO (Argentina); SEP (Turquía); NAR (Grecia); Fuerza 18 de Octubre (Chile); Agrupación Vilcapaza y MST-P (Perú); Occhio di clase (Italia); Política Revolucionaria y Tribuna Classista (Brasil); Okde spartakos (Grecia); İnqilabin Sesi (Azerbaiyán).

 

La responsabilidad del triunfo de Milei es de la catástrofe del peronismo en el poder

Los trabajadores debemos ponernos en pie para enfrentar el ataque que preparan.

19/11/2023

El responsable del triunfo de Milei es el gobierno que ha llevado al pueblo a una situación de crisis insostenible. El gran derrotado es el peronismo, que ha gobernado para el FMI, agravando la pobreza, la indigencia y redistribuyendo de modo negativo la riqueza social. El resultado electoral es demoledor: el gobierno pierde en todo el país con excepción de Formosa, Santiago del Estero y la provincia de Buenos Aires; en esta última, la gran apuesta de Massa, el resultado es prácticamente un empate. Este resultado en favor de un candidato improvisado, con el agravante de la incorporación del macrismo -otro responsable del derrumbe social- no tiene explicación por fuera de la catástrofe del peronismo en el poder. Un gobierno que con un discurso progresista llevó la pobreza por encima del 40% en base a medidas de ajuste, inflación y pactos con el Fondo Monetario Internacional.

El triunfo electoral de Milei no le otorga automáticamente los recursos políticos para aplicar su rabioso programa antiobrero y represivo. El avance de la reforma laboral, la privatización de la salud y de la educación plantean la cuestión de una fuerte reacción popular. El cogobierno con el PRO tendrá que dirimir choques importantes en torno al programa económico. Ya dio pasos hacia acuerdos con la burocracia sindical, pero esto es explosivo respecto de las bases del movimiento obrero. Milei no tiene gobernadores propios, ni intendentes, tampoco tiene una bancada propia en el Congreso que le permita hacer avanzar su agenda por lo cual recurrirá a una combinación de pactos parlamentarios, decretazos, y, como anticipó, eventualmente plebiscitos. Milei tendrá que lidiar con la fragmentación política de los partidos del régimen actual.

Para los trabajadores se plantea un desafío mayúsculo. Hacer frente a un gobierno derechista, que como ya sucedió con Macri tendrá colaboración del peronismo. Durante el gobierno de Macri, el peronismo le votó más de 100 leyes en el congreso. El discurso de Massa reconociendo el resultado electoral ya dejó planteada esa colaboración política. Para enfrentarlo será necesaria la unidad de los trabajadores y forjar una verdadera alternativa independiente. Y, fundamental, superar la burocracia sindical cuya política de entrega frente al ajuste en curso ha contribuido a la victoria del facholibertario. El derrumbe del peronismo, entregando el país a la ultraderecha, plantea superarlo mediante una acción política de la izquierda. Precisamente, la política del Partido Obrero, en todo el proceso electoral, desde las Paso al balotaje ha estado al servicio de promover la intervención de la clase obrera y el conjunto de los explotados en la crisis.

La transición que se abre hasta el 10 de diciembre tiene características convulsivas, en un cuadro de bancarrota económica de fondo, al borde de una híper, con las reservas en negativo y el sistema bancario fuertemente expuesto a una deuda pública insolvente y, desde luego, a una megadevaluación aún cuando Milei postergue su planteo de dolarización.

El desacuerdo sobre quién deberá hacerse cargo de aquí en más del gobierno, entre Milei y el renunciante Massa, es una disputa sobre quién paga el costo político de la enorme devaluación que se viene. Por lo pronto la corrida que ya se está generando plantea una pulverización de los salarios y las jubilaciones que ya vienen fuertemente golpeados, lo cual plantea tomar medidas urgentes en defensa de los ingresos populares en un cuadro que puede derivar en una hiperinflación.

Impulsamos la más amplia deliberación en el movimiento obrero ocupado y desocupado y en todas las organizaciones populares para enfrentar una agenda que ha vuelto a reafirmar incluso la Embajada norteamericana no bien conocidos los resultados. En ese sentido impulsamos el plenario de organizaciones piqueteras del próximo 23/11 que deliberará acerca de cómo defender las reivindicaciones de los desocupados. Y la movilización del movimiento de mujeres el 25 de noviembre, contra un gobierno que pretende liquidar el derecho al aborto. Es muy claro que la defensa de las reivindicaciones más elementales plantea una deliberación con asambleas en todos los lugares de trabajo y estudio, unificar a ocupados y desocupados junto a todo el pueblo para enfrentar este gobierno reaccionario y antiobrero.

Comité Ejecutivo del Partido Obrero

Basta de asedio y bombardeos contra Gaza. Frenemos el genocidio del Estado de Israel contra el pueblo palestino

25/10/2023

La ofensiva del Estado genocida de Israel contra el pueblo palestino está cobrando dimensiones catastróficas. Ya se cuentan más de seis mil asesinados en la franja de Gaza, de los cuales al menos dos mil son niños. A esto se le suma infinidad de heridos y medio millón de desplazados.

Los bombardeos sobre Gaza tienen el objetivo de consumar una limpieza étnica. Los proyectiles caen en forma indiscriminada sobre hospitales, como el Ah-Ahli, escuelas, edificios residenciales, recintos de culto.

Es un asedio total: el acceso al agua, a la electricidad, al abastecimiento de medicamentos y víveres está bloqueado por Israel. El paso fronterizo con Egipto también fue bombardeado por Israel.

A esta situación se le suma los preparativos para una incursión terrestre del ejército israelí sobre Gaza. El Estado genocida de Israel, con el visto bueno del imperialismo, se apresta a cometer una matanza contra el pueblo palestino.

Es necesario denunciar también los bombardeos criminales de Israel sobre Egipto, Siria y Líbano, además del despliegue de portaviones yankis sobre el mar Mediterráneo en apoyo a Israel, amenazando con escalar hacia una guerra regional.

Desde el Partido Obrero defendemos en forma incondicional el derecho a la rebelión del pueblo palestino con los medios a su alcance para hacer frente a este verdadero genocidio.

El Estado de Israel se constituyó en 1948 de manera ilegítima, actuando como una fuerza de ocupación sobre los hogares de la población de la Palestina histórica. Durante la “Nakba”, la gran catástrofe, Israel practicó una limpieza étnica, forzando el desplazamiento de millones de palestinos y asesinando a miles.

La ofensiva de Israel no se reduce a Gaza. La población de origen árabe que habita Israel, un 20% del total, es considera legalmente como “ciudadanos de segunda”, y se ven privados de múltiples derechos civiles, además de recibir el hostigamiento constante del Estado.

Mientras tanto, en la región de Cisjordania, Israel ejerce un control total de los movimientos palestinos, como si se tratara de un ghetto. El gobierno de Israel ha entregado, solo este año, 27 mil rifles a los “colonos”, población “civil” que recibe apoyo estatal para avanzar sobre territorios palestinos, actuando como fuerza de choque.

Israel mantiene más de cinco mil presos políticos palestinos en condiciones infrahumanas, además de una ocupación de facto sobre territorio sirio. Se trata de un régimen de apartheid, que actúa como gendarme de los intereses imperialistas en la región.

En Argentina, todos los candidatos de la burguesía dieron su apoyo al genocidio de Israel. Sergio Massa, incluso, planteó declarar a Hamas como organización terrorista. Es lo que han hecho los gobiernos europeos, prohibiendo manifestaciones y hasta criminalizando el uso de la bandera palestina.

Pero millones en todo el mundo se están movilizando en defensa de la causa palestina. Es necesario frenar el genocidio.

Hoy volvemos a clamar bien fuerte: Abajo el Estado genocida sionista de Israel, basta de crímenes contra la población palestina. Por el derecho al retorno de la población palestina desplazada. Por una Palestina única, laica y socialista, como parte de una federación socialista de pueblos de Medio Oriente.

Llamamos a redoblar la movilización internacional en defensa de la causa palestina.

Vanina Biasi: “Con el voto a Massa, la reacción contra Milei la canaliza un agente del ajuste”

22/10/2023

Analizando los primeros resultados, Vanina Biasi sostuvo: “El repunte de Massa se apoya en una reacción capitalista contra Milei. Los pronunciamientos empresariales fueron muy claros destacando el apoyo de la clase capitalista contra Milei. Esto le permitió recuperar un sector del electorado que rechazó los planteos de Milei. El apoyo de la clase capitalista a Massa va a estar plasmado en su agenda, que es la de la continuidad del pacto con el Fondo Monetario y el ajuste vía inflación contra los salarios y jubilaciones. El Frente de Izquierda mantuvo su elección de las PASO y está consagrando en este momento un legislador de la Ciudad y un diputado nacional por la provincia de Buenos Aires. Estas conquistas serán una base de apoyo para apoyar las luchas obreras y populares que van a venir en un cuadro de crisis muy profundo”.

Asimismo, Néstor Pitrola, electo diputado en rotación por la provincia de Buenos Aires, sostuvo: “Massa, con su planteo de “gobierno de unidad nacional” tentará en los próximos días a sectores de Juntos por el Cambio, golpeado por la derrota electoral, a integrarse a su potencial gobierno. Es, claramente, un puente a la derecha política, para avanzar en la entrega del litio, los hidrocarburos y los recursos estratégicos del país, tal cual exige el imperialismo. La elección del FITU en la provincia permite consagrar un diputado nacional, en una provincia convulsionada por el ajuste y la pobreza. El bloque de la izquierda será un punto de apoyo importante para los trabajadores y la juventud para enfrentar lo que se viene”.

Votó Vanina Biasi

La candidata a Jefa de Gobierno por el Frente de Izquierda emitió su voto en la escuela N° 20 de la Comuna 5. Lo hizo acompañada del dirigente del PO, Gabriel Solano, el candidato a legislador, Alejandro Lipcovich y la candidata a legisladora de la juventud Tatiana Fernández Martí.

22/10/2023

Desde su lugar de votación, Vanina Biasi dijo: “Esperamos que hoy la izquierda pueda ser un factor de reagrupamiento de todos aquellos que en este escenario de crisis económica y social no encuentran propuestas en defensa de sus intereses. Hemos realizado una enorme campaña recorriendo todos y cada uno de los lugares de laburo, de estudio, los barrios más golpeados por quienes nos gobiernan. Allí es donde se evidencia que los partidos del régimen solamente tienen para ofrecer un ajuste mayor y una derechización más severa.”

“En el terreno de la Ciudad de Buenos Aires, lo más importante es fortalecer a la izquierda que es la única que puede hacerle frente a las políticas que se vienen en un futuro gobierno de coalición en favor de los especuladores inmobiliarios y contra las necesidades de los habitantes de la ciudad.”

 

Por último, la candidata saludó a la militancia: “Quiero resaltar el enorme esfuerzo de la militancia de todo el Partido Obrero y el conjunto de los partidos del Frente de Izquierda por la enorme campaña que han desarrollado y que hoy defienden los votos enfrentando todo tipo de maniobras de los partidos patronales.”

 

La candidata esperará los resultados junto a Myriam Bregman, candidata a Presidenta, y todos los candidatos del Frente de Izquierda en Il Sorpasso – ingreso por Bolívar 1128.

Vanina Biasi 11 5485-9472
Prensa Micaela 11 5719-1810

Massa, Milei y Bullrich nos llevan a una catástrofe

Votemos al FIT-U y luchemos por una salida de los trabajadores

12/10/2023

El país marcha a un nuevo colapso hiperinflacionario y los políticos capitalistas que se presentan a las elecciones son responsables.

El gobierno llevó adelante un pacto de entrega con el FMI, que impone devaluaciones y habilita el saqueo de las reservas en favor del gran capital. Milei alienta la híper para avanzar en su plan de dolarizar la economía. Y Bullrich promete “unificar el tipo” de cambio, o sea, levantar el cepo al dólar devaluando: más inflación y nuevos golpes contra el pueblo.

Todos son conscientes de que el colapso al que marchamos implica una brutal transferencia de ingresos en contra del pueblo trabajador: la híper liquida los salarios y las jubilaciones, mientras los especuladores, los banqueros y el gran capital “dolarizan sus carteras” y hacen negociados a costa del pueblo.

La dolarización que pretende Milei tiene como punto de partida este enorme golpe a los salarios y jubilaciones.

La burocracia sindical mira pasivamente como se liquidan los salarios y las jubilaciones y llama a votar a Massa, responsable central de la crisis. El ajuste llega muy lejos. Los comedores de los barrios no tienen abastecimiento mientras la pobreza marcha a superar la mitad de la población.

Luego de las elecciones, van a pretender utilizar esta catástrofe social para imponer nuevas medidas contra el pueblo: vienen por reformas laborales y antijubilatorias, despidos y nuevas medidas en favor del gran capital para profundizar la entrega de nuestros recursos. Milei inclusive plantea privatizar la educación y la salud. 

Por eso atacan las luchas populares y prometen represión. Es que el escenario de crisis que están preparando será el terreno de grandes movilizaciones populares.

El Partido Obrero llama a los trabajadores a intervenir en esta crisis, con sus propios reclamos. Planteando el ajuste automático de los salarios por inflación sobre la base de un salario igual a la canasta familiar y el 82% móvil para las jubilaciones.

El movimiento obrero ocupado y desocupado deberá ponerse en pie superando el freno de la burocracia sindical para enfrentar la ofensiva contra los de abajo

Son necesarias medidas de emergencia para frenar la sangría: romper con el Fondo Monetario, terminar con el pago de la usuraria y fraudulenta deuda externa, nacionalizar la banca y el comercio exterior y destinar el ahorro nacional resolver las necesidades urgentes de la población trabajadora. Terminar con los gobiernos de los políticos capitalistas mediante un gobierno de los trabajadores.

Con este programa llamamos a votar las listas del FIT-U en todo el país.

Bregman Presidenta – Del Caño Vice

En provincia: Néstor Pitrola Diputado

En CABA: Vanina Biasi Jefa de Gobierno

El Frente de Izquierda repudia la devaluación y el nuevo ajustazo del gobierno y llama a imponer una respuesta en las calles, exigiendo un paro nacional a las centrales sindicales

16/08/2023

El ministro y candidato presidencial por la Unión por la Patria Sergio Massa, decretó un salto devaluatorio del 22% a primera hora del lunes post electoral, como parte del acuerdo con el FMI, algo que ocultó deliberadamente frente a todos sus electores. Esta devaluación ya está impactando de lleno en los precios de los productos de primera necesidad, con aumentos que llegan hasta el 25% en los tres primeros días de la semana. Estamos asistiendo a un salto en la pulverización de los salarios, haberes jubilatorios y planes sociales, mientras que los beneficiarios directos son los usureros de la deuda ilegítima y fraudulenta y los grandes grupos exportadores.

Este nuevo golpe al nivel de vida del pueblo trabajador implementado por Massa es apoyado por todas las alas del oficialismo, desde Alberto Fernández hasta Cristina Kirchner, pasando por los gobernadores peronistas y por Juan Grabois que lo avala con su silencio y dándole apoyo político al candidato presidencial de UP. Y también es apoyada por todas las alas de Juntos por el Cambio y por el candidato ultraderechista Javier Milei, quien dijo que no tiene problemas con el FMI porque su plan es aplicar un ajuste más duro. El Frente de Izquierda Unidad, su fórmula presidencial y todas y todos sus candidatos y militancia en todo el país, somos la única alternativa política nacional que se manifiesta en contra de este nuevo saqueo al bolsillo del trabajador y que decididamente propone romper con el FMI y sus designios, convocando a  miles de trabajadores y a la juventud a ser parte de esta lucha política y social.

El gobierno de Massa, Alberto y Cristina termina su ciclo manteniendo y profundizando todas las políticas de ajuste y rebajas salariales del macrismo, y aplicando en forma obediente las políticas que impone el FMI que incluyen esta devaluación, tarifazos y rebajas salariales para los trabajadores estatales, jubilados y beneficiarios de los planes sociales.

Con esta devaluación pactada en forma secreta con el Fondo Monetario, el gobierno de Fernández y Massa le hacen un enorme favor a Milei y a Bullrich de cara a octubre, por un lado, desmintiendo que haya ningún contenido progresista en un gobierno al servicio del Fondo Monetario, y por otro lado, haciendo el trabajo sucio del ajuste ahora como reclaman los opositores que aspiran a asumir después de octubre.

Quienes acusan que “la derecha viene por tus derechos”, están aplicando un ajuste y ahora una devaluación en el mismo sentido de las que anuncian sus contrincantes electorales: que el pueblo trabajador sea el que pague el ajuste, mientras que los grandes grupos económicos acrecientan sus ganancias y se fugan los dólares.

Repudiamos que la burocracia sindical de la CGT y la CTA, lo mismo que la burocracia de las organizaciones sociales de la UTEP, apoyen a Massa y sus políticas de ajuste. Por el contrario, desde el FIT-U sostenemos que hay que exigirles e imponerles salir a la lucha ya, en defensa del salario y por todas las reivindicaciones de la clase trabajadora, la única que tiene la fuerza para pararle la mano a los ajustadores y sus políticos

Llamamos a convocar a asambleas en los lugares de trabajo, estudio y en los barrios para discutir acciones para exigir a esas centrales un paro nacional activo, que sea el inicio de un plan de lucha nacional, y a coordinar por abajo acciones entre el sindicalismo combativo y el activismo de base antiburocrático, hasta derrotar el ajuste del FMI implementado por el gobierno, apoyado por Bullrich y el ultraderechista Milei quienes proponen profundizarlo aún más.

Vamos por un aumento de emergencia para todos los trabajadores y jubilados, al valor de la canasta familiar exigiendo que se reabran ya todas las paritarias, y que los salarios se indexen automáticamente todos los meses según el costo de la canasta alimentaria. Vamos por un aumento significativo de la ayuda social a las y los desocupados y por el cumplimiento de la entrega de comida a comedores populares. Por comités de trabajadores y consumidores que garanticen un control efectivo de los precios en los lugares de producción y comercialización. Reducción de la jornada laboral para generar trabajo para todos sin reducción salarial, con plenos derechos, sin flexibilización y con salario como mínimo igual a la canasta familiar. Plata para salario, trabajo, vivienda, salud y educación pública, no para la deuda externa y el FMI.

Todas estas reivindicaciones inmediatas deberán ser parte un plan económico obrero y popular como el que postulamos desde el FIT Unidad, que parte del desconocimiento total y no pago de la deuda externa y la ruptura con el FMI, junto a medidas de autodefensa nacional como la nacionalización de la banca y del comercio exterior, creando una banca única que evite las fugas, garantice créditos baratos y resguarde los ahorros de los pequeños ahorristas.

Desde el Frente de Izquierda Unidad sostenemos que la organización y la lucha de la clase trabajadora es la única herramienta eficaz para derrotar al mayor ajuste del gobierno y el FMI que también apoyan el ultraderechista Milei y Patricia Bullrich.

FRENTE DE IZQUIERDA UNIDAD

PTS-PO-IS-MST

16/08/23

¡Libertad a Iván Blacutt y a todas y todos los detenidos! ¡Basta de perseguir a los que luchan!

¡Abajo la reforma constitucional de Gerardo Morales!

13/07/2023

En el día de la fecha 13 de julio de 2023 detuvieron en la provincia de Jujuy a Iván Blacutt, dirigente de Izquierda Socialista de esa provincia, docente universitario, Congresal de Conadu Histórica y pre candidato a Diputado Nacional en el Frente de Izquierda Unidad.

Su detención se produce en una cacería donde han sido apresados otras cinco compañeras y compañeros, se han librado 20 órdenes de detenciones y de allanamientos a distintos luchadores, lo mismo está ocurriendo con 22 de ellos en Humahuaca, y se ha violado la autonomía universitaria de la Universidad Nacional de Jujuy ingresando personal policial al mismo, lo que fue denunciado por todos los partidos del Frente de Izquierda.

Iván Blacutt es víctima como tantas compañeras y compañeros en Jujuy de la repudiable represión y persecución salvaje por parte del gobernador Gerardo Morales y pre candidato presidencial de Larreta, con el objetivo de sostener una reforma constitucional represiva que prohíbe el derecho a la protesta, votada con la complicidad del PJ y siendo resistida por la docencia, las comunidades originarias y el incondicional apoyo del Frente de Izquierda Unidad.

Ya empezaron los pronunciamientos de distintas organizaciones exigiendo la libertad de Blacutt, como la Conadu histórica-CTA Autónoma y del sindicalismo combativo. Llamamos a la más amplia unidad para pronunciarse en ese sentido, a las organizaciones sindicales y gremiales, políticas, personalidades, organizaciones estudiantiles, barriales y sociales, repudiando esta cacería contra quienes vienen enfrentando los salarios miserables y la reforma constitucional represiva.

Libertad a Blacutt y a todxs lxs detenidxs. Anulación de las causas. Basta de perseguir a los que luchan. Abaja la reforma, arriba los salarios.

Frente de Izquierda Unidad
13 de Julio 2023

Por un debate presidencial público del Frente de Izquierda

Carta a los partidos del FIT-U

07/07/2023

Compañeros/as:

Nos dirigimos a ustedes con el fin de proponerles la organización en común de un debate presidencial entre las dos listas internas que hoy tiene el Frente de Izquierda: la conformada por el Partido Obrero y el MST y encabezada por Gabriel Solano y la conformada por el PTS e IS y encabezada por Myriam Bregman.

La realización del debate que estamos proponiendo resulta una necesidad no solo para la vanguardia obrera y juvenil identificada con la izquierda, sino también para los cada vez más amplios sectores populares que demuestran su completo desencanto con el régimen y las fuerzas capitalistas. Un debate de candidaturas presidenciales nos va a permitir amplificar nuestra campaña y colocar con claridad, las posiciones de las listas internas que se presentan en estas PASO. La polémica servirá para clarificar que no estamos ante una rencilla por cargos, sino que estamos debatiendo las estrategias de la izquierda, que serán puestas a prueba en el próximo período ante los grandes desafíos que afrontará la clase obrera.

El debate de la izquierda tendría lugar en momentos donde ya se ha terminado de definir el escenario electoral de las Paso, con una oferta electoral claramente volcada hacia la derecha. Es que, con la designación de Massa, el peronismo sumó un derechista más a la terna de los ‘presidenciables’ (Bullrich, Larreta y Milei). Su designación terminó de desautorizar cualquier tipo de relato ‘nacional y popular’ del kirchnerismo. Pues ha sido la mismísima Cristina Fernández quién ungió al representante más derechista de la coalición oficial, que cuenta con los vínculos más estrechos con el imperialismo norteamericano, como precandidato a la presidencia.

El proceso electoral tendrá lugar en momentos donde la crisis económica y social de la Argentina ha llegado a niveles inusitados. Como resultado de un saqueo capitalista voraz, que se viabiliza por medio de la tutela del FMI, el pago de la deuda, el control privado del comercio exterior, el sistema financiero y los recursos estratégicos, se han disparado todos los índices sociales críticos: porcentajes altísimos de pobreza, indigencia e informalidad laboral. El vaciamiento financiero explica, en buena medida, la inflación sistemática y prepara las condiciones para un nuevo colapso económico de mayor envergadura, donde una fuerte devaluación podría ser el detonante de una hiperinflación y la falta de dólares la causante de una recesión económica. Es por eso que la clase capitalista ha explicitado muy claramente su agenda. Pretenden avanzar con un plan de guerra contra la clase obrera a través de las llamadas “reformas estructurales”, proceder a la completa enajenación de los recursos naturales y poner fin a la protesta social, criminalizando, judicializando y reprimiendo a los luchadores. A esta agenda tributan, con sus matices, todos los candidatos de los partidos capitalistas.

Es evidente que, con la postulación de Massa, la burguesía y el imperialismo han definido propiciar un cuadro de polarización entre las dos principales coaliciones. La fuerte manija dada por el establishment a la candidatura de Milei, desde el año pasado hasta hasta hace dos meses atrás, ha mutado a un torpedeo. Pues la clase dirigente, que valora la funcionalidad de Milei para correr a la derecha la agenda pública nacional, ha tomado nota del carácter explosivo de sus planteos en el actual cuadro social. El Jujeñazo, desatado a pocas semanas del triunfo del Frente Cambia Jujuy con el 50% de los votos, vino a confirmar los temores de la burguesía y las perspectivas que se nos abren a los revolucionarios. Ahora, la clase capitalista revaloriza el papel de contención que puede jugar el peronismo.

La postulación de Grabois como línea interna de Unión por la Patria, lejos de relativizar el rumbo derechista del oficialismo, lo confirma: su candidatura ha sido pergeñada para contener en los marcos de la coalición oficial el descontento de amplios sectores con la postulación de un derechista como Massa, tratando de evitar la evolución de una parte del electorado hacia un voto al Frente de Izquierda. Es aún más evidente la maniobra cuando se avizora que, en el resto de la categorías, Grabois impulsa las mismas candidaturas que Massa.

Como se puede apreciar, el cuadro descripto le ofrece una oportunidad al Frente de Izquierda. Pero también un enorme desafío. Desde nuestro partido lo señalamos tempranamente y propusimos la realización de un Congreso del Frente de Izquierda. Un Congreso del FIT-U hubiera permitido clarificar las divergencias, acercar posiciones, formular un programa y (fundamental) trazar un plan de acción común en el terreno electoral y de la lucha de clases. Con el MST logramos ponernos de acuerdo en la realización de un Plenario de los luchadores y la izquierda, donde con 20.000 compañeros y compañeras, en numerosas comisiones, discutimos los problemas que afrontan los trabajadores sindicalizados, las mujeres, la juventud, el movimiento piquetero, el movimiento ambiental, etc., y donde se votaron, a mano alzada, la fórmula presidencial y las principales candidaturas. ¿No fue esta, acaso, una instancia extraordinaria donde dejamos en evidencia, blanco sobre negro, el método democrático de la izquierda obrera y socialistas contra las designaciones a dedo de los dirigentes de los partidos capitalistas?

Así las cosas, planteada la discusión a través de listas que confrontan en las PASO, el debate que proponemos será convocante y contribuirá no sólo a clarificar posiciones sino también a conquistar nuevos militantes y simpatizantes a la construcción del Frente de Izquierda y a que sea un mayor canal electoral el próximo 13 de agosto. Lo que queremos debatir en estas PASO es justamente, con qué estrategia y política el Frente de Izquierda va a abordar la próxima etapa, para proyectarse como alternativa política agrupando a quienes vienen enfrentando el ajuste para impulsar una salida obrera y socialista a la crisis nacional.

Comité Ejecutivo Nacional del Partido Obrero

Programa de gobierno de la Lista “Unidad de Luchadores y la Izquierda”

Frente de Izquierda y de Trabajadores - Unidad

03/07/2023

INTRODUCCIÓN

MEDIDAS URGENTES
Recomposición general de salarios y jubilaciones
Defensa, generación y condiciones de trabajo

PLAN ECONÓMICO
Ruptura con el FMI y repudio de la deuda
Plan monetario e impositivo
Recuperación de los recursos estratégicos
Plan de obras públicas

FIN DE LA DEPREDACIÓN AMBIENTAL

PLAN SANITARIO Y EDUCATIVO
Reforzamiento de la salud pública
Reforzamiento de la educación pública

DERECHOS DE LA MUJER TRABAJADORA
Principio del fin de la opresión sobre la mujer

ORGANIZACIÓN DEL NUEVO ESTADO
Características generales del Estado obrero
Fin del narco-estado y la inseguridad

RELACIONES INTERNACIONALES

 

INTRODUCCIÓN

Las elecciones presidenciales de 2023 encuentran a la Argentina nuevamente sumergida en una catastrófica crisis económica, social y política.

Tomada de conjunto, la crisis del país es el resultado de un saqueo capitalista que se ha sostenido ininterrumpidamente, gobierno tras gobierno, a lo largo de las últimas décadas.

El fracaso oficial

La pretensión de la coalición oficial de ampararse en el estallido de la pandemia, la guerra en Ucrania y la sequía para justificar el aumento de la pobreza y la indigencia, oculta que en los últimos años los grandes grupos capitalistas de la industria automotriz, de la industria alimenticia, los agroexportadores, las empresas fintech, los bancos y los especuladores financieros han hecho ganancias extraordinarias.

Como sólo la izquierda predijo, denunció y enfrentó, los acuerdos del gobierno con los “fondos buitre” y el FMI no han garantizado estabilidad económica ni han devuelto a la Argentina al mercado de créditos internacional. Por el contrario, el país es víctima de un vaciamiento financiero descarado. Ha sido la orientación capitalista y proimperialista del gobierno del Frente de Todos lo que explica el fracaso oficial y el hundimiento social.

Sin embargo, la crisis está lejos de haber tocado fondo. Argentina marcha a un colapso capitalista de mayor envergadura, que devolverá a la escena todos los fantasmas de las crisis de 2001, del 89’ y del 75’. No solo los que remiten a la hondura de la bancarrota y la desorganización económica, sino también aquellos que rememoran las grandes irrupciones combativas de los trabajadores y el pueblo argentino.

Descomposición política

El hundimiento nacional -y la incapacidad de las fuerzas que gobernaron la Argentina para ponerle fin a ese derrotero- es lo que explica el proceso de disgregación de todos los partidos y coaliciones políticas tradicionales. El renunciamiento de los tres últimos presidentes de la Argentina a una nueva candidatura presidencial en las próximas elecciones es una expresión muy clara de ese proceso.

Junto a la disgregación se profundiza la descomposición de los partidos tradicionales. Todos ellos, entrelazados con distintos sectores del empresariado nacional e internacional, se encuentran involucrados en numerosos casos de corruptela y en el direccionamiento de la obra pública. Sin embargo, la perla que pinta de cuerpo entero la descomposición de los partidos del sistema y del Estado capitalista es su imbricación con el crimen organizado en general y con el narco en particular, lo que ha recrudecido la crisis de inseguridad ciudadana.

Un plan de guerra contra los trabajadores

El programa económico que levanta la clase capitalista, a través de sus representantes del peronismo y la derecha, mantiene incólume la dependencia y el sometimiento del país al FMI. Junto con ello, el empresariado y sus políticos pretenden lanzar un plan de guerra contra los trabajadores, destruyendo las condiciones laborales, previsionales e impositivas.

Bullrich y Milei, por su parte, pretenden realizar una reforma laboral destruyendo la legislación vigente. Larreta, busca el mismo objetivo pero con la colaboración del peronismo, como lo logró Macri bajo su gobierno. Massa y la dirección de la CGT quieren avanzar con las reformas gremio por gremio destruyendo los convenios colectivos de trabajo.

La degradación social que está sufriendo el pueblo argentino y la magnitud del plan de guerra que se pergeña contra la clase obrera ha instalado, entre la clase capitalista y sus políticos, el temor a una rebelión popular. Es lo que ya se puso de manifiesto en Jujuy. Por eso, todos coinciden en instaurar un régimen de terror y represión contra el pueblo.

Por un gobierno de la izquierda y los trabajadores

Una salida a la crisis sistémica argentina plantea transformaciones de fondo. No se trata de transformar a la izquierda en la versión consecuente de un nacionalismo capitalista impotente y timorato, como lo plantea Juan Grabois, sino de explotar ese fracaso para proclamar la superioridad histórica y práctica del programa obrero y socialista.

Las transformaciones que hacen falta, necesariamente colisionan con los intereses del capital financiero internacional y los grandes grupos capitalistas locales. Para ese choque, hace falta una izquierda con una fuerte implantación obrera y popular, una fuerza política y social capaz de enfrentar a los dueños del poder.

El programa de gobierno de la lista “Unidad de Luchadores y la Izquierda” del Frente de Izquierda y de Trabajadores – Unidad, que aquí presentamos, combina las tareas urgentes que necesita nuestro pueblo con una planificación económica, superando la anarquía capitalista reinante. La planificación, es una cualidad que solo un gobierno de los trabajadores y socialista puede poner en marcha.

 

MEDIDAS URGENTES

Recomposición general de salario y jubilaciones

El deterioro sostenido que han sufrido los salarios y las jubilaciones en los últimos 7 años ha tornado insostenible la situación de las masas trabajadoras. El gobierno de la izquierda y los trabajadores decretará, en el curso de las primeras 24 horas de gobierno, la recomposición general de salarios y jubilaciones. Junto con ello le otorgará poder de policía de trabajo a las comisiones internas y cuerpos de delegados de cada establecimiento y lugares de trabajo, para que velen por el cumplimiento de la nueva normativa, y convocará a la elección de representantes de trabajadores allí donde no existan.

Contra lo que afirman los voceros políticos y económicos de las fuerzas tradicionales, el aumento de salarios no conlleva una mayor emisión monetaria. En el sector privado, el aumento salarial se logra reduciendo la tasa de beneficio de los capitalistas. En el sector público, reduciendo los subsidios y las exenciones impositivas a los grupos empresariales. El aumento de las jubilaciones puede lograrse mediante la restitución de las contribuciones patronales al Anses y el blanqueo de los trabajadores que se encuentran en la informalidad.

Una mejora sustancial del poder adquisitivo de la clase trabajadora dejará en claro, desde el inicio, el contenido de clase específico del nuevo gobierno. Asimismo, redundará en una moralización general de las masas explotadas, condición fundamental para avanzar en todas las transformaciones necesarias para sacar a la Argentina de la miseria, el atraso y el sometimiento.

Medidas:

Aumento de emergencia de salarios, para colocarlos por encima del costo de la canasta familiar (hoy en $350 mil), y su indexación mensual automática por inflación.

82% móvil para los jubilados, restitución de las contribuciones patronales y control del Anses por parte de trabajadores activos y pasivos electos y revocables.

Defensa, generación y condiciones de trabajo

Es necesario blindar a los trabajadores contra las extorsiones patronales. Por eso, junto al aumento de salarios y jubilaciones el gobierno de la izquierda y los trabajadores decretará la prohibición de despidos y suspensiones, y promoverá la ocupación y puesta en funcionamiento, por parte de sus trabajadores, de toda empresa que cierre o despida.

Otra de las medidas urgentes es el establecimiento de un seguro universal al desocupado, equivalente a la canasta básica, para sacar a los trabajadores desocupados de la indigencia y la pobreza. La recomposición de los ingresos de los trabajadores sienta las bases para poder proceder a una reducción y reparto general de las horas de trabajo, sin rebajar el salario, para generar empleos de calidad.

Contra la propaganda de las patronales y los partidos tradicionales, en favor de una reforma laboral, el gobierno de la izquierda y los trabajadores establecerá la defensa de los convenios colectivos de trabajo, el fin de la informalidad y la tercerización laboral, la efectivización y el pase a planta permanente de todos los trabajadores precarizados del sector público y privado.

Medidas:

Prohibición de despidos y suspensiones. Estatización bajo control obrero de toda empresa que cierre o despida.

Seguro universal al desocupado, equivalente a la canasta básica. Reducción y reparto de las horas de trabajo sin rebajar el salario.

Defensa de los convenios colectivos de trabajo, fin de la informalidad y la tercerización laboral. Pase a planta permanente encuadrados en el mejor convenio del establecimiento.

 

PLAN ECONÓMICO

Ruptura con el FMI y repudio de la deuda

La tutela del Fondo Monetario Internacional no solo apunta a expoliar los recursos financieros y naturales del país, sino también a alinear a la Argentina detrás de los intereses del imperialismo nortemaericano, en un escenario internacional signado por los crecientes choques y conflictos comerciales, monetarios y bélicos. Sin una ruptura con el FMI, Argentina no tiene posibilidades de ponerse en pie y desenvolverse como un país soberano.

Junto a la ruptura con el FMI, el gobierno de la izquierda y los trabajadores terminará con el saqueo capitalista de la Argentina, repudiando el pago de la deuda externa, nacionalizando el sistema bancario y el comercio exterior. Argentina ha pagado en numerosas ocasiones su deuda externa, es víctima del anatocismo: el cobro de intereses sobre los intereses en mora. La deuda externa se ha revelado como un método eficaz de expoliación de la riqueza nacional por parte de los capitalistas extranjeros y nacionales. El repudio de la deuda es una condición sine qua non para poner fin al saqueo nacional.

Solo a través de una banca estatal única y el monopolio del comercio exterior, bajo control de los trabajadores, se puede poner fin a la sistemática fuga de capitales, que ha dado lugar a la llamada “formación de activos externos” por el orden de los 400 mil millones de dólares. La fuga se ejecuta a través de la especulación financiera, la sobrefacturación de importaciones y la subfacturación de exportaciones. La nacionalización de los puertos y el control de la Hidrovía son cruciales para un verdadero monopolio del comercio exterior. Concentrar el ahorro nacional, para destinarlo a un plan de obras públicas y a la industrialización del país, es la clave de una planificación económica, la que solo se puede concertar bajo la dirección de los trabajadores.

Medidas:

Ruptura con el Fondo Monetario Internacional y repudio de la deuda externa.

Nacionalización de todo el comercio exterior, estableciendo un monopolio bajo control de los trabajadores.

Nacionalización del sistema bancario, estableciendo una banca estatal única bajo control de los trabajadores.

Nacionalización de la Hidrovía y los puertos privados.

Plan monetario e impositivo

El vaciamiento financiero está en la base del proceso inflacionario, ya que la emisión monetaria se ejecuta sin respaldo en moneda fuerte. Por eso, las medidas arriba descriptas -repudio de la deuda externa, nacionalización de la banca y el comercio exterior- son el punto de partida para poner fin a uno de los causantes fundamentales del proceso inflacionario que sufre la Argentina. Esta orientación, se opone por el vértice a los planteos de dolarización de la economía, a la política antiinflacionaria basada en el “enfriamiento de la economía” -es decir en un política recesiva- o en la privatización y entrega de los recursos estratégicos del país.

Asimismo, esas medidas, serían un factor decisivo para la recuperación de una moneda nacional que cumpla íntegramente con sus funciones como tal. Contar con una moneda nacional fuerte resulta un instrumento esencial para poder proceder a una planificación económica. Contra lo que sostienen los capitalistas y sus políticos, la Argentina cuenta con un régimen impositivo completamente regresivo. Es decir, los gravámenes recaen sobre los trabajadores y consumidos, no sobre los capitalistas y las grandes fortunas. De lo que se trata es de proceder en el sentido contrario: desgravar a los trabajadores y gravar a los capitalistas.

Medidas:

Eliminación del IVA, de todos los impuestos al consumo y a la vivienda única.

Eliminación del impuesto a las ganancias implementado al salario.

Impuestos progresivos al gran capital.

Recuperación de los recursos estratégicos

El saqueo capitalista de la Argentina tiene una expresión muy aguda en el proceso de enajenación de los recursos estratégicos del país. El gasoducto Néstor Kirchner, por el cual se pretende viabilizar la exportación de gas, promete transformarse en una nueva fuente de saqueo nacional, con los monopolios petroleros internacionales secando las reservas hidrocarburíferas de Vaca Muerta y apropiándose de los dólares resultantes del comercio exterior. Una situación de características similares o peores se perfila con la industria del litio, que ha adquirido un carácter estratégico en la puja tecnológica internacional.

Para poner los recursos estratégicos al servicio de un desarrollo nacional y de los intereses de las mayorías trabajadoras, el gobierno de la izquierda y los trabajadores procederá a la nacionalización integral, sin indemnización y bajo control obrero, del petróleo, el gas, el litio, la gran propiedad terrateniente y los grandes pooles de siembra. La nacionalización del comercio exterior debe estar al servicio de la adquisición de tecnología que permita desarrollar una industrialización en el país de los recursos estratégicos.

Medidas:

Nacionalización integral de la industria hidrocarburífera, del litio, la gran propiedad terrateniente y los grandes pooles de siembra.

Valernos de las codiciadas materias primas producidas en el país para adquirir, en el mercado internacional, tecnología que permita desarrollar un plan de industrialización.

Plan de obras públicas

La ruptura con el FMI, el repudio de la deuda externa, la nacionalización del comercio exterior y el sistema bancario, y la recuperación de los recursos estratégicos, significa poner fin a una parte sustancial del saqueo capitalista de la Argentina. Es, por ende, la premisa para la concentración, en manos del nuevo Estado, de un gran ahorro nacional.

El gobierno de la izquierda y los trabajadores se valdrá de la concentración del ahorro nacional para dar impulso a un gran plan de obras públicas, que dé respuesta a necesidades imperiosas de la población trabajadora, como la construcción de viviendas, escuelas y hospitales. El déficit habitacional, por ejemplo, asciende a los cuatro millones. Junto con él, se disparan los precios de los alquileres, que se vuelven cada vez más prohibitivos. El ahorro nacional servirá también para la restauración de una vía férrea a escala nacional, tanto para el transporte de carga como de pasajeros. Estas iniciativas serán un factor de enorme impulso económico para el país, reactivando el mercado interno e industrias complementarias y generando millones de puestos de trabajo.

Medidas:

Asignación del suelo urbano ocioso a la vivienda popular. Plan de construcción de cuatro millones de viviendas populares. Urbanización de los barrios populares bajo control de los vecinos.

Restauración de una vía férrea nacional, destinada a la transportación de cargas y de pasajeros, en articulación con la industria metalúrgica y automotriz.

Desarrollo de una flota mercante nacional.

 

FIN DE LA DEPREDACIÓN AMBIENTAL

La recuperación de los recursos estratégicos abre la posibilidad de poner fin a la depredación ambiental. Esta, es una característica intrínseca al sistema capitalista, que busca aumentar la tasa de beneficio de los grandes grupos económicos acelerando el ciclo de rotación del capital o la apertura de nuevos negocios, aunque sea a costa de la destrucción del planeta. El gobierno de la izquierda y los trabajadores abrirá paso a una transición energética, evaluando el impacto ambiental de emprendimientos económicos, controlado por trabajadores y organizaciones ambientales, y defendiendo el derecho a veto de las comunidades.

Medidas:

Defensa de los humedales. Prohibición inmediata de fumigación con agrotóxicos en zonas pobladas y sobre cursos de agua, abriendo camino a una transición para terminar con su uso.

Prohibición de la megaminería, manteniendo las fuentes de trabajo en tareas de remediación a cargo de las empresas. Saneamiento de los ríos y suelos contaminados bajo supervisión de organizaciones ambientales y de vecinos.

Cese inmediato de las quemas y desmontes, recuperación de las áreas devastadas, financiado por las empresas responsables. Impulso a las energías renovables y limpias.

PLAN SANITARIO Y EDUCATIVO

Reforzamiento de la salud pública

La pandemia de Covid puso al desnudo como nunca la crisis del sistema de salud en Argentina, fuertemente golpeado por décadas de vaciamiento y privatización impulsada por todos los gobiernos. Se puso en evidencia que es imposible resguardar la salud de la población si el sistema sanitario se organiza en función de la búsqueda del lucro privado. Al igual que lo que sucede con la educación, el pacto con el FMI agravó el ajuste en salud. El gobierno de la izquierda y los trabajadores procederá a la triplicación del presupuesto y la centralización del sistema de salud bajo control de sus trabajadores. Se trata de una medida elemental para gestionar los recursos en función de criterios sanitarios y no empresariales. Asimismo, procederá a la nacionalización de los laboratorios farmacéuticos, medida fundamental para poner la producción al servicio de la salud de la población y no del lucro empresarial.

Medidas:

Triplicación del presupuesto sanitario.

Nacionalización y centralización del sistema de salud.

Nacionalización sin pago de los laboratorios farmacéuticos.

Políticas integrales para atender todo el espectro de los padecimientos mentales y en particular los “consumos problemáticos”.

Reforzamiento de la educación pública

El desfinanciamiento y la degradación de la educación pública que han impulsado todos los gobiernos ha dado un salto con el pacto del gobierno con el FMI. El presupuesto educativo ha sufrido un recorte nominal del 15% en el último año. Los planteos privatistas de Milei han sido preparados por todos los gobiernos de las últimas décadas, en tanto el desfinanciamiento educativo es la vía por la cual se alienta un proceso de privatización educativa. La crisis de la educación pública es producto de las políticas de ajuste y privatización, del avance sobre el estatuto y las conquistas de la docencia, del desguace de la escuela media, del avance sobre los institutos de formación docente y del desfinanciamiento de las universidades. El gobierno de la izquierda y los trabajadores emprenderá una cruzada contra el analfabetismo y la decadencia educativa y por la elevación cultural generalizada del pueblo argentino, triplicando el presupuesto, nacionalizando todo el sistema educativo y anulando todas las reformas y leyes heredadas de las dictaduras y los gobiernos capitalistas de las últimas décadas. Los planes educativos estarán fuertemente asociados al plan económico del nuevo Estado.

Medidas:

Triplicación del presupuesto, bajo control de docentes y estudiantes. Sistema educativo único nacional, a cargo del Estado.

Anulación de las reformas y leyes antieducativas (Ley Federal, LEN, LES). Defensa irrestricta del Estatuto del docente.

Fin de las pasantías gratuitas en la educación media. Democratización del cogobierno universitario. Expulsión de las camarillas universitarias que ofician como correa de transmisión de los intereses capitalistas al interior de las universidades.

Plan de reinserción escolar de niños y jóvenes que perdieron la regularidad en el curso de la pandemia.

DERECHOS DE LA MUJER TRABAJADORA

Principio del fin de la opresión sobre la mujer

Solo un gobierno de la izquierda y la clase trabajadora puede conquistar la igualdad de derechos para las mujeres, iniciando el proceso histórico que le pondrá fin a las relaciones de explotación capitalista, que son el edificio social donde se monta la cultura patriarcal y machista. El actual gobierno, en alianza con sectores clericales y condicionado por el ajuste fondomonetarista, ha estado de espaldas a las demandas de las mujeres y diversidades. El Ministerio de las Mujeres y Diversidades ha concluido en una farsa, pues lo que progresa es la tentativa de las iglesias, junto a los sectores reaccionarios de todos los bloques patronales, de avasallar las conquistas logradas por la lucha de las mujeres en los últimos años.

El gobierno de la izquierda y la clase trabajadora establecerá el principio de “a igual trabajo, igual salario”, superando definitivamente la discriminación y superexplotación que sufren las mujeres trabajadoras. Impulsará la socialización de las tareas domésticas, para liberar a las mujeres de la esclavitud hogareña. Defenderá el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y su implementación efectiva en cada provincia y municipio del país. Establecerá la educación sexual integral, laica, científica y respetuosa de las diversidades en cada establecimiento escolar, con programas debatidos y resueltos por las organizaciones de mujeres, centros de estudiantes y organizaciones populares. Contra la violencia hacia la mujer, el gobierno de la izquierda y la clase trabajadora garantizará la asistencia en materia de vivienda, trabajo y salud física y psicológica para las mujeres violentadas. Impulsará la lucha mancomunada de las mujeres y los hombres de la clase obrera contra todo tipo de opresión.

Medidas:

Implementación del principio “a igual trabajo, igual salario”. Socialización de las tareas domésticas.

Implementación efectiva de la ley de interrupción voluntaria del embarazo. Implementación de la educación sexual integral, laica, científica y respetuosa de las diversidades en cada establecimiento escolar.

Asistencia en materia de vivienda, trabajo y salud física y psicológica para las mujeres violentadas

 

ORGANIZACIÓN DEL NUEVO ESTADO

Características generales del Estado obrero

El Estado no es más que el representante general de los intereses de la clase social que detenta el poder económico y político de un país. En la actualidad, el Estado argentino es el más fiel representante y defensor de la clase capitalista. El ascenso de la izquierda y los trabajadores al poder -que se concretizará a través de una acción histórica independiente de las masas obreras y populares- planteará la puesta en pie de un nuevo tipo de Estado, estructurado en base a la democracia obrera.

El gobierno del nuevo Estado estará a cargo de representantes de las organizaciones obreras y populares, con cargos electos y revocables, que cobrarán lo mismo que un trabajador calificado. Su forma concreta será precisada por intermedio de un congreso de delegados o representantes, electos y revocables, de todas las organizaciones obreras del sector público y privado, de trabajadores ocupados y desocupados.

El gobierno de la izquierda y los trabajadores procederá al desmantelamiento de las fuerzas represivas y la constitución de una nueva fuerza de seguridad, reclutada y formada por las organizaciones obreras y de DDHH. Creará una Comisión Investigadora Independiente para abordar todas las denuncias de corruptela del funcionariado político y sus vínculos con la clase capitalista. La comisión contará con plenos poderes para acceder a todo tipo de archivos, documentos y pruebas. El gobierno de la izquierda y los trabajadores establecerá la revocabilidad y elección popular de jueces y fiscales. Se establecerá la separación de la Iglesia del Estado, confiscando todos los bienes y terminando con todos los beneficios económicos que han sido históricamente otorgados a las iglesias de distinta índole. Se pondrá fin a la influencia de la Iglesia en el Estado, especialmente en el terreno de la salud, la educación y la asistencia social.

Medidas:

Gobierno a cargo de representantes de las organizaciones obreras y populares, con cargos electos y revocables, que cobrarán lo mismo que un trabajador calificado.

Desmantelamiento de las fuerzas represivas. Constitución de una nueva fuerza de seguridad, reclutada y formada por las organizaciones obreras y de DDHH.

Constitución de una Comisión Investigadora Independiente para abordar todas las denuncias de corruptela del funcionariado político y sus vínculos con la clase capitalista. Con plenos poderes para acceder a todo tipo de archivos, documentos y pruebas.

Elección por voto popular de jueces y fiscales.

Separación de la Iglesia del Estado.

Libertad a los presos por luchar, cierre de todas las causas contra luchadores populares.

Fin del narco-Estado y la inseguridad

El crecimiento de la inseguridad tiene, en su base, el desarrollo del crimen organizado, amparado desde el Estado, y la degradación y descomposición social. De la mano de todos los gobiernos ha progresado la imbricación del narcotráfico con el Estado. Todas las fuerzas políticas capitalistas cuentan con financiamiento narco de sus campañas electorales. El Estado y los políticos capitalistas protegen a los bancos y casinos, donde se lava el dinero sucio proveniente del crimen organizado, y mantienen privatizado el puerto de Rosario, por donde sale la droga del país. El crimen organizado se asocia a la degradación generalizada de las condiciones de vida de las masas.

Ante la inseguridad, el peronismo viene haciendo propio el discurso de la derecha, que apunta a reforzar la presencia de las fuerzas represivas, promover la “justicia por mano propia” y reforzar el punitivismo. Pero el punitivismo no ha dado resultados positivos. La aprobación de las llamadas “leyes Blumberg” y las reformas del código procesal penal -que aumentaron las penas y prohibieron las salidas anticipadas de prisión- no redundaron en una caída de la criminalidad. Por el contrario, la inseguridad crece bajo el amparo del Estado, a través del crimen organizado.

Por eso, las “medidas urgentes” y el “plan económico” plasmados en este programa -que plantean el aumento de salarios, la creación de puestos de trabajo y la nacionalización de los bancos, casinos y puertos privados- son medidas fundamentales para desmantelar el narco-Estado. En definitiva, la puesta en pie de un nuevo Estado, propio de los trabajadores, es la única vía para poner fin al crecimiento de la inseguridad.

Medidas:

Construcción de centros de atención de consumos problemáticos en cada barrio.

Impulso de programas culturales y deportivos en todos los barrios, para apartar a la juventud del flagelo de las drogas.

 

RELACIONES INTERNACIONALES

El gobierno de la izquierda y los trabajadores establecerá sus relaciones internacionales en base a la defensa del nuevo Estado, representante general de los intereses del pueblo trabajador argentino. Propiciará iguales derechos sociales y políticos para los trabajadores migrantes que habitan nuestro país. El principal aliado del nuevo Estado serán los trabajadores y pueblos del mundo. Proclamará, abiertamente, su rechazo a la guerra imperialista y a la injerencia de las potencias extranjeras en los asuntos internos, sean económicos o políticos, de nuestro país como de cualquier otro país del mundo. Desde esa comprensión, reafirmará su rechazo a la ocupación de las Islas Malvinas por parte del imperialismo británico y la OTAN, a la Base Espacial China instalada en Neuquén y la injerencia norteamericana en los asuntos argentinos y latinoamericanos. A diferencia del Mercosur, que ha servido para cobijar los intereses de las grandes monopolios internacionales y de las burguesías nacionales, priorizaremos la unidad socialista de América Latina, a través de una Federación de Repúblicas obreras y campesinas de América Latina.

Por un paro general y acciones en todo el país

Declaración de apoyo al pueblo jujeño

20/06/2023

La jornada del día de hoy mostró al pueblo de Jujuy enfrentando la represión brutal del régimen dictatorial de Morales que busca imponer a sangre y fuego la reforma antiobrera, represiva y entreguista que votaran en conjunto la UCR y el PJ. La unión de docentes y estatales luchando por el salario, del movimiento piquetero que lucha por trabajo y contra el hambre y las comunidades originarias por el agua y por sus tierras configuran un levantamiento popular. Quien se autodefine como parte de las “palomas” y no de “los halcones” de Juntos por el Cambio, mostró de nuevo su verdadera cara. Los monopolios del litio y los salarios de hambre indicados por el FMI son la prioridad de los políticos capitalistas que gobiernan para las corporaciones.

Los heridos y presos, algunos de grave consideración recuerdan las jornadas del 2001 o la represión en el puente Pueyrredón. Lo mismo la carga de la caballería. El trabajador desocupado herido gravemente por una granada de gas tirada directo a su cabeza recuerda el asesinato de Carlos Fuentealba. El asueto decretado para el día de mañana recuerda a las dictaduras que impotentes de conjurar un paro general como el que habrá en la provincia de Jujuy el 21 de junio, decretan asueto para disimular la huelga, desmovilizar y mejor reprimir.

Morales acusa al kirchnerismo, a Alberto Fernández y a la izquierda con un doble objetivo. Hacer macartismo contra quienes estamos en cada lucha y denunciamos la asamblea constituyente reaccionaria en todo momento, y, al mismo tiempo, encubrir su sociedad con el PJ que aportó todos sus votos para la reforma reaccionaria. Por eso rechazamos de plano la propuesta de una intervención federal de la provincia de Jujuy, como lo han planteado algunos sectores del kirchnerismo y otros ligados al gobierno nacional, porque se trataría de una maniobra de confiscación de un movimiento popular en favor de quienes gobiernan con el FMI. Cuando precisamente son esas ataduras con el Fondo, responsabilidad antes del macrismo y hoy del peronismo, las que generan que haya una decena de provincias con huelgas salariales que incluyen gobiernos tanto de Juntos por el Cambio como del peronismo y el kirchnerismo como Santa Cruz.

Ponemos de relieve especialmente que esta reforma que quita derechos a las mayorías y le garantiza negocios como el litio a una minoría de capitalistas, no se votó sola, se votó en común por la bancada de Morales y la bancada del peronismo. Se votó por unanimidad de todos ellos. Menos la bancada del Frente de Izquierda Unidad que rechazó siempre esta reforma y se retiró de esta farsa de constituyente días antes de la votación. Una vez más queda claro que solo el Frente de Izquierda enfrenta consecuentemente todos los ataques a derechos sociales y democráticos de las mayorías obreras y populares.   

De nuestra parte también queremos reivindicar al pueblo jujeño, que desde hace semanas viene dando una enorme lucha en la calle por todos sus derechos. Y que, en el día de hoy, de nuevo dio una enorme muestra de fortaleza y de lucha, al quedarse durante horas enfrentando la represión y defendiendo su derecho a la protesta, con gran dignidad enfrentó la represión e hizo sentir su voz y sus reclamos justos y genuinos. Y fue un orgullo para nosotros acompañar esa gran gesta obrera y popular con nuestros candidatos a presidente y vice Gabriel Solano y Vilma Ripoll y las diputadas Romina Del Plá y Vanesa Gagliardi que están en Jujuy siendo parte de esa movilización. Mientras a la vez en Buenos Aires Alejandro Bodart, Néstor Pitrola, Jessi Gentile y Vanina Biasi junto a nuestra militancia fueron parte de la marcha unitaria a la Casa de Jujuy, donde también se repudió la represión y la reforma reaccionaria de Morales. Además, en todo el país nuestros referentes y la militancia se movilizó en apoyo al pueblo de Jujuy. Ponemos de relieve de la misma manera la presencia de Eduardo Belliboni y Mónica Sulle, como así también Ileana Celotto y Valeria Filgueiras, dirigentes de AGD-UBA y Ademys, junto a otros representantes sindicales y de DDHH del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia.

Los retrocesos de Morales en una serie de puntos para salvar el corazón antimanifestación son eso, maniobras para hacer pasar lo central. Pero también reflejan el enorme impacto del levantamiento popular. Convocamos a redoblar más que nunca el apoyo al pueblo jujeño en su lucha contra el régimen de Morales, por salarios que cubran la canasta familiar y contra la reforma represiva.

Hace falta convocar a un gran paro nacional activo, con marchas y cortes en todo el país, que acompañen el paro provincial en Jujuy y todas las acciones que mañana y pasado su pueblo decida. Las centrales sindicales que con su pasividad vienen siendo cómplices de estos atropellos, deben dejar de mirar para otro lado y convocar a una huelga general hasta que caiga la reforma. Y desde la izquierda tenemos que seguir poniendo toda nuestra fuerza sindical y social, para ayudar a organizar más a fondo esta pelea, convocando a unir y a coordinar por abajo a todo el activismo en cada lugar de trabajo, de estudio y en los barrios populares para imponer estas medidas de lucha.

Una vez más nos ponemos a disposición de esta importante pelea política y social que anticipa el país que se viene donde vendrán con nuevos ataques a derechos sociales y democráticos. Un país que necesita a la izquierda interviniendo con todas sus fuerzas y en forma solidaria y activa, en primer lugar con esta lucha ejemplar del pueblo jujeño.

 

Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad

Lista “Unidad de luchadores y la Izquierda” (Partido Obrero y MST)

El Partido Obrero de Chaco reclama que se investigue a fondo a Sena y Capitanich

13/06/2023

1- El Partido Obrero denuncia las complicidades políticas evidentes que aparecen en el caso de Cecilia, reclama una investigación inmediata, no solo sobre los autores materiales de este aberrante caso, sino sobre toda responsabilidad política que llegue desde el gobierno de Capitanich.

2 -Sena forma parte de los grupos cooptados por el gobierno a través de la corrupción, la mafia y el montaje de Estado paralelo de la mano de sus cómplices, cooptación y maniobras que el Partido Obrero ha repudiado, denunciado y combatido políticamente defendiendo la independencia del movimiento obrero y popular, del Estado, los gobiernos y de todas sus variantes.

3- Hoy el Partido Obrero tiene programado un acto con Gabriel Solano y Eduardo Belliboni en apoyo a precandidatos/as locales, frente al cuadro político provincial, decidimos sostenerlo para levantar una tribuna de denuncia a este régimen político, responsable de los crímenes contra las mujeres, y para exigir una inmediata y real investigación.

4. La afirmación realizada por Sena mediante un audio acerca de que Aurelio Diaz quedaría a cargo políticamente de su movimiento, fue desmentida por éste en varios medios de comunicación. Más allá de esto informamos que Aurelio Diaz ha dejado de pertenecer a nuestra organización, ni integra las listas del Partido Obrero. Por lo tanto las declaraciones y las acciones que él realice corren por su exclusiva responsabilidad.

4- Por último, volvemos a destacar que ha sido el Partido Obrero quien denunció constantemente los acuerdos de Sena y los Schoklender con el Estado, los “Sueños Compartidos” y el vaciamiento económico de las escuelas de gestión social, en beneficio de los negocios de Sena y compañía con el Estado y la caja del ministerio de Educación.

Dirección provincial de Chaco – Partido del Obrero

13 de junio de 2023

Fuera los políticos capitalistas, por un gobierno de la izquierda y los trabajadores

Manifiesto político y programático del Partido Obrero 2023.

30/05/2023

Las elecciones presidenciales de 2023 encuentran a la Argentina nuevamente sumergida en una catastrófica crisis económica, social y política.

El gobierno del Frente de Todos, electo por la mayoría popular en 2019 para sacar al país de la situación calamitosa en la que lo dejó el gobierno macrista, ha fracasado estrepitosamente. Quienes venían a “desendeudar al país” y a “defender la soberanía nacional”, incrementaron la deuda pública y el sometimiento colonial de la Argentina a los dictados del Fondo Monetario Internacional y el imperialismo yanqui. Quienes venían a “llenar la heladera de los argentinos” duplicaron la inflación y, sobrecumpliendo las metas de ajuste dictadas por el FMI, incrementaron la indigencia y empujaron a millones de trabajadores informales y formales a la pobreza. Quienes venían a “defender a los jubilados contra los bancos” hundieron al 75% de los jubilados en la indigencia, y echaron mano a los títulos en dólares de la caja jubilatoria para rematarlos por migajas en beneficio de los especuladores financieros. Quienes venían a “terminar con la represión” y “defender los derechos humanos” desalojaron a miles de familias sin techo en Guernica para defender la instalación de un country.

El gobierno “nacional y popular” concluye su mandato de la misma manera que lo hizo el de Macri: con una corrida cambiaria, una disparada inflacionaria y suplicándole un nuevo rescate al FMI. La coalición oficial, golpeada por su fracaso, se encuentra en un estado profundo de disgregación. El presidente, carente de toda autoridad, se ha transformado en una figura decorativa. Y el mando efectivo del gobierno ha pasado, con el respaldo de la vicepresidenta, a manos del “superministro” Sergio Massa, el ala más derechista y proimperialista de la coalición.

El fracaso inapelable del gobierno “nacional y popular”, sumado a la zaga de fracasos de los gobiernos capitalistas de la Argentina en las últimas décadas, es lo que explica el crecimiento de una derecha profundamente reaccionaria y fachistoide. Las distintas variantes de esta derecha, sean los miembros de Juntos por el Cambio o los mal llamados “libertarios” de Javier Milei, acuerdan en emprender un plan de guerra contra la clase obrera en beneficio del capital. Aspiran, sin embargo, a que el actual gobierno realice la mayor parte posible del “trabajo sucio”, presionando para que habilite una megadevaluación del peso antes de su retirada y vaya aún más a fondo en el ajuste contra el pueblo.

Como se ve, la crisis está muy lejos de haber tocado fondo. Argentina marcha a un colapso capitalista de mayor envergadura, que devolverá a la escena todos los fantasmas de las crisis de 2001, del 89’ y del 75’. No solo los que remiten a la hondura de la bancarrota y la desorganización económica, sino también aquellos que rememoran las grandes irrupciones combativas de los trabajadores y el pueblo argentino.

Un colapso económico en ciernes

La pretensión de la coalición oficial de ampararse en el estallido de la pandemia, la guerra en Ucrania y la sequía para justificar el fracaso del gobierno carece de sustento. Oculta que en los últimos años los grandes grupos capitalistas de la industria automotriz, de la industria alimenticia, los agroexportadores, las empresas fintech, los bancos y los especuladores financieros han hecho ganancias extraordinarias. Es decir, ha sido la orientación capitalista del Frente de Todos lo que explica el fracaso oficial y el hundimiento social.

Como sólo la izquierda predijo, denunció y enfrentó, los acuerdos del gobierno con los “fondos buitre” y el FMI no han garantizado estabilidad económica ni han devuelto a la Argentina al mercado de créditos internacional. Por el contrario, el país es víctima de un vaciamiento financiero descarado. Los 45 mil millones de dólares de superávit comercial que obtuvo Argentina bajo la gestión del Frente de Todos no han redundado en un aumento de las reservas del Banco Central. Las reservas internacionales del país se han despilfarrado integralmente -financiando una fuga masiva de capitales y pagando intereses usurarios de deuda externa- sin lograr evitar una desvalorización de la moneda nacional. El salto en la crisis capitalista mundial, que dio lugar al aumento de las tasa de interés de la Reserva Federal norteamericana, recrudeció la fuga de capitales de la Argentina. Se evidencia, de esta manera, que la crisis argentina es el resultado del saqueo capitalista del país.

De la mano de la devaluación del peso y los tarifazos se espiraliza el proceso inflacionario, que se acerca a los dos dígitos mensuales y amenaza con transformarse en una hiper. La tentativa del gobierno de poner un freno a la devaluación, buscando un desembolso adelantado del FMI y elevando la tasa de interés a niveles exorbitantes, conduce a una mayor entrega de los recursos estratégicos del país, en un caso, y a un incremento inconmensurable de la deuda en pesos del Banco Central, en otro. Las altas tasas de interés, junto a las restricciones a numerosas importaciones que impone el BCRA para evitar una mayor sangría de divisas, están infartando la economía nacional. Así, al fantasma de la hiper, se le suma el desembarco de un proceso recesivo.

En oposición a que sean los trabajadores quienes paguen los costos de un nuevo colapso económico del país, desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda planteamos la recomposición general -e indexación por inflación- de salarios y jubilaciones, el reparto general de las horas de trabajo disponibles, la prohibición de despidos y suspensiones y que la crisis la paguen las patronales. En oposición al saqueo capitalista planteamos la ruptura con el FMI, el no al pago de la deuda externa y la nacionalización, sin indemnización, del sistema bancario, el comercio exterior y los recursos estratégicos del país, bajo control obrero.

Descomposición política y estatal

La crisis política argentina se desarrolla al compás del derrumbe económico y social del país. El hundimiento nacional, y el fracaso de las fuerzas que gobernaron la Argentina para ponerle fin a ese derrotero, es lo que explica el proceso de disgregación de todos los partidos y coaliciones políticas tradicionales. El renunciamiento de los tres últimos presidentes de la Argentina a una nueva candidatura presidencial en las próximas elecciones es una expresión muy clara de ese proceso.

Junto a la disgregación se profundiza la descomposición de los partidos tradicionales. Todos ellos, entrelazados con distintos sectores del empresariado nacional e internacional, se encuentran involucrados en numerosos casos de corruptela y en el direccionamiento de la obra pública, como lo revelan, entre otros, el juicio por la “causa Vialidad” contra Cristina Fernández o las coimas de Mauricio Macri por el soterramiento del Ferrocarril Sarmiento. Esta descomposición política y estatal le ha dado un protagonismo inusitado al Poder Judicial, que emerge, en reiteradas ocasiones, como un árbitro de la crisis política. Pero la Justicia misma, en tanto poder del Estado, está atravesada por el choque de los mismos intereses, lo que atenta contra la posibilidad de jugar un papel de arbitraje efectivo. A nivel internacional el imperialismo se ha valido del copamiento del Poder Judicial para hacer valer sus propios intereses y asegurar los negocios para sus monopolios. Esa pelea se ha agudizado con la disputa con China, que presiona para captar parte de los negocios que hasta el momento estaban en manos de los yanquis y europeos. La guerra judicial involucra a los servicios de inteligencia oficiales y clandestinos, nacionales y extranjeros. La descomposición abarca al conjunto de los estamentos del Estado capitalista. El viaje a Lago Escondido de los funcionarios del macrismo, empresarios de grandes medios de comunicación, jueces y fiscales, puso en evidencia la imbricación obscena del Poder Judicial con la oposición de derecha y sectores del establishment. Del mismo modo, quedó de manifiesto, en las recientes elecciones provinciales, la relación estrecha entre los poderes judiciales locales y los gobernadores peronistas, que pretendían reelegirse violando sus propias normas constituciones.

La perla que pinta de cuerpo entero la descomposición de los partidos del sistema es su imbricación con el crimen organizado en general y con el narco en particular. El avance del narcotráfico en la Argentina, uno de los grandes negocios capitalistas del mundo, progresa bajo el amparo del Estado. Así, las “fuerzas de seguridad” se han transformado en las socias mayoritarias del crimen organizado y en el principal factor de inseguridad ciudadana. El Estado y los políticos capitalistas protegen a los bancos y casinos, donde se lava el dinero sucio proveniente del crimen organizado, y mantienen privatizado el puerto de Rosario, por donde sale la droga del país. El crimen organizado se asocia a la degradación generalizada de las condiciones de vida de las masas. La juventud, privada del acceso a la educación, privada de un trabajo estable y bien pago e incluso también de un programa social -como resultado del ajuste del gobierno y el FMI- queda a merced de las bandas delictivas. La juventud, privada de todo, se transforma en una presa fácilmente reclutable. Mientras más crece la pobreza y la pauperización social, más se amplía el horizonte del crimen organizado y se recrudece la descomposición social. El Estado y los políticos capitalistas, que están “ausentes” cuando se trata de garantizar trabajo, salud y educación para la juventud, están muy “presentes” a la hora de amparar o encubrir a los narcos e incluso también reclutar jóvenes para la criminalidad.

A la descomposición de los partidos y el Estado capitalista le oponemos la construcción de un partido obrero y socialista de masas y la lucha por un nuevo Estado, basado en la democracia de los trabajadores. Planteamos la elección por el voto popular de jueces y fiscales, el desmantelamiento del aparato represivo y la constitución de una nueva fuerza de seguridad, reclutada y formada por las organizaciones de trabajadores y DDHH.

Un plan de guerra contra los trabajadores

El programa económico que levanta la clase capitalista, a través de sus representantes del peronismo y la derecha, mantiene incólume la dependencia y el sometimiento del país al FMI. Con la megadevaluación aspiran a licuar una parte considerable de la gigantesca deuda en pesos del BCRA y a desvalorizar aún más los salarios para que gane competitividad la “patria exportadora”. Para Milei, la megadevaluación sería la precondición para viabilizar su programa de dolarización de la economía. Pero para la Argentina -que carece de reservas y tiene vedado el acceso al mercado de créditos- una dolarización plantearía un mayor endeudamiento con el capital financiero internacional a tasas exorbitantes. La dolarización sería la pérdida completa de soberanía del país y redundaría en la quiebra de una gran parte de la industria nacional, con sus consecuentes despidos, crecimiento de la desocupación y de la pobreza.

Junto al sometimiento al FMI, la clase capitalista pretende lanzar un plan de guerra contra los trabajadores. Milei y Bullrich, por su parte, pretenden realizar una reforma laboral destruyendo la legislación vigente. Larreta busca el mismo objetivo con la colaboración del peronismo, tomando como modelo el gobierno de Macri que pactó 100 leyes con el PJ. El peronismo y la dirección de la CGT quieren avanzar con las reforma gremio por gremio que ya vienen llevando adelante, atacando los convenios colectivos. Es la receta que ya experimentó el gobierno del Frente de Todos en Toyota, con el apoyo abierto de la burocracia del Smata. Sea de una manera o de otra, todos quieren avanzar aún más en el achatamiento de los salarios, en la ampliación de la jornada laboral, en la aceleración de los ritmos de trabajo y terminar con las indemnizaciones por despido. La reducción de la jornada laboral con la que se embanderan los sectores del peronismo provenientes del movimiento sindical es la zanahoria para hacer pasar la destrucción de los convenios. Es, al mismo tiempo, un saludo a la bandera, pues los bajísimos salarios imponen, de hecho, un alargamiento de la jornada laboral que se concreta por la vía de las horas extras o directamente del doble y el triple empleo. El plan de guerra contra los trabajadores incluye avanzar con una nueva reforma previsional, para aumentar la edad jubilatoria, o, como lo propone Milei, directamente volver al régimen confiscatorio de las AFJP. Incluye también un nuevo sistema impositivo, para desgravar al capital y reforzar los gravámenes contra los asalariados y cuentapropistas. El programa de la derecha plantea avanzar en la privatización, lisa y llana, del sistema educativo y sanitario.

La degradación social que está sufriendo el pueblo argentino y la magnitud del plan de guerra que se pergeña contra la clase obrera ha instalado, entre la clase capitalista y sus políticos, el temor a una rebelión popular. Por eso, mientras Patricia Bullrich apuesta a un programa de “shock”, Larreta propicia el “gradualismo” y tiende lazos con sectores del peronismo y la burocracia sindical, que oportunamente supieron integrar o acompañar al gobierno macrista. Pero en lo que coinciden es en instaurar un régimen de terror y represión contra el pueblo. Pretenden llevar al extremo la política de criminalización que ya están aplicando los gobiernos provinciales de todos los signos políticos: los radicales en Jujuy y Mendoza encarcelando opositores, el peronismo en Catamarca, Cordoba, Chubut o Salta, el kirchnerismo en Santa Cruz o Chaco. Los representantes del liberalismo económico quieren un “Estado fuerte” cuando se trata de reprimir la resistencia de los trabajadores a sus planes ajustadores.

Los libertarios, que vociferaban contra la “casta política”, han pactado con lo más rancio de la camarillas políticas provinciales: los Menem, los Bussi, y Cía. Confesando su profundo conservadurismo, los liberales se oponen a la educación sexual integral en las escuelas, al derecho al aborto, a la libertad de las mujeres de decidir sobre su propio cuerpo y de las personas a decidir sobre su propia identidad de género. Defienden, en cambio, la venta de niños y de órganos. Los liberales, en definitiva, son enemigos acérrimos de las libertades civiles y democráticas.

En oposición a las “salidas” patronales, anti-obreras y represivas, que preparan tanto la derecha como el peronismo, planteamos la necesidad de echar a todos los políticos capitalistas y desarrollar una salida obrera, de izquierda y socialista.

El movimiento obrero

En cuatro años de ininterrumpido crecimiento de la informalidad laboral, recorte en la asistencia social y deterioro de los salarios y las jubilaciones, las burocracias sindicales de la CGT y la CTA no han convocado ni a un solo paro nacional y las organizaciones sociales oficialistas no han emprendido lucha alguna. La integración de las dirigencias sindicales y sociales al gobierno “nacional y popular” transformó a las organizaciones obreras en un chaleco de contención de la voluntad de lucha de los trabajadores. En definitiva, sin la estrecha colaboración de las burocracias sindicales y las organizaciones sociales oficialistas no hubiera sido posible el progreso del ajuste fondomonetarista.

Sin embargo, a pesar de la burocracia, se han desarrollado grandes luchas por el salario y las condiciones de trabajo. Así lo confirma la gran huelga de los trabajadores de la salud de Neuquén, los grandes paros de la Multicolor bonaerense, la gran lucha docente de Santa Cruz y Río Negro, las autoconvocatorias de Salta, La Rioja y San Juan, los importantes paros de Conadu Històrica, el ascendente plan de lucha de los trabajadores del Subte y los fuertes paros desde abajo en la UTA. Y allí donde los trabajadores no cargaron con la pesada loza de la burocracia sindical y, por el contrario, contaron con una dirección clasista y combativa, se puso de manifiesto la fuerza imparable de la clase obrera. Es lo que evidenció la gran huelga que protagonizó el Sindicato del Neumático (Sutna) en 2022. Se trató de la huelga industrial más importante de las últimas décadas en la Argentina, que enfrentó a patronales extranjeras y nacionales y a todo el arco político capitalista, desde el gobierno del Frente de Todos hasta la oposición de derecha. El resonante triunfo del Sutna, conquistando la mejor paritaria del país, demostró la fuerza de un colectivo obrero cuando cuenta con una dirección dispuesta a luchar.

El gran contraste con toda la dirigencia traidora lo ha mostrado el movimiento piquetero. El sector más precarizado de la clase obrera argentina, organizado en la Unidad Piquetera, ha sido el protagonista de infinidad de multitudinarias marchas, acampes y piquetes contra los planes de ajuste del FMI, por el derecho al trabajo formal y el seguro al desocupado. Ha dado también infinidad de muestras de solidaridad y unidad de clase, apoyando a todos los sectores de trabajadores en lucha. Es por todo esto, justamente, que el movimiento piquetero se ha transformado en el blanco predilecto de los ataques, las difamaciones y las persecuciones del establishment.

La situación calamitosa en la que se encuentra la clase obrera argentina reclama la intervención urgente de los trabajadores en el escenario nacional, con sus organizaciones y sus métodos. Por un congreso de delegados electos por asamblea de todos los sindicatos de todas las centrales, del movimiento de desocupados, tanto de la Unidad Piquetera como de la Utep, para impulsar un plan de lucha, en la perspectiva de la huelga general, contra el plan de guerra de los capitalistas y sus políticos. En oposición a la atomización de los trabajadores y a la colaboración de clases, propugnamos la unidad entre trabajadores formales e informales, entre ocupados y desocupados, y la independencia de las organización obreras respecto de la patronales, el Estado y sus partidos. Por la recuperación de los sindicatos y la expulsión de la burocracia de todos los pelajes.

Argentina en la crisis mundial

La crisis argentina se desenvuelve en un escenario internacional signado por el recrudecimiento de los choques comerciales, diplomáticos y bélicos entre las grandes potencias, por un salto de la crisis capitalista -con sus grandes quiebras bancarias en las principales metrópolis-, por la agudización de una catastrófica crisis ambiental, por el desarrollo reciente de rebeliones populares en toda América Latina y por la emergencia de un combativo movimiento obrero en Europa. El “nuevo orden mundial” surgido del avance de la restauración capitalista en la ex Unión Soviética y China se ha venido abajo y la vieja disyuntiva -socialismo o barbarie- ha adquirido una renovada actualidad a escala planetaria.

El imperialismo norteamericano -golpeado por la crisis capitalista y por el extraordinario desarrollo del gigante asiático en los últimos veinte años- busca mantener su hegemonía política y militar a escala global desenvolviendo una ofensiva colonizadora contra China y contra Rusia. Busca, de esa manera, apropiarse íntegramente de las mieles del proceso de restauración del capitalismo en esos países. Es esa ofensiva lo que explica la tentativa de la OTAN de alistar a Ucrania en sus filas y la reaccionaria invasión de Putin al país europeo. Es, también, lo que explica las tensiones en el estrecho de Taiwán y el crecimiento inusitado de los presupuestos de guerra de todas las principales potencias. La posibilidad del estallido de una Tercera Guerra Mundial, e incluso un conflicto nuclear, sobrevuela la situación internacional.

Los choques entre EEUU y China han metido la cola en nuestro país. El imperialismo norteamericano, a través del FMI, se vale del sometimiento económico de la Argentina para alinear al gobierno a los intereses geoestratégicos de EEUU. Por eso, en sus visitas a la Argentina, el Comando Sur de Estados Unidos se interesa por la Estación Espacial China instalada en Neuquén, por el control de la Hidrovía Paraná-Paraguay, por donde se exporta una gran masa de materias primas a China, y por la explotación del litio, el nuevo oro blanco que ocupa un lugar central en el desarrollo tecnológico mundial. Como se ve, la clase dirigente argentina y el gobierno nacionalista han demostrado, por enésima vez, ser incapaces de enfrentar el sometimiento del país al imperialismo. Por el contrario, se han transformado en un vehículo de él. El revés de Lula al pedido de rescate financiero realizado por el gobierno argentino, confirma la inviabilidad de una unidad latinoamericana sobre bases capitalistas.

En oposición al guerrerismo imperialista, el Partido Obrero en el Frente de Izquierda plantea: ¡guerra a la guerra!, abajo los gobiernos guerreristas, por la unidad internacional de los trabajadores y el socialismo. En oposición al sometimiento y la injerencia de las potencias mundiales en nuestro subcontinente, planteamos la expulsión del imperialismo, la instauración de gobiernos de trabajadores y la Unidad Socialista de América Latina.

Por un gobierno de la izquierda y los trabajadores

La excepcionalidad y explosividad de la crisis Argentina nos plantea, a los partidos integrantes del Frente de Izquierda, un desafío y una responsabilidad de carácter histórico. La rebelión popular que se incuba en nuestro país, de la que son principalmente conscientes las fuerzas políticas del régimen, debe conducir a la instauración de un gobierno de los trabajadores y la izquierda. El proceso electoral de 2023 representa, desde el punto de vista del Partido Obrero, un terreno más de la lucha por ese desafío estratégico.

Para que la izquierda juegue un papel decisivo en el proceso nacional debe defender su completa independencia de todas las fuerzas capitalistas, incluido el peronismo y, en particular, el kirchnerismo. No se trata de transformar a la izquierda en la versión consecuente de un nacionalismo capitalista impotente y timorato, como lo plantea Juan Grabois, sino de explotar ese fracaso para proclamar la superioridad histórica y práctica del programa obrero y socialista. No se trata de encubrir la corruptela que envuelve al kirchnerismo en general, y a la vicepresidenta Cristina Fernández en particular, como lo hacen Bregman y Del Caño, para recoger las migajas de su retroceso electoral. Por el contrario, es necesario denunciarlas y señalarlas como parte de la corruptela intrínseca al régimen y que envuelve a todas las fuerzas y políticos del sistema. Sólo con una delimitación tajante la izquierda puede pelear por la conquista política de los amplios sectores desencantados con las distintas fuerzas que gobernaron la Argentina.

Para que la izquierda juegue un papel decisivo es necesario su compromiso férreo y abnegado con la lucha de los explotados. Solo así podrá crecer y desarrollarse como una fuerza militante y revolucionaria. No se trata de balconear la lucha del movimiento piquetero, ni mucho menos reproducir los prejuicios que los capitalistas introducen en un sector de los propios trabajadores, como lo hace el partido de Bregman y Del Caño. Se trata de ser los organizadores e impulsores de la lucha de todos los sectores de la clase obrera -los formales, los informales y los desocupados- a través de un frente único contra los capitalistas y su Estado. Una izquierda al margen de las grandes luchas y gestas de la clase obrera se transforma en una izquierda pequeño burguesa y palaciega, donde lo que florece son los “gestos parlamentarios” a las fuerzas del sistema. Si la izquierda carece de una gran fuerza organizada y militante, sus conquistas electorales se diluyen o ella misma pasa a asimilarse al régimen. La izquierda no puede ser una mera etiqueta electoral, debe bregar por su fusión con el movimiento obrero, creando un nuevo movimiento popular en la Argentina, con banderas socialistas.

El Partido Obrero insiste en plantearle a todos los partidos del Frente de Izquierda la realización de un Congreso común, abierto a la vanguardia obrera y juvenil, para abordar con los métodos propios de la clase obrera las polémicas sobre programa y estrategia y trazar un plan único de intervención en todos los terrenos de la lucha de clases, incluido el electoral.

A 40 años de su retorno, el fracaso de la democracia capitalista es inapelable. El anhelo de una emancipación social y nacional en nuestro país pone a la orden del día la lucha por el gobierno de los trabajadores y la izquierda.

PROGRAMA

Fuera el FMI, abajo el saqueo capitalista

Detrás de la política ajustadora del gobierno nacional se encuentran las exigencias del FMI. La tutela del Fondo no solo apunta a expoliar los recursos financieros y naturales del país, sino también a alinear a la Argentina detrás de los intereses del imperialismo yanqui, en un escenario internacional signado por los crecientes choques y conflictos. Sin una ruptura con el FMI, Argentina no tiene posibilidades de ponerse en pie y desenvolverse como un país soberano. Junto a la ruptura con el FMI, es necesario terminar con el saqueo capitalista de la Argentina, repudiando el pago de la deuda externa, nacionalizando el sistema bancario y el comercio exterior. La deuda externa se ha revelado como un método eficaz de expoliación de la riqueza nacional por parte de los capitalistas extranjeros y nacionales. El repudio de la deuda es una condición sine qua non para poner fin al saqueo nacional. Solo a través de una banca estatal única y el monopolio del comercio exterior, bajo control de los trabajadores, se puede poner fin a la fuga de capitales que se desarrolla a través de la especulación financiera, la sobrefacturación de importaciones y la subfacturación de exportaciones, y concentrar el ahorro nacional para destinarlo a un plan de obras públicas y a la industrialización del país bajo la dirección de los trabajadores.

Arriba los salarios y las jubilaciones, abajo la precarización laboral

El deterioro sostenido que han sufrido los salarios y las jubilaciones ha tornado insostenible la situación que viven las masas trabajadoras. Planteamos un aumento de emergencia de salarios y jubilaciones, para colocarlos por encima del costo de la canasta familiar, y su indexación automática por inflación. Planteamos la eliminación del IVA, de todos los impuestos al consumo, y del impuesto a las ganancias implementado al salario, y su reemplazo por impuestos progresivos al gran capital. Planteamos el reparto general de las horas de trabajo sin afectar al salario, para garantizar el pleno empleo de calidad. Planteamos el establecimiento de un seguro universal al desocupado, equivalente a la canasta básica, y, en lo inmediato, la universalización de los programas sociales. Planteamos la prohibición de despidos y suspensiones, la apertura de los libros de contabilidad de las empresas y la ocupación y puesta en funcionamiento, por parte de sus trabajadores, de toda empresa que cierre o despida masivamente. En oposición a la reforma laboral que pergeñan las patronales y los partidos tradicionales, planteamos la defensa de los convenios colectivos de trabajo, el fin de la informalidad y la tercerización laboral, la efectivización y el pase a planta permanente de todos los trabajadores precarizados del sector público y privado. En oposición a la reforma previsional, planteamos el 82% móvil para los jubilados, la restitución de los aportes patronales y el control del Anses y el Pami por parte de los trabajadores activos y pasivos.

Por el derecho a la tierra y la vivienda

El encarecimiento de la tierra y de la vivienda es producto de la entrega de tierras a la especulación inmobiliaria y al agronegocio. Las grandes constructoras acaparan las tierras en las principales ciudades del país, muchas veces favorecidas por ventas de terrenos públicos a precios irrisorios. El déficit habitacional asciende a los cuatro millones de viviendas. Sin embargo, el gobierno solo ha construido, en cuatro años de gobierno, apenas 100 mil viviendas. De la mano del crecimiento del déficit habitacional se disparan los precios de los alquileres, que se vuelven cada vez más prohibitivos. Planteamos la asignación del suelo urbano ocioso a la vivienda popular, y un plan masivo de construcción de vivienda y urbanización de los barrios populares bajo control de los vecinos, financiado con un impuesto extraordinario a los especuladores financieros, a los bancos y grandes capitalistas.

Por los derechos de la mujer trabajadora

El fracaso del gobierno del Frente de Todos ha tenido su expresión también en el terreno de las reivindicaciones de la mujer. La cooptación de mujeres de la “ola verde” al Estado, para constituir el Ministerio de las Mujeres y Diversidades ha concluido en una farsa. El gobierno, en alianza con sectores clericales y condicionado por el ajuste fondomonetarista, ha estado de espaldas a las demandas de las mujeres y diversidades. Contra la política fracasada del FdT y la tentativa de las iglesias junto a los sectores reaccionarios de todos los bloques patronales de avasallar las conquistas logradas por la lucha de las mujeres, planteamos la defensa del derecho al aborto legal, seguro y gratuito, y su implementación efectiva en cada provincia y municipio del país. Planteamos la educación sexual integral, laica, científica y respetuosa de las diversidades en cada establecimiento escolar, con programas debatidos y resueltos por las organizaciones de mujeres, centros de estudiantes y organizaciones populares. Planteamos la separación de la Iglesia del Estado, confiscando todos los bienes que han sido otorgados históricamente por el Estado, en todos los niveles, al clero y terminando con todos los beneficios económicos otorgados a la Iglesia, y con su influencia en el Estado, especialmente en la salud, la educación y la asistencia social. Contra la violencia hacia la mujer, planteamos la asistencia en materia de vivienda, trabajo y asistencia médica y psicológica para las mujeres violentadas, a cargo de un Consejo autónomo integrado por representantes electas de las propias mujeres.

En defensa de la educación pública

El desfinanciamiento y la degradación de la educación pública que han impulsado todos los gobiernos ha dado un salto con el pacto del gobierno con el FMI. El presupuesto educativo ha sufrido un recorte nominal del 15% en el último año. Los planteos privatistas de Milei han sido preparados por todos los gobiernos de las últimas décadas, en tanto el desfinanciamiento educativo es la vía por la cual se alienta un proceso de privatización educativa. La crisis de la educación pública -producto de las políticas de ajuste y privatización, del avance sobre el estatuto y las conquistas de la docencia, del desguace de la escuela media, del avance sobre los institutos de formación docente, del desfinanciamiento de las universidades- plantea la vigencia de la lucha por la educación pública, laica y gratuita. Planteamos la anulación de las reformas y leyes antieducativas (Ley Federal, LEN, LES); un sistema educativo único nacional, a cargo del estado; y la triplicación del presupuesto, bajo control de docentes y estudiantes. La defensa irrestricta del Estatuto del docente. El fin de las pasantías gratuitas en la educación media. La democratización de las universidades y la expulsión de las camarillas universitarias que ofician como la correa de transmisión de los intereses capitalistas al interior de las universidades.

En defensa de la salud pública

La pandemia de Covid puso al desnudo como nunca la crisis del sistema de salud en Argentina, fuertemente golpeado por décadas de vaciamiento y privatización impulsada por todos los gobiernos. Se puso en evidencia que es imposible resguardar la salud de la población si el sistema sanitario se organiza en función de la búsqueda del lucro privado. Al igual que lo que sucede con la educación, el pacto con el FMI agravó el ajuste en salud. Planteamos la centralización del sistema de salud bajo control de sus trabajadores, se trata de una medida elemental para gestionar los recursos en función de criterios sanitarios y no empresariales. Planteamos el aumento del presupuesto, por el salario igual al costo de la canasta familiar para todo el personal de salud y el pase a planta permanente de todos los precarizados. Planteamos el carácter formativo y derechos laborales idénticos al del personal de planta para residentes y concurrentes. Nacionalización sin pago de los laboratorios que lucran con la salud del pueblo.

Recuperación de los recursos estratégicos

El saqueo capitalista de la Argentina tiene una expresión muy aguda en el proceso de enajenación de los recursos estratégicos del país. El gasoducto Néstor Kirchner, por el cual se pretende viabilizar la exportación de gas, promete transformarse en una nueva fuente de saqueo nacional, con los monopolios petroleros internacionales secando las reservas hidrocarburíferas de Vaca Muerta y apropiándose de los dólares resultantes del comercio exterior. Una situación similar se perfila con la industria del litio, que ha adquirido un carácter estratégico en la puja tecnológica internacional. Para ponerlos en función de un desarrollo nacional al servicio de las mayorías trabajadoras, planteamos la nacionalización integral, sin indemnización, del petróleo, el gas y el litio, bajo control obrero y defendemos el derecho a veto de las comunidades para frenar la depredación ambiental. La nacionalización del comercio exterior debe servir para ponerlo en función de la aquisición de tecnología que permita desarrollar una industrialización del litio.

Abajo la depredación ambiental

En la Argentina y en todo el mundo se agrava la crisis ambiental: la sequía, los desmontes, los incendios, la destrucción de los humedales, los agrotóxicos, la megaminería y la destrucción de los glaciares. El Frente de Todos prometió la Ley de Humedales, pero retrocedió ante la presión de los capitalistas inmobiliarios. Milei, por su parte, directamente niega el cambio climático. Es que la depredación ambiental es una característica intrínseca al sistema capitalista, que busca siempre aumentar la tasa de beneficio de los grandes grupos económicos aunque sea a costa de la destrucción del planeta. En definitiva, la tendencia destructiva sólo podrá ser revertida con la instauración de gobiernos de trabajadores. Reivindicamos y apoyamos el derecho de las comunidades a vetar emprendimientos contaminantes. Planteamos la defensa de los humedales, la prohibición inmediata de fumigación con agrotóxicos en zonas pobladas y su periferia, y sobre cursos de agua, abriendo camino a una transición para terminar con su uso. Finalizar la explotación de megaminería, manteniendo las fuentes de trabajo en tareas de remediación a cargo de las empresas. El saneamiento de los ríos y suelos contaminados bajo supervisión de organizaciones ambientales y de vecinos. Planteamos el cese inmediato de las quemas y desmontes, recuperación de las áreas devastadas, financiado por las empresas responsables. Impulso a las energías renovables y limpias. Planteamos la evaluación independiente del impacto ambiental de emprendimientos económicos, controlado por trabajadores, vecinos y organizaciones ambientales.

Abajo el narco-Estado, basta de represión e inseguridad

De la mano de todos los gobiernos ha progresado la imbricación del narcotráfico con el Estado. El gobierno del FdT hace propio, cada vez más, el discurso de la derecha. Se valen del crecimiento de la inseguridad para amplificar su agitación en torno a un programa completamente reaccionario. La derecha pretende reforzar la presencia de las fuerzas represivas, promover la “justicia por mano propia” y reforzar el punitivismo. Pero ese programa, además de que será utilizado para criminalizar la protesta social, ya ha fracasado para dar salida a la crisis de la inseguridad. Pues las fuerzas represivas son parte del problema, no de la solución. El punitivismo tampoco ha dado resultados positivos. La aprobación de las llamadas “leyes Blumberg” y las reformas del código procesal penal -que aumentaron las penas y prohibieron las salidas anticipadas de prisión- no redundaron en una caída de la criminalidad. Por el contrario, la inseguridad crece bajo el amparo del Estado, a través del crimen organizado. Planteamos: Fuera los narcos de los barrios, abajo las zonas liberadas y el narco estado. Desmantelamiento de las fuerzas represivas y la constitución de una nueva fuerza de seguridad reclutada y formada por las organizaciones obreras y de DDHH. Revocabilidad y elección popular de jueces y fiscales. Basta de represión y criminalización contra los que luchan, libertad a los presos por luchar, cierre de todas las causas contra luchadores populares. Abajo las condenas contra Cesar Arakaki y Daniel Ruiz. Basta de gatillo fácil en los barrios.

Junto con ello, es necesario plantear la nacionalización bajo control obrero de los bancos y casinos, que es donde se lava el dinero del crimen organizado, y de todos los puertos privados que son una plataforma de exportación para los narcos. Planteamos la urbanización e iluminación de los barrios y la construcción de centros de atención de consumos problemáticos en cada barrio. Planteamos reforzar la organización independiente de la clase trabajadora y la juventud en los lugares de trabajo, de estudio y en los barrios, por todas las reivindicaciones urgentes de las masas: salario, trabajo, educación, salud, etc. La organización obrera es el mejor escudo contra el progreso de la criminalidad y la descomposición social.

¡Fuera la burocracia sindical! Por una nueva dirección en el movimiento obrero

Las direcciones de las centrales obreras y los sindicatos se han revelado como agentes de los intereses patronales o correas de transmisión de la política del gobierno de turno. La usurpación de las organizaciones obreras por parte de una burocracia, las ha transformado en un chaleco de contención de la potencialidad de lucha de la clase trabajadora. Planteamos la necesidad imperiosa de expulsar a la burocracia de los sindicatos y recuperarlos para la organización y la lucha de los trabajadores. Hace falta una nueva dirección del movimiento obrero, clasista, democrática y combativa. Planteamos el impulso de un congreso de delegados electos por la base de todos los sindicatos, centrales y del movimiento piquetero, para impulsar un plan de lucha, en la perspectiva de la huelga general, contra el plan de guerra de los capitalistas y sus políticos y por un plan económico y político de la clase obrera. Planteamos la derogación de la ley de asociaciones sindicales y la elección de delegados en todos los lugares de trabajo.

Por un gobierno de la izquierda y los trabajadores, por la unidad socialista de América Latina

Este programa es incompatible con el régimen del FMI y con los gobiernos capitalistas en general. A través de una acción histórica independiente de las masas obreras y populares, apuntamos a echar a los políticos capitalistas, revocar todos los poderes estatales vigentes e instaurar un gobierno de los trabajadores y el socialismo. En oposición a la democracia y al Estado capitalista, que esconde la dictadura férrea del capital, planteamos la constitución de un nuevo Estado basado en el poder y la democracia de la clase trabajadora. En oposición a las fuerzas y gobiernos abiertamente proimperialistas y ante los reiterados fracasos de las fuerzas nacionalistas burguesas latinoamericanos, planteamos la lucha por la unidad socialista de los pueblos del subcontinente, poniendo en pie una Federación de Repúblicas Socialistas de América Latina.

 

Ni devaluación ni dolarización

Hay que terminar con el saqueo capitalista del país

26/04/2023

La crisis económica está dando un nuevo salto con la disparada del dólar blue y la inflación. El 7,7% por ciento en marzo golpea los salarios y las jubilaciones y empuja mas y mas familias a la pobreza, que ya llega al 40%, y a la indigencia.

La política del gobierno alimenta la escalada inflacionaria, golpeando a los trabajadores y rescatando a los empresarios. Para los trabajadores pactaron paritarias del 60% anual contra una inflación del 100%, y un salario mínimo de $80.000 pesos, de indigencia.

Pero a los sojeros y productores de alimentos les da un dólar a 300 pesos y para pagarlo emite un millón de millones de pesos. Una medida que va a aumentar los precios de los alimentos para favorecer a un puñado de grandes empresas que manejan el comercio exterior.

A los jubilados los condenan a una jubilación de indigencia, de 58.000 pesos. Pero a los bancos les entregan los recursos del ANSES vaciando las cajas jubilatorias y comprometiendo aún mas el pago de las jubilaciones.

Descargan la quiebra nacional sobre los trabajadores y el pueblo, cuando es producto del saqueo y el vaciamiento capitalista.

Ni devaluación ni dolarización

El motivo de fondo de esta crisis es el saqueo capitalista del país que han implementado todos los gobiernos de las últimas décadas.

En Argentina ingresaron 33.000 millones de dólares en los últimos años por el comercio exterior, pero las reservas del país están llegando a cero porque esos recursos fueron a la fuga de capitales y el pago de la deuda.

El gobierno está colgado de los acuerdos con el Fondo Monetario, que quiere reforzar la entrega del litio, la minería y vaca muerta al imperialismo norteamericano.

Por eso aplica un ajuste y una devaluación por tandas, que agrava la inflación y se discute una devaluación a fondo, sea impuesta por el mercado o sea por una medida del gobierno. Una devaluación en regla va a terminar de hacer estallar una hiperinflación.

La oposición cuenta con que termine de estallar la economía y prepara planes de convertibilidad o de dolarización que parten de un ataque a fondo a los salarios y jubilaciones.

La dolarización que propone Milei implicaría una conversión forzosa de los pesos a dólares, a precios que no bajarían de 2000 por dólar y que algunos estiman que llegaría a 9000.

Por una salida de los trabajadores y la izquierda a esta crisis

La burocracia sindical de la CGT en lugar de convocar un paro nacional y plan de lucha contra el ajuste respalda a fondo a Massa, el responsable de todos estos golpes contra el pueblo. Las organizaciones sociales oficialistas siguen apoyando a un gobierno que golpea día tras día a los desocupados.

Contra esta entrega planteamos deliberar en asambleas en los lugares de trabajo y los barrios, para luchar por un salario igual a la canasta familiar, por el ajuste mensual por inflación de salarios y jubilaciones, por el 82% móvil y por la creación de miles de fuentes de trabajo bajo convenio.

Hacen falta medidas de emergencia para terminar con el saqueo capitalista del país y volcar los recursos a resolver los problemas populares urgentes. Romper con el Fondo e imponer la investigación y no pago de la deuda externa usuraria y fraudulenta. Nacionalizar la banca y el comercio exterior para terminar con la fuga de capitales y volcar esos recursos a un plan de desarrollo, industrialización, vivienda y obra pública que resuelva las necesidades urgentes de los barrios.

Hay que echar a los políticos capitalistas que nos llevaron a esta crisis y preparan nuevos golpes contra el pueblo, para poner en pie un gobierno de la izquierda y los trabajadores.

Jujuy: el plenario provincial del Partido Obrero votó a Sebastián Copello, Patricia Amante e Iván Pérez como precandidatos para integrar listas del Frente de Izquierda

Para las elecciones del 7 de mayo

03/03/2023
Con más de 250 delegados, el Plenario resolvió una campaña política que tiene como consigna central “Frente al fracaso de Morales y el peronismo, vamos por un gobierno de los trabajadores y la izquierda. 
 
También se eligieron los precandidatos del PO para integrar las listas del Frente de Izquierda en base al acuerdo que se llegue con los otros partidos. 
 
El Plenario discutió la enorme crisis social y económica que atraviesa Jujuy con salarios de hambre, la precarización laboral como regla, la crisis habitacional, una salud publica vaciada y una entrega colonial de los recursos naturales como el Litio.
 
Sebastián Copello realizó un balance del Plenario: “Partimos de un diagnostico categórico: Peronistas y radicales gobiernan la provincia desde el 83 hasta hoy y nunca resolvieron las necesidades más urgente de los jujeños. Son los responsables de la primarización de la economía, del retroceso productivo y la falta de trabajo genuino, del remate del Litio y de que los salarios estén en su piso histórico. Son un fracaso y tenemos que superarlos. Ese tiene que ser el desafío de la izquierda; organizar a miles de trabajadores de la provincia para enfrentar a estos políticos capitalistas fracasados y construir una salida propia a la crisis”
 
Con respecto a las elecciones del 7 de mayo Copello señaló: 
“Morales puso como candidato al rey del ajuste, Carlos Sadir. Una muestra de la orientación del oficialismo, mientras que el peronismo esta fracturado por ser socio de Morales y acompañar el ajuste nacional del Frente de Todos. Nosotros nos paramos del lado de los docentes y estatales en su lucha contra las paritarias a la baja, del lado del movimiento piquetero que lucha contra el hambre y utilizaremos la campaña electoral para impulsar todas las luchas del pueblo trabajador contra el ajuste.” 
 
Sobre la izquierda culminó: “En el plenario votamos reforzar la campaña por un congreso abierto del Frente de Izquierda. Todavía tenemos tiempo. Con la magnitud de la crisis social y económica que atravesamos, la izquierda no puede ir a la elección de forma rutinaria y en busca de un voto más o un diputado. Tenemos que patear el tablero y ser quienes representen la bronca popular de las mayorías y darle un canal político independiente. Esa es la importancia de un congreso abierto del fitu que convoque a miles de trabajadores y luchadores”
 

24 de marzo a la Plaza, contra el ajuste del gobierno y el FMI, la represión y la criminalización

¡30.000 detenidos desaparecidos presentes!

02/03/2023

El 24 de marzo, en el aniversario del golpe genocida, el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia llama a una movilización independiente, denunciando el ajuste del gobierno y su pacto con el Fondo Monetario Internacional.

Esta movilización rechaza el intento del kirchnerismo de transformar el 24 de marzo en una jornada de defensa de Cristina Fernandez. La vice presidenta no sólo no está proscripta, sino que es parte del gobierno que ajusta contra salarios y jubilaciones y golpea todos los días los reclamos populares.

El 24 de marzo nunca puede ser de apoyo a un gobierno cuyo objetivo central es el pago de la deuda usuraria, ilegítima y fraudulenta que tuvo su origen en la dictadura militar y que convalidaron e incrementaron todos los gobiernos democráticos.

Hay que recordar que Cristina Fernández promovió Cesar Milani como Jefe del Ejército, mientras afrontaba juicios y denuncias por participar de la desaparición del soldado Ledo bajo el gobierno militar.

La movilización independiente va a plantear además el cese de la criminalización de la protesta. En todo el país hay decenas de imputados y procesados por reclamar por trabajo genuino, por salarios, o contra la destrucción del ambiente.

A 40 años del retorno a la democracia, el Estado sigue persiguiendo por luchar. El régimen democrático ha llevado a fondo el legado de la dictadura genocida: endeudamiento, sometimiento colonial al imperialismo y empobrecimiento generalizado.

Esto tiene un motivo: la clase capitalista que impulsó el golpe es la misma que maneja hasta hoy los hilos del país. Sus políticos, los políticos capitalistas, son los que nos han llevado a una crisis para la cual no tienen ninguna salida.

Convocamos a una gran movilización el 24 de marzo, junto al Encuentro Memoria, Verdad y Justicia en denuncia de todo este régimen represión, ajuste y golpes al pueblo trabajador.

Absolución de Cesar Arakaki y Daniel Ruiz

Cesar Arakaki y Daniel Ruiz fueron condenados a penas de prisión efectiva por su participación en la movilización del 18 de diciembre de 2017 contra la reforma jubilatoria votada por el Congreso bajo el gobierno de Mauricio Macri.

Ahora, la Cámara de Casación debe revisar esta sentencia persecutoria, que busca criminalizar la movilización popular en defensa de las jubilaciones para golpear la capacidad de responder a los nuevos ataques que preparan todas las fuerzas políticas patronales.

Impulsamos, para el 17 de marzo, una audiencia y movilización en el Congreso Nacional contra estas condenas, en la que participarán compañeros procesados y criminalizados de todo el país.

Y una campaña de pronunciamientos contra las condenas, movilizando además el día 23 a la audiencia que convoca la Cámara de Casación para tratar el tema.

Abajo la persecución a los que luchan.

Fuera los políticos capitalistas, por un Congreso del Frente de Izquierda para poner en pie un movimiento popular con banderas socialistas

Propuesta de resolución al Plenario abierto convocado por el Partido Obrero en el microestadio de Lanús.

09/02/2023

Hacemos pública la propuesta presentada por la dirección del Partido Obrero al Plenario del 11/2 en el microestadio de Lanús a los fines de desarrollar en debate y permitir a la militancia realizar aportes y enmiendas.

 

  1. La Argentina enfrenta una crisis económica, política y social de fondo, que se manifiesta en una inflación elevadísima, un endeudamiento explosivo, una disolución de la moneda nacional, un estancamiento económico, un agravamiento de la situación social y en divisiones y choques de los principales bloques políticos. La responsabilidad de quienes vienen gobernando al país en favor del gran capital, desde Macri hasta el kirchnerismo, en esta situación y en los sucesivos golpes contra el pueblo es inocultable. El Frente de Todos gobierna con el pacto con el FMI como norte, con una política de ajuste y entrega nacional. Su fracaso muestra el agotamiento del peronismo como salida para las grandes mayorías populares, y plantea la necesidad de poner en pie un nuevo movimiento popular, con banderas socialistas. Esto requiere una fuerte iniciativa para reforzar las luchas populares y desarrollar una alternativa política. Planteamos como consigna central para esta campaña “Fuera los políticos capitalistas. Por un gobierno de los trabajadores y la izquierda”. Con estas consignas, proponemos un Congreso del Frente de Izquierda, agrupando a quienes vienen enfrentando el ajuste para fortalecer una alternativa política a partir de todas las luchas populares, en la consideración de que la izquierda no puede reducir su acción al terreno meramente electoral o parlamentario. Con el fin de impulsar esta campaña, nominamos como pre candidatos a la fórmula presidencial a Gabriel Solano y Romina Del Plá; para gobernador de la Provincia de Buenos Aires a Néstor Pitrola y como Jefa de Gobierno de la Ciudad a Vanina Biasi.

  2. La bancarrota económica afecta a todos los bloques políticos pero especialmente a la coalición gobernante. El peronismo se ha transformado en un agente directo del FMI y es quien aplica su política de ajuste contra el pueblo. El aval de Cristina Fernández de Kirchner a esta política explica también la renuncia a su candidatura presidencial, que de ningún modo puede salir airosa de esta experiencia fracasada. Se trata de una auto proscripción que sirve alternativamente para eludir una derrota o para dejarle el camino libre a Massa en el caso de que éste reúna las condiciones para una candidatura presidencial. Los sectores del kirchnerismo ingresan a esta fase de la crisis política en franco retroceso y probablemente culminen apoyando a Massa como candidato, luego del apoyo a su Ministerio de ajuste. Si la deserción de Cristina Fernández de Kirchner se confirma carecen de candidatos propios de peso para disputar las listas del peronismo. Deberán contentarse con ingresar algunos dirigentes avalando a Massa o algún gobernador. Para el peronismo en su conjunto se plantea la posibilidad de una debacle electoral, al menos en la candidatura presidencial. Ante esta situación la inmensa mayoría de los gobernadores peronistas han decidido adelantar las elecciones de sus distritos para evitar ser arrastrados a una posible derrota.
  1. La crisis nacional no se trata una crisis coyuntural o que sea simplemente el resultado de una o varias malas gestiones gubernamentales, sino de una crisis capitalista, que traduce el agotamiento de un régimen basado en la explotación del trabajo asalariado y la acumulación privada de la producción social. Una prueba de ello es la bajísima tasa de inversión que arrastra el país desde hace años, cuya contracara es la fuga de capitales sistemática que realizan tanto la burguesía nacional como los capitalistas extranjeros con presencia en la Argentina. El bloqueo al proceso de acumulación y valorización del capital no proviene del alto costo laboral e impositivo de la Argentina, como afirman interesadamente los empresarios. Es un resultado de la crisis capitalista global en la cual nuestro país ocupa un lugar subordinado como semi colonia. Estamos en presencia de un nuevo salto de la bancarrota capitalista potenciado por la pandemia y ahora por la guerra, que hace sentir sus tendencias disolventes sobre el conjunto de la economía mundial pero en especial sobre los países emergentes. Esta crisis no solo ha provocado la quiebra del capital sino (y particularmente) la quiebra del propio Estado que traba el acceso a las divisas y la libertad de movimientos del capital. Asistimos a un presión impositiva agobiante sobre las masas, con un sistema tributario absolutamente regresivo que se sostiene en los impuesto al consumo y al salario. Esta quiebra del Estado, a su turno, es el resultado del saqueo ejecutado por el propio capital que se apropió de subsidios millonarios, sean directos o indirectos, de una gigantesca evasión impositiva que realizan los empresarios en su propio beneficio y, por sobre todo, del pago de la deuda , que se acerca a los 400.000 millones de dólares.

  2. El carácter sistémico de la crisis se verifica en el hecho de que alcanza a gestiones y gobiernos de todas las fuerzas políticas del país. Como lo muestran las estadísticas oficiales, desde al menos el año 2010 en Argentina no crece el empleo registrado ni se registra un crecimiento de la productividad. Esta crisis se manifiesta además en el terreno ambiental, donde la política de entrega a la mega minería, la destrucción de los bosques nativos para el cultivo sojero, los incendios para destinar tierras a cultivos o a la especulación inmobiliaria están llevando al país a una enorme crisis ambiental. Desde ese momento hasta acá, sin embargo, han gobernado todas las fuerzas políticas, sean kirchneristas, peronistas, macristas-radicales, agravando la bancarrota económica y la crisis social con más precarización laboral, pobreza e indigencia. Desde la gran crisis del 2001 la burguesía se valió de las fuerzas políticas tradicionales para viabilizar sus intereses. El pacto con el FMI, sellado finalmente en el 2020, se inscribe en este proceso y fue el objetivo fundacional del Frente de Todos y de la propia Cristina Fernández de Kirchner. El rechazo que manifestó al momento de su firma no tuvo un carácter de principios. Por eso su oposición se limitó a un hecho discursivo, amparado con la seguridad que tenía que de todos modos sería aprobado.

  3. La crisis del Frente de Todos plantea objetivamente la posibilidad de que la coalición de derecha reunida en torno a Juntos por el Cambio puede regresar al gobierno. Sin embargo esta posibilidad cierta lejos de unificarla ha sumado más elementos de disgregación. Los choques entre Patricia Bullrich y Larreta exponen líneas divergentes dentro de la clase capitalista en torno a cómo avanzar en nuevas reformas anti obreras, para las cuales Larreta sostiene la necesidad de contar con la colaboración abierta del peronismo. América Latina toda se encuentra surcada por fuertes disputas entre las potencias dominantes, especialmente entre EEUU y China sobre la apropiación de los recursos naturales y cuestiones geopolíticas que dividen también a las burguesías locales y sus fuerzas políticas. Esta situación se ha agudizado con el salto de la bancarrota capitalista donde se combina la recesión con la inflación potenciada con la guerra en Europa que ya cumple un año y la pandemia. Esto crea el caldo de cultivo para los estallidos sociales y políticos como lo revela Perú. El ciclo de las rebeliones populares en distintos países de la región que está lejos de cerrarse anticipan la situación que puede crearse en Argentina ante los gobiernos de turno que se empeñen en una ofensiva contra los trabajadores.

  4. Esta situación pone el foco en qué política van a asumir las organizaciones de los trabajadores y de los sectores populares. La burocracia sindical, por lo pronto, le ha dado su apoyo a Massa para que lance una candidatura presidencial. Lo hace con la completa conciencia que el ministro de Economía expresa la política del Departamento de Estado de los EEUU y del FMI. Los llamados movimientos sociales que integran el Frente de Todos actúan en la misma sintonía. Han pavimentado el ajuste de Massa con la completa inacción de sus organizaciones y se prestan a apoyar su candidatura, colocando además un intento de cerrar las paritarias en el 60%, cuando la inflación de los primeros dos meses supera el 6%. Tanto la CGT como las direcciones de estos movimientos sociales tienen una larga historia de colaboracionismo, que alcanza incluso al gobierno macrista con el cual cogobernaron pactando reformas laborales, previsiones y medidas de asistencia social.

  5. Contra esta contención se vienen desarrollando grandes luchas. La Unidad Piquetera gana las calles contra el ajuste. La gran huelga del SUTNA impuso un aumento salarial sobre la inflación golpeando toda la política de paritarias de ajuste, y ahora el gremio enfrenta los despidos y provocaciones en Bridgestone. La gran huelga y movilización de residentes y concurrentes de CABA y de la salud en todo el país. Recientemente, los portuarios de Rosario dieron una enorme lucha por el salario y contra los despidos. En La Rioja, San Juan, Misiones, o Santa Fe, las huelgas de la docencia y a nivel nacional de la docencia universitaria pusieron en jaque el ajuste contra la educación y los salarios docentes. El Frente de Izquierda debe jugar un rol de apoyo e impulso a estos esfuerzos por quebrar la política de la burocracia. Sobran los motivos para un paro nacional y un plan de lucha para quebrar las medidas de ajuste del gobierno.

  6. La crisis actual interpela con mucha fuerza al Frente de Izquierda-Unidad y a las organizaciones clasistas e independientes. Plantea el desafío de transformarse mediante la lucha, la acción directa y la agitación política en un polo que organice a las masas populares del país para luchar por las reivindicaciones más acuciantes y construir una alternativa política de los trabajadores. Para ello debe valerse del agotamiento histórico del peronismo y de su estrategia capitalista y de conciliación de clases, para poner en pie un movimiento popular con banderas socialistas, basado en un programa de transformación social dirigido por la clase obrera. Nuestra propuesta de convocar a un Congreso del Frente de Izquierda-Unidad, abierto a toda la vanguardia obrera y popular que lucha, persigue esta finalidad estratégica. Su realización permitiría también impulsar la campaña electoral involucrando a los luchadores y luchadoras que protagonizan los principales combates contra el ajuste actual.

  7. Por el momento esta propuesta ha sido rechazada por los partidos que integran el Frente de Izquierda-Unidad. Ha prevalecido una política electoralista, basada en la difusión de candidaturas en oposición a la lucha organizada de los trabajadores. Esto es especialmente grave en relación al PTS, que ha lanzado muy prematuramente las candidaturas de Miryam Bregman, Alejandro Vilca y Nicolás del Caño a mediados del año pasado, en vez de dedicar sus esfuerzos a organizar las luchas que se dieron en ese período. El rechazo del PTS al movimiento piquetero traduce en el ámbito de la izquierda las presiones de los sectores medios y expone una política que privilegia el electoralismo a la lucha de clases. El intento de menospreciar la participación de esas vanguardias en las luchas al momento del armado de las listas pone en peligro al propio Frente de Izquierda, sobre todo en aquellas provincias que no han adoptado las PASO para sus elecciones locales. Corregir este rumbo es vital para el conjunto del Frente de Izquierda-Unidad, para lo cual insistimos en nuestro llamado a convocar en común un Congreso del FIT-U para impulsar las luchas, para contribuir a que los trabajadores irrumpan en la crisis nacional como un factor independiente y debatir y organizar la participación electoral, promoviendo listas comunes para librar una batalla en regla contra los políticos y candidatos capitalistas. Un Congreso de este tipo es el ámbito adecuado para abordar los debates y divergencias entre corrientes y militantes socialistas, pues plantea el protagonismo directo de los luchadores y luchadoras y la posibilidad de una contraposición de planteos y programas. No ocurre lo mismo con las PASO, que es una elección interna organizada por el Estado y en la cual los luchadores y militantes quedan marginados por el peso de otros sectores sociales, ante los recursos económicos de las fuerzas capitalistas y de los medios de comunicación manejados por la burguesía.

  8. Una acción enérgica de la izquierda y un plan de movilización político y reivindicativo deben estar a disposición de enfrentar el crecimiento de sectores reaccionarios y fascistas como el de Milei, que han crecido en tanto canalizan parte del descontento popular. La crítica y la denuncia a estas formaciones políticas para ser efectivas no pueden hacerse desde la parálisis o, peor aún, desde una política electoralista cuyo horizonte no pasa de la conquista de algunas bancas en los parlamentos. El desprestigio de la política burguesa obliga a la izquierda a una demarcación política y programática sistemática, para poder agrupar a los luchadores y luchadoras y para que éstos puedan lograr el apoyo de sectores crecientes de la población. Los atajos no van a ningún lado. O peor, como ha sucedido con el PTS, ha derivado en apoyos al gobierno, como sucedió con la votación de la coparticipación de CABA o el impuesto para financiar a la Policía Aeroportuaria.

  9. Luego de varios meses instando al Frente de Izquierda-Unidad a encarar en común estas iniciativas y plan de movilización, hemos decidido proclamar nuestros propios candidatos para reforzar esta campaña tanto de cara a la izquierda y la vanguardia obrera y popular como ante el conjunto de la población. Con estas pre candidaturas organizaremos en todo el país actos, asambleas, recorridas para difundir nuestro programa de salida a la crisis y reforzar nuestra propuesta de convocar en común un Congreso del FIT-Unidad. Planteamos “fuera los políticos capitalistas. Por un gobierno de la izquierda y de los trabajadores”. Y colocamos un programa: la ruptura con el Fondo Monetario Internacional, el no pago de la deuda, la nacionalización de la banca y el comercio exterior para garantizar volcar el ahorro nacional a un plan de desarrollo bajo control de la clase trabajadora, con trabajo bajo convenio, un salario igual a la canasta familiar y el 82% móvil para las jubilaciones. Una campaña presidencial en medio de una crisis general requiere que la izquierda revolucionaria realice una impugnación general al régimen actual y le oponga un planteo de poder propio. Polemizamos también con los libertarios de Milei, que cuestionan a la “casta” pero omiten el carácter de clase de los políticos que nos gobiernan y de sus vínculos directos con los capitalistas. Con esta impugnación general vamos a intervenir también en el debate que se desarrollará en el país al cumplirse los 40 años del regreso de la democracia, que planteará con seguridad un balance de toda una etapa política de la Argentina. El libro pronto a editarse de Gabriel Solano “Por qué fracasó la democracia” será un instrumento para una campaña política. El aniversario le otorga un carácter especial al próximo 24 de marzo, al cual el kirchnerismo quiere convertir en una marcha “contra la proscripción a Cristina”. La necesidad de preservar el carácter independiente de la movilización será un objetivo central por el cual vamos a batallar junto a las organizaciones que integran Memoria Verdad y Justicia. Vamos al 24 de marzo, además, luego de una fuerte campaña contra la criminalización de la protesta social que tendrá su punto culminante en la movilización frente a la audiencia por la condena a Cesar Arakaki y Daniel Ruiz, el 23 de marzo.

Repudiamos las amenazas de muerte de Espert contra Eduardo Belliboni: iniciamos acciones legales

09/02/2023

La afirmación de José Luis Espert “cárcel o bala para vos, Belliboni” en la red social twitter es una amenaza de muerte y al mismo tiempo, una instigación a cometer un atentado político de características fascistas. Las afirmaciones de Espert son graves: hace pocos meses, la vicepresidenta de la nación sufrió un atentado e intento de homicidio, que tuvo como caldo de cultivo estos ataques de características fascistizantes.

Espert instiga a un asesinato en el marco de una nueva serie de ataques contra el movimiento piquetero combativo, alimentada desde el Ministerio de Desarrollo Social para eludir su responsabilidad por las 160.000 bajas contra el programa potenciar trabajo en un cuadro de pobreza en aumento. Esta ofensiva que se refuerza con causas penales y persecución en todo el país, no apunta solamente contra los desocupados, sino que busca allanar al camino a nuevos golpes al salario, los derechos laborales y las jubilaciones.

El Partido Obrero repudia las gravísimas afirmaciones de Espert, frente a las cuales vamos a presentar acciones legales. Y llama a rodear de solidaridad la lucha piquetera y a derrotar la ofensiva de ajuste promoviendo la unidad entre trabajadores ocupados y desocupados.

Comité Ejecutivo Nacional – Partido Obrero

 

No al techo salarial de Massa y el FMI

Plenario Nacional del Partido Obrero, 11 de febrero, 10 horas, estadio cubierto de Lanús

03/02/2023

La inflación sigue sin control. Las consultoras privadas proyectan un aumento cercano al 6% en enero. Anualizada sería alrededor del 100%.

Los alimentos han venido subiendo por encima de la media. Además, se suceden el tarifazo del transporte y de los servicios.

La participación de organizaciones sociales oficialistas y de algunos gremios como Camioneros o ATE en el control de los Precios Justos es una farsa.

Lejos de controlar las remarcaciones, el gobierno premia a las patronales del campo con un paquete de “ayuda” que incluye una refinanciación de deudas, líneas de créditos y rebajas impositivas, por 100 mil millones de pesos.

Un contraste brutal con los 160 mil despidos del Potenciar Trabajo dispuestos para cumplir con el FMI (al que, digamos de paso, acaba de entregar otros 1500 millones dólares por vencimientos de deuda).

Para “anclar la inflación” Sergio Massa propone ponerle un techo del 60% (en dos tramos) a las paritarias; lo que fue saludado inmediatamente por la UIA. Y que además se alinea con el compromiso asumido con el FMI de “desindexar el salario”; es decir desengancharlo de los precios para derrumbar aún más su poder adquisitivo.

Los únicos que defienden la pauta del 60% de inflación para 2023, formulada por Massa, son el FMI – que acaba de convalidar ese pronóstico – y la burocracia sindical.

La burocracia es la pieza clave de este operativo. Roberto Fernández de la UTA fue claro: “tenemos que colaborar para bajar los costos y la inflación”; el 31% que acaba de firmar para el primer semestre 2023 pretende ser un caso testigo para el resto de las negociaciones. Se suman ATE (del kirchnerista Catalano) y el Sutecba (de Genta) que pactaron con Larreta un 60% para los estatales porteños, por todo el período enero-diciembre 2023.

Y, por supuesto, apuntalar la posible candidatura de Massa que ha recibido el apoyo de todas las alas de la CGT; desde Héctor Daer, de Los Gordos, a Pablo Moyano, del Frente Sindical.

Hugo Yasky adelantó (lo que ya es sabido) que apoyará lo que diga Cristina Fernández. El kirchnerismo viene apoyando sin disimulo el ajuste reforzado de Massa para “sobrecumplir” las metas el FMI.

La derecha de Juntos por el Cambio o el “facho” Milei, que se presentan como alternativa al desastre del Frente de Todos, coinciden con esta orientación general: profundizar el saqueo al salario y las jubilaciones, y atacar derechos laborales.

Esta misma política está desatando enormes luchas, como en Francia contra la reforma jubilatoria de Macrón o la huelga de medio millón de trabajadores que paraliza Inglaterra, y rebeliones populares como en Perú contra el golpe de Dina Boluarte.

La pauta de Massa y el Frente de Todos no pasaría la votación de ninguna asamblea de trabajadores. Impulsemos que ninguna paritaria se discuta ni se firme sin mandato de las bases. Luchemos por cláusulas de actualización automática y aumentos por encima de la inflación como lo arrancado por la lucha del Neumático. Por aumentos para recuperar lo perdido en los últimos años y, para abolir todo impuesto al salario, otra forma de saqueo.

Solo el clasismo en los sindicatos y el FIT-Unidad en la arena política luchamos en defensa del salario y contra todos los aspectos de este ajuste. Desde el Partido Obrero estamos en todas las grandes luchas del movimiento piquetero y del movimiento obrero.

En este camino y para impulsar la campaña por un Congreso del FITU abierto a los luchadores, el Partido Obrero convoca a un plenario abierto el 11 de febrero, en el estadio cubierto de Lanús. No faltes.

Sábado 11/02 – 10hs – Av. 9 de Julio 1680, Lanús Este.

COORDINADORA SINDICAL CLASISTA-PARTIDO OBRERO
2/2/2023

Los políticos capitalistas hundieron al país: que se vayan

31/01/2023

El proceso electoral que se abre y que va a culminar con la elección presidencial, está marcado por el fracaso de todas las fuerzas políticas que nos vienen gobernando. El Frente de Todos y Juntos por el Cambio nos han llevado a una crisis para la cual no tienen ninguna salida.

El gobierno de Alberto Fernandez, con Massa como Ministro y el total aval de Cristina Fernandez viene gobernando para el pago de la deuda a los bancos y el Fondo Monetario Internacional, con un ajuste contra la clase trabajadora.

Este ajuste se cobró, el último mes, 160.000 bajas contra desocupados que cobran potenciar trabajo. La inflación devora los salarios y jubilaciones: para no ser pobre, una familia necesita hoy 153.000 pesos. Mas del 40% de la población está bajo la linea de pobreza, que alcanza además, a la mitad de las y los pibes menores de 16 años.

La derecha de Juntos por el Cambio quiere explotar este fracaso del gobierno para presentarse como alternativa, pero ya gobernaron con Macri y hundieron el país.

Los responsables de la situación que vivimos vienen por nuevas reformas anti populares. Quieren profundizar el robo contra las jubilaciones. Vienen a golpear los derechos laborales con nueva reformas, sea modificando la legislación o aplicándolas en los lugares de trabajo con la complicidad de la burocracia sindical. Y buscan reforzar el saqueo en favor de las mineras, las petroleras y el complejo exportador de soja llevando al país a una enorme crisis ambiental.
Es una orientación de ajuste y golpes al pueblo que, en toda latinoamérica, provoca rebeliones populares, como lo estamos viendo actualmente en la gran movilización en Perú contra el golpe de Boluarte.

Milei, facho y antiobrero

Milei viene creciendo en las encuestas denunciando a la “casta” política. Pero se sube a la indignación popular para defender a la peor “casta”: la casta empresarial que viene saqueando el país con la deuda y la fuga de capitales. Milei no es libertario, es facho. Está en contra del aborto y su fuerza agrupa a defensores de la última dictadura militar. El modelo de Milei es el menemismo, que entregó el país a las “relaciones carnales” con el FMI y los Estados Unidos mientras dejaba una desocupación record y pobreza por las nubes.

Por una salida de la izquierda y los trabajadores

Frente de esta situación, necesitamos reforzar una alternativa. Planteamos, con el Frente de Izquierda, reorganizar el país en función de las necesidades populares, comenzando por establecer un salario mínimo igual a la canasta familiar y el 82% móvil para las jubilaciones. Poniendo en marcha un plan de vivienda y obra pública para resolver las necesidades populares urgentes y generar fuentes de trabajo en blanco y por convenio. Para esto, es necesario terminar con el pago de la deuda externa, romper con el FMI y nacionalizar la banca y el comercio exterior, volcando el ahorro nacional a resolver los problemas urgentes de la población trabajadora.

Por un congreso del Frente de Izquierda
Vení al Plenario el 11 de febrero

El Frente de Izquierda está atravesando un importante debate interno. El Partido Obrero propone un congreso, abierto al conjunto de los activistas que vienen enfrentando el ajuste, organizándose en los lugares de trabajo y estudio, para debatir y darle fuerza a una alternativa junto a las luchas populares. Si el peronismo gobierna para el pago de la deuda externa y en favor del gran capital, es preciso poner en pie un nuevo movimiento popular, un movimiento popular con banderas socialistas. Esta tarea requiere organizar y ganar las calles y los barrios, por todos los reclamos, apoyándose y reforzando las luchas populares, como la que viene desarrollando el movimiento piquetero o el movimiento obrero combativo. Una izquierda que se orienta solamente a disputar elecciones y participar en los parlamentos termina por estar adaptada al sistema.

Para defender esta perspectiva para el Frente de Izquierda e impulsar la campaña por una salida de la izquierda y los trabajadores, el Partido Obrero llevará adelante un plenario abierto el 11 de febrero. ¡Te invitamos a sumarte!

Partido Obrero – Frente de Izquierda

 

¡Abajo el gobierno golpista de Perú!

Solidaridad activa con el pueblo que lucha y es reprimido. Miércoles 14 de diciembre, 17 horas, concentración frente a la Embajada del Perú (Avda. Libertador 1720)

13/12/2022

Día a día va creciendo el repudio y la movilización popular contra el golpe que destituyo al presidente Pedro Castillo hace menos de una semana. Trabajadores, campesinos, universitarios, pobladores, van ganando las calles en las principales concentraciones del interior del Perú. Cortando rutas, bloqueando aeropuertos para que no se puedan recibir refuerzos represivos desde Lima, ocupando universidades. Hay 9 jóvenes y trabajadores asesinados por la represión policial, decenas de heridos y detenidos.

El Perú obrero y campesino se está levantando contra el golpe orquestado por el parlamento reaccionario (con el apoyo corrupto de diputados que se reclaman de “izquierda”), la derecha fascistoide, las cámaras empresarias (Confiep, mineras, etc.), la OEA y el imperialismo yanqui.

Diversos gobiernos latinoamericanos, incluido  algunos   que se reclaman nacionales y  populares, dieron  su   aval al golpe . Lula, el todavía no asumido presidente del Brasil, fue  uno de los primeros que apoyó el golpe porque se había basado en un procedimiento “constitucional”, lo cual  es una impostura :   100 diputados votaron la destitución de Castillo, contra el voto de 9 millones de peruanos que lo eligieron presidente. Sigue  la orientación del Departamento de Estado yanqui y la OEA.

El gobierno argentino,  a su turno,  , inicialmente sacó una declaración legitimando el golpe en “defensa de la constitución” y  el propio presidente, Alberto Fernández, realizo un llamado telefónico directo a Dina Boularte, la nueva presidenta golpista, para “expresarle su respaldo, apoyo y colaboración”.

6 días después del golpe, ante el auge de la movilización popular contra el golpe en Perú y la consumación de una fuerte represión contra las movilizaciones, el gobierno argentino firma una nueva declaración tratando de parecer que se desmarca de su anterior apoyo incondicional al golpismo. Pero es una operación de “maquillaje”. Porque en su nueva declaración no plantea e que se vaya el gobierno golpista y el apoyo a las luchas de masas en curso, sino llamados genéricos a que se respeten los “derechos humanos”.

Denunciamos que está en marcha un operativo político contra la movilización antigolpista del pueblo peruano que consiste en salvar la permanencia del gobierno golpista en el poder a cambio de la promesa de convocar a “elecciones adelantadas” mientras  persiste y  se intensifica la  represión contra el pueblo . La presidenta golpista Boularte ya ha anunciado que pretende adelantar las elecciones de julio 2026 a abril 2024. Pretende seguir un año y medio al frente del gobierno golpista para profundizar la política  antiobrera y de entrega y asegurar, “reformas políticas” mediante, la continuidad de un régimen reaccionario.

Fuera el gobierno golpista de Boularte Por la convocatoria de una Asamblea Constituyente Libre y Soberana, que apruebe y ejecute las transformaciones sociales que el pueblo trabajador y explotado necesita. Nacionalización de los monopolios mineros, derogación de todas las leyes antiobreras y antisindicales, real reforma agraria contra las patronales monopólicas y a favor del campesinado y el pueblo trabajador.

Es necesario avanzar  en la convocatoria  de  un plenario de las organizaciones obreras y populares del Perú, para coordinar la lucha hasta que caiga el golpe reaccionario. Vayamos hacia la Huelga General de los explotados del Perú. Es la acción directa que pueda abrir una salida democrática revolucionaria y no los conciliábulos en el parlamento golpista.

Libertad a Pedro Castillo y a todos los presos políticos. Cárcel a los represores del pueblo.  

Agrupación de Trabajadores Peruanos en la Argentina (ATRAPER)

PARTIDO OBRERO

13/12/2022

Que se vayan los políticos capitalistas

Por un gobierno de los trabajadores y la izquierda, por un movimiento popular con banderas socialistas

12/12/2022

El 10 de diciembre se cumplieron tres años del gobierno del Frente de Todos.

El balance para los trabajadores es lapidario, nada que celebrar. Pero tampoco para alimentar “esperanzas”, como se nos promete desde el kirchnerismo.

Al contrario, al desastre macrista le ha seguido una profundización de los problemas más graves que padecemos.

Todo un régimen económico, social y político está en el banquillo de los acusados de la bronca popular.

La pobreza escaló al 43% de la mano de una inflación del 100% que, como hemos señalado sistemáticamente, es el arma del ajuste de los responsables de la bancarrota nacional.

En ese empobrecimiento no están solo los desocupados cuyo número de millones es muy superior a la mentira oficial. La mayoría de los salarios están por debajo de los $155000 que alcanzará la línea de pobreza en diciembre. Y, por supuesto, más del 80% de los jubilados.

Se nos vende que tamaño sacrificio es para salir de la crisis. Falso.

El plan Massa, que es el del FMI, solo pretende brindarle una tabla de salvación a como dé lugar a los acreedores y a un gobierno sin dólares y sin oxígeno.

El viceministro de Economía, Gabriel Rubinstein, lo ha graficado con todas las letras: “cualquier error y tenemos un rodrigazo”. Un rodrigazo es un golpe devaluatorio con estallido de precios, contra salarios, para barajar y dar de nuevo a partir de un empobrecimiento general. Fue lo que se vivió en 1975 con ese nombre y desató una huelga general.

Una agenda de derecha con Cristina incluida

Por eso todo el debate en la clase capitalista -la que verdaderamente nos gobierna atrás de cualquiera de las llamadas fuerzas de la grieta- es si la agenda de reforma laboral, previsional, tarifaria e impositiva se hace por shock o gradualmente.

Pero no tienen otra agenda. Ni los Bullrich o los Larreta, ni Milei, ni Alberto, Cristina o Massa, a quien le han delegado la tarea del ajustazo del Fondo.

El renunciamiento de Cristina a cualquier candidatura es para despejarle el panorama al establishment, a los dueños del poder, al propio Massa que así se puede presentar ante el capital internacional como el heredero del Frente de Todos para bien o para mal. Al menos por el momento, mucha agua pasará aún bajo el puente.

La agenda que nos presentan todas las fuerzas políticas, tanto de Juntos por el Cambio como del Frente de Todos, es de derecha. Es contra los trabajadores. Es de los que fugan los capitales, de los que lucran con la deuda usuraria, de los saqueadores de nuestros recursos naturales, de nuestro trabajo, de nuestras condiciones de vida y ambientales.

A ninguno de ellos se les ocurre cuestionar las privatizaciones menemistas de las que fueron parte, la fraudulenta deuda externa, la fuga de capitales o la economía cada vez más extractivista y desindustrializada. Al contrario, el kirchnerismo ha marcado su coincidencia estratégica en que la salida son el litio, Vaca Muerta y la soja. La Argentina del saqueo de los recursos naturales por la cual han degradado y archivado  toda ley de humedales.

Tampoco en materia de derechos democráticos se distancian tanto, como se aprecia en el sostenimiento del represor Berni, el Bullrich del kirchnerismo, o del propio Aníbal Fernández que viene de una represión salvaje al pueblo mapuche en favor de los intereses inmobiliarios de la Patagonia.

Eso no quita la virulencia de la guerra de camarillas políticas y judiciales que ha estallado. Al tiempo de la condena a una parte de la corrupción política -que es la del kirchnerismo mientras se va garantizando la impunidad de la causa Odebrecht y tantas otras- ha estallado la podredumbre de la Justicia misma.

Los chats escandalosos de jueces, directivos de Clarín, altos funcionarios de Larreta, servicios de inteligencia y aún un funcionario de Alberto Fernández, nos demuestran los lazos de clase de la corrupción judicial. Algo que solo puede barrer un gobierno de trabajadores, ajeno a los bandos en pugna por el control del Consejo de la Magistratura y del conjunto del poder judicial.

Por una alternativa política de los trabajadores

La burocracia sindical, en todos sus matices, integrada como está al Frente de Todos se pliega a esta agenda. Hace su labor de contención. Barrionuevo prometió que la reforma laboral la hace gremio por gremio, Baradel ya propone un convenio colectivo docente para barrer el estatuto de los docentes. Héctor Recalde y Facundo Moyano defienden una “reforma laboral que preserve derechos adquiridos”, que dejaría una minoría residual con derechos.

 Es claro que las grandes luchas recientes como la del Sindicato del Neumático, la de los médicos residentes y concurrentes o tantas de sindicatos docentes o autocovocandos por toda la geografía nacional, se hacen al margen de las centrales. Lo mismo ocurre con la gran lucha de la Unidad Piquetera que ha sido vanguardia todos estos años, contra el hambre y por el trabajo genuino 

No hubo un paro nacional en tres años, que debió y debe convocarse con un plan de lucha para defender los intereses de los trabajadores.

El peronismo se presenta como el Lula de Argentina, la coalición capaz de garantizar la agenda derechista del capital, gambeteando la rebelión popular que se ha hecho presente en tantos países de América Latina en el período último, como ahora en Perú contra el golpe.

Los tenebrosos bolsonaristas argentinos como Milei pescan en el río revuelto de la bronca popular, cuando son puro menemismo, puro capital financiero, puro grupos económicos, pura represión que evoca a la dictadura y por lo tanto la más pura “casta política”.

La derecha macrista se divide en torno a la tarea gigantesca de enfrentar a los trabajadores.

A la izquierda se le presenta una enorme responsabilidad. Porque madura un que se vayan todos, pero está marcado en la memoria popular que volvieron todos, o nunca se fueron.

Solo la izquierda obrera y socialista, delimitada a fuego de todas las variantes políticas capitalistas y, por supuesto del kirchnerismo, basada en ser protagonista de las grandes luchas obreras y populares, de apoyarse en ellas y de integrar a los luchadores a sus filas, puede ponerse a la altura de las tareas de la etapa.

Necesitamos una izquierda alejada de todo carrerismo electoral, que se proponga como alternativa de transformación social.

Por eso, desde el Partido Obrero, integrante del FIT Unidad, proponemos realizar sin demoras, un gran Congreso Nacional del Frente de Izquierda y los luchadores, que se coloque como referencia política nacional, con un programa de salida desde el campo de los trabajadores, con un plan de acción política y desde ese lugar con listas unitarias para enfrentar al enemigo.

Se vienen elecciones adelantadas en media docena de provincias. Vamos con esta propuesta para intervenir. 

Millones esperan nuestra intervención. El Partido Obrero la pone en marcha, como lo marcamos en varias decenas de actos en todo el país con las consignas “Fuera los políticos capitalistas”, “por un movimiento popular con banderas socialistas”.

Es nuestra propuesta. Pongamos manos a la obra más temprano que tarde.

PARTIDO OBRERO

8-12-22

Foto: Andrés Ojo Obrero Fotografía

A los trabajadores y trabajadoras, a los jubilados y a la juventud. A los luchadores

Construir un movimiento con banderas socialistas

24/11/2022

Son muchos los motivos políticos para aportar a la campaña financiera del Partido Obrero.

El gobierno de Alberto, Cristina y Massa ingresa en el último año de su mandato hundiendo aún más a nuestro país en una catástrofe social y económica.

Los que prometieron que la deuda no la iban a pagar “con el hambre del pueblo” nos dejan un país sometido al Fondo Monetario y con salarios y jubilaciones en un mínimo histórico. y los niveles de pobreza por las nubes.

El gobierno toma partido otorgando enormes concesiones a las mineras, las petroleras y los bancos. La devaluación por tandas de Massa es un gran negocio para los capitalistas y no impide la fuga de capitales y la caída de reservas.

El gobierno, mientras ajusta, desaloja barrios populares en todo el país y reprime las comunidades originarias,  mientras Cristina pide la gendarmería para los barrios de la provincia de Buenos Aires.

Mientras gobiernan para los capitalistas, el salario decrece y el hambre aumenta. Atacan a los trabajadores que luchan por sus paritarias como el Sutna, persiguen a los desocupados y las organizaciones piqueteras. El salario, con una inflación que está en el 100% ,se retrasa cada día, mientras el gobierno y la burocracia sindical impulsan un salario mínimo por debajo de los niveles de indigencia. Mientras se agudiza la pobreza, el gobierno limita la ayuda social y retacea la comida para los comedores populares, sostenidos con el esfuerzo de los luchadores. Así las cosas hemos asistido durante meses a una campaña furibunda contra las organizaciones piqueteras que luchan todos los días en las barriadas populares para poder parar la olla de las familias obreras del país. 

Esta campaña tuvo abanderada a la propia vicepresidenta que se encargó de vociferar que en “Argentina sobran planes porque hay empleo” y planteó devolverle el control de los mismos a los punteros de las intendencias, atacando abiertamente a las organizaciones como el Polo Obrero.

Con esta misma orientación, la amenaza de abrir las importaciones por parte de Massa en medio de la lucha de los trabajadores del neumático para sostener sus salarios y condiciones de vida ante una inflación incesante, pinta de cuerpo entero al gobierno y sus prioridades. Es decir, complacer a los dueños de poderosas empresas, aunque el salario no dé para llegar a fin de mes.

El fracaso del gobierno del Frente de Todos viene a continuación del fracaso macrista. El hilo de continuidad está dado por el pago de la deuda, los acuerdos de ajuste con el Fondo Monetario y el rescate a los intereses capitalistas, teniendo como contracara la miseria popular.

Este hilo los ha llevado a todos a votar o apoyar de alguna manera el presupuesto de ajuste para 2023, con recortes a la educación, la salud, los salarios y las jubilaciones. Por su parte la burocracia sindical se encuentra integrada al gobierno entregando reformas de convenio, gremio por gremio. Sin mencionar que esto se da con la mitad de los laburantes en negro o precarizados.

No es casualidad entonces el enorme descontento en todas las franjas de la población. En este contexto desde el Partido Obrero hemos estado presentes, ya sea como integrantes o brindando nuestro apoyo en todas las luchas de la etapa. 

Nuestro método de participación y deliberación colectiva independiente de las patronales y el gobierno, es el método que llevan adelante los compañeros del Polo Obrero en las más de 2 mil asambleas del país, el método que impulsamos a través de nuestras representaciones sindicales en los lugares de trabajo -del cual la gran lucha del SUTNA es solo un ejemplo. 

Este método y esta deliberación colectiva nutren un Partido Obrero que viene de realizar actos en todo el país, denunciando lo que hemos desarrollado a lo largo de esta carta y proponiendo como salida un nuevo “que se vayan todos” contra los políticos capitalistas, para abrir paso a una salida de la clase obrera, de la mano de un movimiento popular con banderas socialistas.

Entendemos para esto que el Frente de Izquierda Unidad es una herramienta fundamental y es por eso que también hemos propuesto a nuestros compañeros del FITU la realización de un Congreso abierto convocando a todos los activistas y luchadores.

Por todo esto la necesidad de financiar nuestra organización de forma independiente se vuelve más apremiante que nunca. Apelamos a la colaboración de simpatizantes y de todos aquellos luchadores y luchadoras que con su aporte nos permiten seguir desarrollando nuestra actividad y construir una alternativa política de los trabajadores.

 

Residentes de CABA, una lucha y una victoria para extender

Declaración de la Coordinadora Sindical Clasista - PO - FITU

16/11/2022

Los residentes de Caba, luego de 9 semanas de lucha junto a concurrentes, acaban de lograr una conquista histórica: salarios de bolsillo entre $ 200000 y 213000 en las distintas categorías de residentes y una reunión el 23/11 para discutir los reclamos de concurrentes. Con estos resultados la asamblea de RyC levantó el paro por tiempo indeterminado y se declaró en estado de alerta a la espera de la publicación de las actas con los acuerdos.

El paro por tiempo indeterminado de 20 días quebró al gobierno de Larreta y Quirós. Es el primer gran triunfo de esta rebelión en salud que se fue extendiendo desde Caba a Provincia de Buenos Aires y a diversas provincias.

Al igual que sucedió en el 2021 en Neuquén con la gran huelga del elefante, hoy residentes, concurrentes y también trabajadores de planta se organizan en defensa del salario y la precarización laboral en la salud pública.

Justa rebelión. Luego de haber sido elogiados como los “héroes de la pandemia” el gobierno nacional o los provinciales los someten a salarios que no llegan a la línea de pobreza en muchísimos casos, a guardias y jornadas semanales inhumanas de trabajo, a contratos laborales de superexplotación, sin ART o vacaciones o directamente a prestar servicios sin salario como es el caso de los concurrentes. La grieta entre oficialismo y la oposición de Cambiemos aquí no existe, como en tantos planos, puesto que no importa de qué “palo” sea el gobernador: peronistas y cambiemitas, todos aplican el ajuste exigido en las cuentas públicas por el FMI.

Falta de insumos, deterioro edilicio y de equipamiento, acompañan la situación de salarios magros y precarización creciente de todo el personal de salud. Los achiques en los presupuestos públicos dictados por el Fondo, son la causa del deterioro creciente del sistema de salud público que golpea en primer lugar a quienes se desempeñan en él pero también al conjunto de los usuarios.

En Caba, las 9 semanas de pelea constante de residentes y concurrentes, con huelga y movilizaciones diarias de miles, pusieron en jaque al gobierno del Pro. A lo que se suma la lucha sostenida del Garrahan; el paro y creciente organización en el Posadas; asambleas de 17 hospitales de la Provincia de Bs As y distintos municipios en Córdoba que votan pliego de reclamos; paros en Río Negro. En este marco, 200 establecimientos de provincia de Bs As conquistaron un nuevo reglamento y ahora van por el salario; y hay un creciente proceso de organización en la provincia de Santa Fé. Son tan brutales las condiciones salariales y de trabajo en todos los ámbitos de la salud, que los conflictos comenzaron a diseminarse como reguero de pólvora.

La organización en todos los casos comenzó desde abajo, lugar por lugar y con autovonvocatorias en la inmensa mayoría de los casos de residentes y concurrentes, el sector más explotado y con más carga de trabajo. Todo un movimiento que empalmó con planes de lucha que ya se venían desarrollando en algunos hospitales con comisiones internas combativas, como es el caso del Hospital Garrahan. Al igual que en otros conflictos obreros que se han desarrollado, las centrales sindicales no existen y las propias direcciones de los principales sindicatos de la salud han estado ausentes o miran para otro lado (como Sutecba o Médicos Municipales de CABA). En su mayoría integradas al gobierno, son las responsables de las paritarias a la baja de los trabajadores de planta y de la entrega creciente de conquistas laborales. Sólo han aparecido forzadas por la fortaleza de la lucha de los autoconvocados que los obligó a convocar al paro y movilización el pasado 8/11. Así, con la lucha desde abajo fue arrancada también la jornada nacional de lucha de la salud del día 17, son hitos de una lucha que puede ganar en todo el país si se generaliza con los métodos que arrancaron la victoria en CABA.

El triunfo de los trabajadores de la salud es fundamental por múltiples razones. Por los profesionales de la salud y sus familias, por la población trabajadora que se atiende con ellos y por el conjunto del movimiento obrero. Desde la Coordinadora Sindical Clasista (PO) nos ponemos a disposición de las necesidades del movimiento y llamamos a todos los trabajadores a apoyar esta rebelión de quienes atienden y defienden la salud de toda la población. La asamblea de residentes y concurrentes de Caba marca el camino para ganar.

Por el triunfo de la rebelión en salud!

Coodinadora Sindical Clasista-PO
16/11/22

Por un congreso abierto del Frente de Izquierda-Unidad

05/11/2022

El gobierno de Alberto y Cristina Fernández y Sergio Massa ingresa en el último año de su mandato hundiendo aún más a la Argentina en una crisis que pareciera no tener salida.

Los que prometieron que la deuda no la iban a pagar “con el hambre del pueblo” nos dejan un país sometido al Fondo Monetario y con salarios y jubilaciones en un mínimo histórico. El gobierno “de los derechos humanos” reprime las comunidades mapuches y desaloja barrios populares en todo el país, mientras mantiene a Berni a cargo de la Bonaerense.

El fracaso del gobierno del Frente de Todos viene a continuación del fracaso macrista. El hilo de continuidad está dado por el pago de la deuda, los acuerdos de ajuste con el Fondo Monetario y el rescate a los intereses capitalistas, que arrastra al Estado a la bancarrota sin por eso sacar a la economía de la crisis. La contracara de la miseria popular son las enormes concesiones a las mineras, las petroleras o los bancos. Por poner solo un ejemplo, la devaluación por tandas de Massa implicó la emisión de 600.000 millones de pesos para el capital agrario sin terminar por eso con la fuga de capitales y la caída de reservas.

La crisis y los fracasos de todas estas fuerzas que nos vienen gobernando están en la base de sus quiebres y choques. El Frente de Todos atraviesa una guerra interna marcada por el intento del kirchnerismo de derogar las Paso contra las posibilidades de Alberto Fernández de postularse para un nuevo mandato. En Juntos por el Cambio, la pelea es descarnada por la candidatura presidencial y por la capital. Y está atravesada por el fracaso del gobierno de Macri y por cómo asestar golpes en gran escala contra los trabajadores.

En estos choques no hay ningún sector que represente un interés popular: todos votaron o apoyaron de una u otra manera el presupuesto de ajuste para 2023, pactado por Massa y el Fondo Monetario, con recortes a la educación, la salud, los salarios y las jubilaciones. Los que no lo hicieron abiertamente fue en nombre de reclamar ir aún más a fondo en un política antiobrera.

No es casualidad entonces el enorme descontento en todas las franjas de la población. Un descontento que por el momento explota Milei golpeando a la casta política en nombre de un planteo fascistoide, antiobrero y de apoyo a pleno a la “casta” empresarial.

Más que nunca, es la responsabilidad del Frente de Izquierda plantear una salida frente al cuadro de crisis de fondo que atraviesa el país. No es solamente el fin de un gobierno lo que estamos discutiendo sino el agotamiento de un régimen: la democracia desenvuelta bajo el ala de la clase capitalista y el imperialismo. Por eso planteamos que hace falta un nuevo “que se vayan todos” contra los políticos capitalistas, para abrir paso a una salida de la clase obrera, de la mano de un movimiento popular con banderas socialistas.

Frente a este cuadro, tal como lo hicimos desde el acto el pasado 29 de octubre en Plaza de Mayo, el Partido Obrero plantea que el Frente de Izquierda impulse un congreso abierto a todos los que vienen participando en las luchas en todo el país contra el ajuste y que desafían la política de pasividad y derrota de la burocracia sindical y las organizaciones sociales integradas al gobierno.

La gran huelga del Sutna puso de relieve la fuerza de los trabajadores cuando logran recuperar sus organizaciones obreras contra la burocracia y luchan unidos por sus reivindicaciones. Logró doblegar tanto a las patronales como al gobierno, que jugaron a fondo por quebrar a los trabajadores del neumático y su sindicato combativo. Las grandes movilizaciones piqueteras sacudieron al país, cuestionando el control de los punteros del PJ en los barrios. Las huelgas de docentes y de salud recorrieron el país. Con un movimiento de masas de residentes y concurrentes, con una rebelión desde los Sutebas combativos y la Multicolor en Buenos Aires, con Amsafe en Santa Fe y ahora ganan las calles en la capital contra el gobierno de Larreta, luego de la ola de tomas de escuelas secundarias en defensa de la educación pública. En Luz y Fuerza los trabajadores se movilizan contra la entrega de la burocracia en las paritarias, lo mismo ha ocurrido en Ferroviarios con la UF Oeste a la cabeza, entre un sinfín de luchas como las de los municipales de Moreno o los paros masivos de UTA en el interior.

Contra la burocracia sindical que aísla estos reclamos, planteamos un paro nacional y plan de lucha, para derrotar la política de ajuste del gobierno nacional, las patronales y los gobiernos provinciales, y abrir paso a una salida de los trabajadores.

Un congreso del Frente de Izquierda convocando a toda esta vanguardia de lucha para votar un programa y un plan de acción frente a la campaña electoral va a permitir ganar fuerza en la lucha por poner en pie una alternativa obrera y socialista.

Y este movimiento popular se apoya en las manifestaciones de independencia política que se desenvuelven en las luchas: cuando los trabajadores derrotan a la burocracia sindical, cuando los barrios se organizan contra los punteros o cuando la juventud se organiza contra los aparatos de la Franja Morada o La Cámpora.

Tenemos un debate

El PTS proclamó candidaturas un año y medio antes de las elecciones y largó una campaña electoral anticipada. La política electoralista de los compañeros del PTS se ve agudizada por su falta de apoyo al movimiento piquetero, que protagonizó las movilizaciones masivas más importantes del año en nuestro país. Una izquierda que no se apoya en la lucha de clases es incapaz de poner en pie una alternativa que cuestione al régimen del capital. Observamos con preocupación que ese empeño electoralista lleva a la adaptación política: así, vimos a Myriam Bregman defender sin fisuras a Cristina Fernández frente a la acusación de Luciani, e incluso a la bancada del PTS en el Congreso hacer un “gesto” que permitió al gobierno aprobar un nuevo impuesto en favor de la policía de seguridad aeroportuaria.

El Frente de Izquierda tiene una trayectoria que ya lleva 11 años. En este período, hemos vivido importantes alzas electorales, ganando la capital de Salta en 2013, la banca en el Congreso por Mendoza el mismo año y el 25% de los votos en Jujuy en 2021. Pero este crecimiento electoral no es sustentable si no está acompañado del desarrollo de una clase obrera con conciencia de clase capaz de construir un movimiento popular que pueda darle fuerza a una alternativa. Si fuera una fuerza meramente electoral y parlamentaria, la izquierda es objeto de enormes presiones para adaptarse al sistema. El desafío es superar definitivamente el peronismo separando a los trabajadores de la burguesía y poniendo en pie una vanguardia obrera con conciencia de clase y un movimiento popular con banderas socialistas.

Por un congreso y un frente único

La propuesta que realizamos tiene por propósito superar los límites actuales del Frente de Izquierda-Unidad y transformarlo en una fuerza de intervención en la lucha de clases. Estamos ante un desafío enorme en tanto se trata de superar la forma que adquiere el régimen político de la clase capitalista en la actualidad. Como quedó demostrado en Brasil, aun con el crecimiento de fuerzas fascistoides como la de Bolsonaro, los capitalistas y sus principales Estados imperialistas son partidarios de valerse del régimen democrático para mantener su dominio de clase. La carta del fascismo la juzgan prematura y riesgosa, más cuando la democracia burguesa aún les permite cooptar a buena parte de las organizaciones obreras y de izquierda a la defensa del régimen capitalista.

Mediante las elecciones recurrentes la burguesía busca naturalizar la idea que estamos ante un régimen basado en la voluntad popular y no ante una dictadura del capital. Para la izquierda la situación implica un enorme desafío, ya que las elecciones pueden ser tanto una oportunidad como un riesgo enorme. Sucede que el proceso electoral tiende a realizarse bajo una metodología opuesta a los principios de clase. La acción directa de los trabajadores es suplantada por la ilusión de que las cosas se solucionan votando; y la deliberación y la organización propia de la clase es suplantada por el apoyo a personalidades y candidatos. Esta metodología, siendo además que las elecciones se realizan cada dos años, tiende a apartar a la izquierda de una acción revolucionaria y a concentrarla en campañas electorales permanentes, y la aleja de su acción en la lucha de clases para concentrarla en la creación y difusión de candidatos.

Nuestro Frente de Izquierda-Unidad no es ajeno a estas presiones ni, desde ya, podría serlo por completo. Una revisión crítica de su acción debiera concluir que estas distorsiones están presentes en su actividad. El lanzamiento de candidatos del PTS a mediados de junio del 2022 para elecciones que se realizarán agosto-octubre del 2023 es una expresión de la incidencia de esa presión. Si tenemos en cuenta que en el 2021 hubo elecciones y que las habrá en el 2023, lanzar candidatos en el 2022 implica de hecho estar en campaña electoral permanente. Para una fuerza que dice defender el principio de la lucha de clases contra la democracia burguesa se trata de una contradicción flagrante.

La superación de esta situación plantea por un lado que el Frente de Izquierda-Unidad priorice su acción en la lucha de clases y, por el otro, que aborde el proceso electoral con los métodos de la organización, la deliberación y la acción de los trabajadores. Después de todo, el objetivo de la campaña electoral debe ser reforzar la lucha por un gobierno de trabajadores mediante la formación y capacitación de una vanguardia. Nuestra propuesta de realizar un congreso del Frente de Izquierda-Unidad para febrero-marzo, que aborde también la cuestión electoral, plantea un cambio de política importante. La izquierda revolucionaria debe valerse de las elecciones para impulsar la acción directa de los trabajadores y de los explotados, en vez de que la burguesía se valga de las elecciones para que la izquierda revolucionaria adopte la metodología y hasta la estética del régimen actual. Un congreso abierto a miles y miles de luchadores, que debatan el impulso a las luchas y la participación también en la campaña electoral, sería un hecho inédito no solo en Argentina sino también a nivel internacional. También permitiría enfrentar las elecciones anticipadas en las provincias, dándonos una instancia para la formación de las listas con la participación activa de los trabajadores.

La situación que se ha creado reclama un debate a fondo de toda la militancia del Frente de Izquierda-Unidad. Estamos aún a tiempo de enfrentar exitosamente la trampa que el régimen ha montado y superarla con una acción consciente y organizada de la izquierda y una fracción aun minoritaria pero creciente de los trabajadores. No queremos que el FIT-U sea la pata izquierda de un régimen democrático decadente, sino la fuerza política que se proponga derribar ese régimen para que gobiernen los trabajadores. Si este es el objetivo de todos, actuemos en consecuencia.

El Sutna marca el camino

La huelga victoriosa de los obreros del neumático ofrece lecciones fundamentales para todo el movimiento obrero.

04/10/2022

El SUTNA logró que la paritaria 2021 / 2022 quede dos puntos por encima de la inflación y dos bonos, uno de 100 mil pesos y otro de 38 mil. Pero lo más significativo es que los aumentos salariales 2022 / 2023 quedarán, sea cual fuese la evolución del costo de vida, un 10% por encima de la inflación.
Se trata del mejor acuerdo paritario del país, porque les asegura a los trabajadores del neumático un aumento del salario real.
Esta conquista se logró con 5 meses de lucha del SUTNA, que fueron rematados con una semana de huelga general, derrotando a las patronales de FATE, Pirelli y Firestone.
Pero también derrotando al gobierno, a la oposición de derecha y a los grandes medios de comunicación, que siempre actuaron en favor de las empresas y demonizando al Sindicato.
Incluso cuando intervino la dirección de la CGT, que desde un inicio le dio la espalda al conflicto, fue para pedirle más dureza al gobierno contra el SUTNA. La lucha, en cambio, encontró apoyo en los sectores combativos del movimiento obrero, en la Unidad Piquetera y en el Polo Obrero.
El SUTNA ganó porque su dirección clasista, que en 2016 echó a la burocracia y recuperó el Sindicato, logró unir a todo el gremio y ponerlo en pie de lucha. Porque se valió del método democrático de la asamblea general tanto para definir el pliego paritario como para aceptar lo arrancado a las patronales luego de 5 meses de lucha.
Es por eso que marca un camino para todos los trabajadores. Demuestra que se puede unir a los trabajadores contra los atropellos patronales, echar a los burócratas sindicales y defender la democracia obrera.
El triunfo del SUTNA golpea la política de ajuste pactada entre el gobierno y el FMI, refuerza las luchas salariales que se vienen desarrollando en diferentes gremios y vuelve a plantear la necesidad de un paro nacional y un plan de lucha, por el triunfo de todas las luchas en curso.
Viva la lucha del neumático.

Partido Obrero – CSC

Por una Central independiente del gobierno del FMI

9 de noviembre, elecciones en la CTA-T: Votá Lista 6 Multicolor

04/10/2022

La enorme lucha de los trabajadores del neumático del SUTNA demuestra la necesidad de tener sindicatos y centrales independientes de los patrones y del Estado. 

El Sutna triunfó sobre las patronales, el gobierno que las apoyó durante los 5 meses de conflicto, y sobre la pasividad de la burocracia sindical de la CGT y la CTA de Hugo Yasky , ésta última haciendo campaña durante todo el conflicto en contra de la dirección combativa encabezada por Alejandro Crespo.

 Los trabajadores del SUTNA comenzaron y terminaron la lucha con asamblea general. Sus paros progresivos y movilizaciones se transformaron en una huelga general de ocho días cuando las poderosas empresas del sector pretendieron quebrarlos. Así conquistaron una paritaria 12 puntos encima de la inflación abriendo camino para toda la clase obrera.

La Lista 6 Multicolor  dará batalla a nivel nacional, de las provincias y de las regionales para recuperar la CTA-T al servicio de las y los trabajadores. La Lista 6 Multicolor presentó 23 listas, y miles de candidatas y candidatos.

La Lista 10, con el ajuste y amigos del embajador yanky

Los principales candidatos del oficialismo de la Lista 10 son Hugo Yasky y Roberto Baradel, protagonistas recientes de una visita vergonzosa a la embajada norteamericana, en la que discutieron con el embajador yanky “las tareas del movimiento obrero en el momento actual. Efectivamente, esta burocracia es  la más integrada al gobierno peronista que aplica el ajuste pactado con el FMI, es co- responsable de los salarios de pobreza de docentes, estatales, judiciales, trabajadores de la salud, de la precarización laboral que nos afecta y de la entrega de nuestras obras sociales y jubilaciones.  

La Lista 6 Multicolor con las luchas y contra el ajuste del gobierno del FMI

El contraste no podría ser mayor.

Yasky declara que las medidas de ajuste del súper ministro Sergio Massa son necesarias –las que discutió en Washington y con el embajador Stanley amigo de Yasky y Baradel-, y boicotean los reclamos de los trabajadores que dicen representar.

Los docentes de la multicolor, en cambio, en Santa Fe están en un plan de lucha con paros semanales de 72 horas, arrancados a la dirección de Sonia Alesso, que planteó que había que aceptar la miseria del gobernador  Perotti de un aumento que no supera el 77% frente a una inflación del 100 %; los sutebas multicolores hicieron dos parazos autoconvocados contra la dirección de Roberto Baradel porque de una punta a la otra de la escala salarial los docentes cobran salarios de pobreza;los docentes de Santa Cruz también con huelgas de 72 horas, y con procesos de lucha en Chubut, Neuquén y Entre Ríos.

La Lista Nacional de la 6 Multicolor está encabezada por Patricia Jure, secretaria gremial de Atén-Capital de Neuquén, a la cabeza de la lucha en esa provincia; Angélica Guiot, secretaria del Suteba Multicolor de Marcos Paz encabeza la Lista 6 Multicolor en la provincia de Buenos Aires, acompañada de Romina Del Plá como primera candidata a congresal, dirigentes del parazo multicolor bonaerense; Gabriela Meglio, secretaria adjunta de Amsafé-Rosario, encabeza la Lista 6 Multicolor de esa ciudad; Cristian Paletti, de la minoría de la dirección del Subte, Alejandro Lipcovich de la combativa Junta Interna del Hospital Garraham en lucha, y muchas y muchos otros que desafían la entrega de la burcracia ysakista.

En la Lista 6 Multicolor del país, de las provincias y de las regionales están las y los compañeras/os que encabezan las luchas contra el ajuste del FMI y por un salario inicial no menor a los 120 mil pesos actualizado por inflación.

Por un congreso de delegados de base que reconstruya la CTA al servicio de los trabajadores

Hugo Yasky anunció también que han decidido regresar a la CGT de los gordos, con la que rompieron en los años ’90 acusándolos de ser el “sindicalismo empresarial”. Se trata de una integración a la CGT por derecha, no para luchar contra su burocracia, sino porque coinciden con ella en lo esencial; no para luchar por una nueva dirección sino para ser parte de ella, cuando hace más de tres años que no mueven un dedo por las reivindicaciones obreras.

La Lista 6 Multicolor rechaza esta integración a la CGT y plantea la necesidad de un Congreso de delegados de Base de la CTA-T que decida el futuro de nuestra central al servicio de los trabajadores.

Te convocamos a apoyar nuestra lista, por un nueva dirección en la CTA T y en todo el movimiento obrero.

Coordinadora Sindical Clasista-PO

Tribuna Docente – Tribuna Estatal – Tribuna de Salud – Judiciales en lucha – Naranja del Subte

Apoyemos la lucha por trabajo y contra el hambre

Es necesario un paro nacional y plan de lucha contra el ajuste

27/09/2022

El movimiento piquetero independiente está dando una enorme lucha contra el hambre y la miseria. Por eso están haciendo una permanencia frente al Ministerio de Desarrollo Social. Denuncian que “no va mas” la situación que se vive en los barrios y reclaman respuestas urgentes.

No hay que confundirse, no es cierto que “no quieren trabajar”. Las organizaciones presentaron al gobierno un plan para crear un millón de fuentes de trabajo genuino en base un plan de vivienda y obra pública.

Pero el gobierno no quiere tomar esta medida. En lugar de resolver los problemas urgentes de los barrios, destina los recursos a subsidiar el dólar soja o al pago de la deuda externa.

El Ministro Zabaleta le niega la asistencia necesaria a los merenderos y comedores populares donde comen todos los días millones de familias humildes que no llegan a fin de mes.

Un punto fundamental que reclama el movimiento piquetero es la duplicación de emergencia del salario mínimo, que hoy está en 51.000 pesos, una miseria que condena a millones de trabajadores a vivir con la mitad de la canasta de pobreza. El ajuste contra los salarios y la inflación los padece toda la clase trabajadora.

Por último, reclama la apertura urgente de todos los programas sociales, porque el programa potenciar trabajo alcanza a 1.200.000 beneficiarios pero existen millones de desocupados más que deberían acceder. En el fondo, es necesario un seguro universal al desocupado para evitar caer en la indigencia.

Los que atacan al movimiento piquetero lo responsabilizan de los problemas que vive el país. Es al revés: los responsables de la situación social crítica que vivimos son el gobierno del Frente de Todos, el macrismo, los gobernadores y todo el régimen que nos viene gobernando con una política de saqueo en beneficio del gran capital. Son ellos, los políticos capitalistas, quienes deben rendir cuentas por la enorme crisis social del país.

La respuesta a los reclamos elementales de trabajo, asistencia alimentaria y seguro al desocupado son imprescindibles para sacar de la pobreza al pueblo.

Por eso, es necesario apoyar la lucha piquetera. Porque es la manera de enfrentar, en las calles, el plan de ajuste pactado por el gobierno y el Fondo Monetario, que está llevando nuevamente al país a una crisis sin salida.

La lucha piquetera empalma con la gran lucha de los obreros del neumático por su salario. Y con las luchas de docentes, marítimos, y muchos otros sectores contra el ajuste. Por eso es necesario que la CGT y la CTA rompan con el gobierno y convoquen un paro nacional y plan de lucha por estos reclamos.

Apoyemos al movimiento piquetero en la lucha por trabajo y contra el hambre.

Con las luchas populares y no con el FMI

Declaración de cara al Congreso Nacional de la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS) y la Juventud del Polo Obrero (JPO) del próximo 10/9.

23/08/2022

El Frente de Todos puso a la embajada yanki en la Rosada. Las declaraciones altisonantes de hace algunos años, del estilo “golpear a la derecha” y poner plata “en el bolsillo de la gente” entró en su etapa final abrazando al Council of Américas y con una oficina del FMI monitoreando lo que hace y deja de hacer el gobierno peronista. Los traidores se fueron con Massa. 

Los voceros que prometían investigar la “deuda de Macri” piden a gritos que las Universidades monitoreen los planes sociales, no para “ordenar”, sino para recortar, en un marco en el que más de un millón de pibxs perdió al menos una comida en los últimos años. 

Ninguna decisión de estas características tiene para mostrar un resultado “nacional y popular”. La inflación anual puede llegar al 100%, el acuerdo con el FMI no trajo estabilidad ni nada similar, la pobreza puede alcanzar el 50% antes de que termine el mandato gubernamental. 

La receta del ahora “Superministro” es austera en todo menos en su ortodoxia: tarifazos, devaluación, recorte fiscal para llegar a las metas del Fondo. Es decir, para los capitalistas todo, para les trabajadores y la juventud, nada. Ya comenzó con un decreto que recorta $128 mil millones que salen del Financiamiento Productivo, la Vivienda, la Educación (Conectar Igualdad), entre otros sectores. 

La vuelta de “la derecha” o la emergencia de figuras como Javier Milei o José Luis Espert, voceros del arancelamiento educativo y del “cárcel o bala” para la juventud más empobrecida, se inscribe en una crisis social y política que es responsabilidad de todos los que han gobernado, en particular del peronismo, que estuvo en la Rosada en 16 de los últimos 20 años. 

¿El Estado te cuida?

Resulta complicado pasar por alto el balance de un trasfondo político. Agrupaciones kirchneristas como La Cámpora y Patria Grande (La Mella) se jactaron durante mucho tiempo sobre la posibilidad de darle una perspectiva al “campo popular”, “desde adentro” del Estado. Ascenso social hubo solamente para ellos, que pusieron a sus cuadros políticos y juveniles a administrar una gestión ajustadora y fondomonetarista. 

No solamente lo hicieron con el gobierno: hoy en día, mientras el pueblo pasa hambre, festejan en sus redes sociales la integración a las secretarías de las facultades y gestiones que no dan becas, que no solucionan los problemas edilicios de la educación superior, que ajustan el salario docente. El arribismo puede tener marketing pero nunca será popular. 

Patria Grande en especial ha exclamado, en el último tiempo, que si no hay “algo” para “los sectores pobres” van a discutir “romper el Frente de Todos”. Es la línea que manifestaron Juan Grabois y Ofelia Fernández. No hay confesión más recalcitrante: no solamente porque evidencia de la manera más cruenta el mantenimiento y la cooptación en los sillones del Estado, sino también porque pide migajas para el pueblo mientras acepta sin chistar la entrega del país, peso a peso, dólar a dólar, al capital financiero internacional y al imperialismo. 

Si el “Estado está presente”, es solamente para ajustar y reprimir, como hizo el gobierno de Kicillof y Larroque con las familias de Guernica, para beneficiar a los dueños de los countries de la Provincia de Buenos Aires. De la “juventud maravillosa” a los defensores de corta edad del status quo. El silencio de Cristina hace ruido pero tiene un objetivo claro: sostener las resortes del poder frente a un gobierno que se derrumba. Busca ser la “capitana” de emergencia de un barco que saquearon. 

“Soy piqueterx señor…”

Del otro lado del mostrador, copando semana a semana la Plaza de Mayo y la 9 de Julio, se encuentra el renacer de un movimiento que conmueve a la Argentina. Bombo, repique, bandera, piquete y lucha. Las organizaciones de la Unidad Piquetera vienen haciendo lo que no hacen las centrales sindicales como la CGT y las CTA, cómplices del ajuste, y ponen arriba del debate que la crisis no la tienen que pagar los trabajadores. 

Frente al FMI y sus voceros políticos oficialistas y opositores, hay un pueblo que lucha. Corte de ruta, asamblea, todo para combatir el hambre y la pobreza. La juventud tiene, en su esencia, una impronta de lucha que la llevó a ser protagonista en el conjunto de las movilizaciones y rebeliones del continente (Chile, Ecuador, USA, Colombia). Es protagonista, hoy, del movimiento piquetero en toda la Argentina. Les estudiantes, ¿Cómo no vamos a estar ahí? ¿Cómo vamos a no ir con el pueblo que lucha? 

Hacer escuela

La pandemia y la crisis social se llevaron puesto el acceso de la juventud a la educación pública. Más de medio millón de chicos y chicas no volvieron a las aulas. El ajuste y el aumento de la pobreza en las niñeces y la juventud hace estragos: lo vimos en los últimos días con una niña en el barrio de  Barracas de CABA que perdió la vida por desnutrición. El ajuste alimentario de Larreta es porteño y es del país. 

El ajuste en las escuelas y en las Universidades se ve, como nunca, en el ataque al salario docente, que en el caso de la Universidad se encuentra en migajas y el gobierno y las gestiones quieren que vuelva a perder alrededor de 20 puntos contra la inflación. El peronismo y Cambiemos se ligan en esta política.

La derecha agita que los problemas educativos tienen que ver con “la política”, “la militancia”. Seguro no la de las Federaciones mayoritarias: ni la FUBA y FUA radical ni la FULP ni ninguna Federación kirchnerista está lejana a las política de la burocracia sindical de la CGT. No construyen ninguna instancia de deliberación, pero no por falta de capacidad, sino por la complicidad política de ser parte del gobierno, o una parte sustancial del régimen universitario (UCR) y la fuerza opositora que buscará postularse como mejor medida para el capital en 2023.  

Defender la educación implica el apoyo y la movilización a los docentes de AGD-UBA, a luchas como las de La Rioja y San Juan y a una movilización independiente de docentes y estudiantes. Eso es hacer escuela. 

Por un Movimiento Popular con Banderas Socialistas

Desde la UJS entendemos que la juventud tiene que estar con el pueblo que lucha y no con el FMI. Es una discusión incluso en el seno de la izquierda: no es metiendo más diputados ni lanzando candidaturas que podemos ser una alternativa política en la Argentina. Requiere estar en cada pelea popular y buscar construir un movimiento que supere el fracaso del conjunto del régimen político. Es más con el corte de ruta que pensando en los votos y eso para nosotros es clave. 

Nos encontramos en un momento excepcional. La crisis que padece el país no refiere a cosas que no se pudieron hacer o a la mala praxis: es la consecuencia de años y años de entrega al capital financiero internacional y del FMI, de todas las fuerzas que gobernaron en las últimas décadas y de aquellos que quieren repetir recetas con palabras diferentes. 

Esta situación está lejos de limitarse a las fronteras del país. El capitalismo no tiene nada para ofrecer más que guerras, hambrunas, destrucción ambiental, pandemias, ajuste y un sometimiento cada vez más cruento para quienes trabajan. La juventud no es ajena a lo que pasa en el mundo. Este llamamiento de la UJS y la JPO es a nivel internacional. Es cada vez más necesaria una movilización de todes les jóvenes del planeta, en función de una salida que se asiente sobre otras bases a las del capital. Es decir, una salida que levante las banderas socialistas, de la igualdad de las personas por las personas, del fin de la explotación, de una patria de la humanidad en la que se terminen los privilegios de unos pocos por el padecimiento de miles de millones. 

La juventud tiene que aportar a una salida. Eso implica poner el corazón y el cuerpo en la calle. La salida es piquetera y es socialista, en la medida en que el sistema capitalista en tiempos de descomposición es un yunque que no tiene más que malaria.

Una certeza nos acompaña: si el presente es de lucha, el futuro es nuestro. A nadie le regalaron nada: solamente del lado correcto de la historia se consiguieron las grandes hazañas de nuestro pueblo. 

Esta vez no será la excepción.

 

Declaración del FITU frente a la crisis nacional y la asunción de Sergio Massa

10/08/2022

Con la asunción de Sergio Massa, el gobierno prepara las condiciones para un nuevo salto en el ajuste contra el pueblo trabajador. Las medidas anunciadas hasta el momento van claramente en este sentido: mayores tarifazos, recortes al gasto público, congelamiento de la planta de los trabajadores estatales.

Todas las alas del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio, incluidos los llamados “libertarios” acuerdan con profundizar el ajuste contra el pueblo trabajador, y con una devaluación que ya está en marcha con la suba descomunal de la inflación y la consonancia del gobierno con los grandes empresarios remarcadores de precios y con el dólar “sojero” y otros “dólares especiales” a sectores patronales. Esa medida anunciada por Batakis fue acordada con el FMI en Washington, lo mismo que los anuncios posteriores de Sergio Massa. El Frente de Izquierda y de Trabajadores Unidad (FIT-U) plantea una salida opuesta, para que la crisis la paguen los capitalistas.

La crisis política al interior del oficialismo culmina con la entrega de superpoderes a un agente directo de la embajada norteamericana y del gran capital, con el apoyo del kirchnerismo y todas las fracciones del oficialismo y el aval explícito de la CGT y la CTA.

El Frente de Izquierda Unidad denuncia que el salto en la crisis inflacionaria y las medidas de mayor ajuste anunciadas por Massa con el aval del Presidente y Cristina Kirchner constituyen un nuevo golpe contra el pueblo trabajador. Congelamiento de vacantes y la imposibilidad de que decenas de miles de contratados precarios en el Estado puedan acceder a la planta permanente preparando sus despidos cuando culminen los contratos. Recortes presupuestarios y en la obra pública, tarifazos en los servicios y el transporte y depreciación salarial, son la antesala de medidas de ajuste aún mayor y la puesta en agenda de las reformas reaccionarias pendientes.

El peso de la deuda usuraria y fraudulenta en pesos, y en dólares arrastra al país a una nueva bancarrota. El pacto con el FMI potenció el endeudamiento, la inflación, el ajuste, el saqueo y la dependencia. Los llamados “mercados” (los bancos y el capital financiero) aprovechan para sacar una nueva tajada y se lanzaron durante los meses de junio y julio una corrida cambiaria para imponer una mega devaluación del peso oficial. La subida del “blue” y de los dólares financieros durante el mes de julio ya aceleró la inflación a niveles insostenibles.

Una mega devaluación del peso oficial implicaría un salto en la pulverización de los salarios, jubilaciones y planes sociales muchos de ellos hoy en la indigencia. Los ganadores serán los dueños del agronegocio, junto al resto de los exportadores, las automotrices a quienes les dieron retenciones cero, mineras, petroleras, las patronales que pretenden seguir licuando salarios y deudas, y los bancos. Mientras que el propio Alberto Fernández vociferaba contra los dueños del negocio agrario y movimientos sociales oficialistas se aprestaban a movilizarse a la Rural (algo que finalmente no realizaron), a la par y auspiciado por el FMI se preparaba un dólar especial para que los sojeros puedan multiplicar sus rentas a costa del erario público: esto es el prolegómeno de una devaluación en toda la línea.

Al igual que Batakis Massa anuncia un viaje a Washington a consensuar sus medidas con el FMI. El poder político del gobierno depende casi en su totalidad del arbitraje del FMI y los llamados “mercados”.

En ese contexto, el profundo cambio de gabinete con el superministro Massa como eje, es un intento de cerrar una crisis al servicio de generar confianza en el establishment y los usureros externos. Una vez más, un cambio de esta magnitud, se hace  por la decisión de un puñado de dirigentes a espaldas del pueblo. Demostrando el carácter antidemocrático de este régimen capitalista.  Es hora de cambiar y que los trabajadores y sectores populares decidan democráticamente la salida a la crisis.

Massa es tal vez la última carta que le quede a un gobierno que lejos de haber venido a recomponer lo perdido durante el macrismo, profundizó la pulverización de los salarios y jubilaciones, aumentó la miseria y apoyado por la derecha de Juntos por el Cambio, rubricó un pacto colonial con el FMI.

En la coalición oficialista se terminó de blanquear que el kirchnerismo -que cacareaba contra el FMI mientras habilitaba en el Congreso que se votara el pacto colonial-, no sólo no tenía ningún programa alternativo, sino que ahora se compromete abiertamente a un mayor ajuste.

Por ello, llamamos a todos los trabajadores y jóvenes que confiaron en que este gobierno venía a cambiar las políticas del macrismo y hoy están buscando otro rumbo a movilizarse con nosotros para frenar el ajuste y a sumarse a fortalecer a la única coalición política que plantea la independencia política de las y los trabajadores y sostiene una alternativa al ajuste: el Frente de Izquierda Unidad

Las conducciones de la CGT y las CTA son también responsables de que el pueblo trabajador llegue en este estado a un nuevo golpe contra su nivel de vida. Fueron un punto de apoyo de todo el ajuste de Macri y de Alberto Fernández. Ahora cuando la crisis se profundiza y el pueblo asiste al aumento exponencial de los precios de los alimentos y productos de primera necesidad salieron rápidamente a celebrar la designación de Massa como superministro y los cambios en el gobierno y, en ese marco, convocan a una marcha el 17 de agosto. Exigimos a las centrales que rompan con el gobierno y convoquen a un paro nacional que sea el inicio de un plan de lucha por un inmediato aumento de salarios, jubilaciones y planes sociales al valor de la canasta familiar y derrotar el plan de ajuste del gobierno y el FMI. E impulsamos la recuperación de los sindicatos como herramientas de lucha de la clase trabajadora contra la burocracia sindical. Ese mismo 17 de agosto participaremos en la convocatoria alternativa a la de la burocracia sindical realizada por el Plenario del Sindicalismo Combativo, para apoyar todas las luchas en curso y plantear un programa de salida a la crisis de las y los trabajadores.

Desde otros sectores del oficialismo promueven un “salario básico universal” de 14.000 pesos, una suma de indigencia que consolida un nuevo piso salarial de hambre y busca condenar a millones de trabajadores a un porvenir sin acceso al trabajo genuino ni derechos laborales. El proyecto impulsado por Cristina Fernández en el Senado llegaría solo a 1.700.000 personas, cuando son más de 14 millones quienes necesitan un ingreso que alcance.

Frente a la política de las coaliciones políticas patronales del ajuste y la complicidad de la burocracia sindical, el pueblo trabajador no se queda inmóvil. El movimiento piquetero combativo viene llenando las calles en su lucha por sus reivindicaciones más elementales, y protagonizó una nueva gran jornada el 28 de Julio. Los trabajadores del neumático y su sindicato, el SUTNA protagonizan una durísima lucha contra las patronales por recomposición salarial y para que se les reconozca el pago del 200 por ciento de las horas que trabajan los fines de semana, poniendo en cuestión al convenio sellado por la burocracia y las grandes patronales del rubro durante el menemismo. A los paros docentes de San Juan y La Rioja, se sumaron los maestros de Mendoza, Rio Negro y Chubut, con huelgas y masivas movilizaciones para exigir la recuperación salarial.  Lo mismo sucede con las y los trabajadores de la salud de Jujuy y Río Negro y los vitivinícolas autoconvocados de Salta y Mendoza. La tarea de la hora es la intervención de la clase trabajadora en la crisis.

Denunciamos la criminalización de las luchas que avanza en todo el país, fuertemente instigada por la campaña de Cristina Kirchner contra el movimiento piquetero independiente, con causas contra dirigentes y compañeros de diferentes organizaciones. Reclamamos la anulación de las condenas a Cesar Arakaki y Daniel Ruiz, la absolución de todos los luchadores populares y el cierre de todas las causas.

El FITU apoya incondicionalmente estas luchas. Llamamos a los trabajadores a exigir un paro nacional y plan de lucha, en unidad entre ocupados y desocupados para derrotar el conjunto del plan del gran capital y sus representantes políticos. Y a debatir e impulsar una salida alternativa.

Que los salarios, las jubilaciones y los planes sociales se ajusten mensualmente según la inflación.

Que nadie gane menos del valor de la canasta familiar.

Por un seguro universal al desocupado equivalente al costo de una canasta básica. Por la apertura de los programas sociales, por un bono de $20.000 para quienes reciben planes sociales.

Basta de tarifazos. Nacionalización de todo el sistema energético y del conjunto de las empresas privatizadas bajo control de los trabajadores.

Por la ruptura con el FMI y el no pago de la usurera y fraudulenta deuda externa para destinar los recursos nacionales a resolver las necesidades populares urgentes.

Por el reparto de las horas de trabajo entre ocupados y desocupados, por la reducción de la jornada laboral a 6 horas sin reducción salarial. Por un plan nacional de obras públicas bajo control obrero y popular para construir un millón de viviendas populares que de trabajo a 4 millones de desocupados.

Por un sistema bancario nacional único bajo el control de los trabajadores, para evitar las fugas de divisas, resguardar los ahorros y que el ahorro nacional esté disponible para créditos baratos hipotecarios y a los pequeños comerciantes, y financiar el plan de obras públicas. 

Por el monopolio estatal del comercio exterior, para evitar que un oligopolio privado de exportadores maneje a su antojo la rendición de las cosechas y vendan los alimentos a precios internacionales, y resguardar así las divisas para un desarrollo nacional en manos de la clase trabajadora. Por la estatización de todos los puertos privados bajo el control de los trabajadores.

Estas medidas deben ser parte de un plan económico obrero y popular y un programa integral que sólo podrá ser desarrollado integralmente imponiendo con la lucha y la organización un gobierno de las y los trabajadores.

Abajo el ajuste. Fuera el FMI. Viva la lucha de la clase trabajadora. Por una salida obrera a la crisis. Que la crisis la paguen los capitalistas.

Este 17 de agosto marchemos con el sindicalismo combativo a Plaza de Mayo y en todo el país

 

FRENTE DE IZQUIERDA Y DE TRABAJADORES UNIDAD (FITU)

Todo el apoyo a la lucha del SUTNA

19/07/2022

Los trabajadores del neumático llevan casi cuatro meses de intensa lucha. Llevan más de una docena de paros generales, movilizaciones y acciones de lucha de todo tipo.

Reclaman un aumento salarial por encima de la inflación y el pago de las horas de trabajo habitual de fin de semana al 200%. Su lucha es por una recomposición salarial luego de años de entrega de la anterior conducción burocrática del gremio.

La organización colectiva de los trabajadores es un ejemplo de lo que se puede conquistar con la recuperación del sindicato por los trabajadores. Las asambleas generales del gremio, por fábrica y por sectores, la deliberación obrera en cada rincón de las plantas ha dado como resultado una enorme unidad y conciencia de todos los trabajadores.

En el momento donde un supervisor agredió físicamente a un delegado de la fábrica Pirelli, todas las fábricas realizaron asambleas, paros y movilizaciones en repudio a lo sucedido, exigiendo inmediatas respuestas a todos los reclamos.

En el transcurso de esta histórica lucha las patronales han obtenido nuevos beneficios del gobierno y aún así continúan negando los reclamos más elementales de los trabajadores. Dada la profundidad y tenacidad de la lucha de los compañeros del neumático, han intervenido directamente los ministros de trabajo y producción del gobierno nacional. Su intervención muestra a un gobierno que es incapaz de resolver ni el más mínimo reclamo de los trabajadores. Su política es garantizar el pago al FMI y defender las ganancias de los capitalistas.

En oposición a esto, cada acción pública de los compañeros del Sutna ha estado acompañada fuertemente por las organizaciones independientes de trabajadores ocupados y desocupados que se organizan por sus propias reivindicaciones junto a esta enorme lucha. Esta unidad entre trabajadores ocupados y desocupados es una de las claves fundamentales para enfrentar el ajuste del gobierno y el FMI y llevar cada lucha a la victoria. Cómo señalan los compañeros del Sutna, construir un futuro para la familia obrera.

La Coordinadora Sindical Clasista y el Partido Obrero, junto al Polo Obrero y todas las agrupaciones clasistas y antiburocráticas redoblamos el esfuerzo en apoyo a los compañeros del Sutna y todos los trabajadores del neumático. La victoria de los compañeros será un ejemplo de la potencia de los trabajadores organizados y la lucha por una nueva dirección en todos los sindicatos que se encuentran en manos de la burocracia sindical.

Llamamos a todos los trabajadores a organizarse y brindar el mayor apoyo a los trabajadores del neumático. De principio a fin de esta lucha histórica, con los compañeros y sus reivindicaciones. Compañeros. Unidos y adelante por el triunfo de su lucha.

Coordinadora Sindical Clasista – Partido Obrero

Aportá al Partido Obrero por la construcción de un movimiento popular con banderas socialistas

13/07/2022

Asistimos a un panorama cada vez más profundo de descalabro económico y social, y un gobierno cada vez más debilitado, a medida que profundizó las políticas dictadas por el FMI, que se expresan en una caída del salario, de las jubilaciones, de más inflación y crecimiento de la pobreza. Alberto Fernández y Cristina Kirchner, primero con Guzmán, y ahora con Batakis, son los que impulsan las medidas que colocan a las masas populares en una situación cada vez más desesperante.

Pero también en este periodo asistimos a un crecimiento de las luchas protagonizadas por un movimiento piquetero independiente, que lleva adelante una acción de lucha y organización entre los trabajadores y en los barrios más oprimidos del país. El reclamo de trabajo genuino, de mayor atención a las familias pobres y a los comedores populares resuena desde hace meses en nuestro país de la mano de las movilizaciones, acampes y protestas que lleva adelante el movimiento piquetero, y que protagoniza la lucha más destacada contra los planes de hambre del gobierno autodenominado “nacional y popular”. Este proceso de organización es el que principalmente enfrenta los planes del gobierno y fue eje de sus ataques, porque desnuda que los únicos que están pagando la crisis son los sectores populares y de trabajadores.

Impulsamos que se organice un paro nacional y un plan de lucha discutiendo en los sectores combativos del movimiento obrero y planteándoselo a las centrales sindicales, donde sus direcciones hacen oídos sordos a la situación en los lugares de trabajo y no levantan un dedo en defensa del salario y las condiciones de trabajo. Por eso también convocamos activamente a la solidaridad con la lucha en defensa del salario que están llevando adelante los trabajadores del Sutna (neumático), con paros y movilizaciones, y que empuja al movimiento obrero de conjunto a disponerse a la lucha mientra la burocracia propone que conformarse con lo que hay.

Ante el agotamiento del gobierno, y su perspectiva ”nacional y popular” planteamos la construcción de un movimiento popular con banderas socialistas. El peronismo en el gobierno fracasó (otra vez). Tomemos en nuestras manos la creación de un movimiento independiente, orientado por los trabajadores, que coloque en la agenda los principales intereses de los explotados en defensa del salario, las jubilaciones, el trabajo genuino y las condiciones de vida del pueblo trabajador. Es momento de construir una salida desde la independencia política de los trabajadores.

El Partido Obrero y el Polo Obrero son atacados por ser los principales promotores de la lucha contra el ajuste del gobierno y el FMI. Pretenden criminalizar a quienes luchamos contra el hambre y la miseria. 

No nos financian empresas, ni sectores del aparato estatal. Por eso podemos mantener nuestra independencia política. Pedimos el aporte de cada compañera y compañero, ya que sostenemos nuestra actividad cotidiana con el aporte de miles de trabajadores, jóvenes y mujeres en forma voluntaria, para destinar esos recursos a la lucha por construir una salida en favor de los intereses históricos de la clase obrera. 

Les llamamos a aportar en esta perspectiva.