Larreta quiere reabrir escuelas en el peor momento

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

El Jefe de Gobierno de la Ciudad ya fijó la vuelta a la presencialidad escolar en pleno pico de contagios. Con cifras que alcanzan casi los 40.000 casos por día, el gobierno de la Ciudad ya anunció que el cierre de las aulas durará estos tres días hábiles para volver a las escuelas el lunes 31/5.

¿Qué criterio sanitario sostiene esta medida? Ninguno. No hay condiciones para sostener esta apertura en un distrito de alerta epidemiológica que tiene más de tres mil casos por día. Nada indica que la semana que viene estemos mejor que ésta.

A la situación epidemiológica se le suma el fracaso del plan de vacunación. En CABA, por ejemplo,  sólo alcanzó al 14% de los docentes, que recibieron en su enorme mayoría una sola dosis.

Mientras tanto, el gobierno de la Ciudad impulsa esta semana un “apagón educativo”, negándose a dictar clases “a distancia”. Por un lado, esta decisión busca “presionar” para la apertura de escuelas. Por otro, revela un fracaso de la política educativa de la Ciudad, que luego de no haber invertido un peso en condiciones de conectividad y de haber recortado 371 millones del Plan Sarmiento admite que no tiene condiciones para garantizar esta modalidad.

Las críticas a Larreta del peronismo porteño no son más que demagogia. Lo demuestra que al día de hoy el gobierno de Alberto Fernández y Nicolás Trotta entregó luego de un año y tres meses de pandemia sólo 120.000 computadores, cuando hay 6 millones de jóvenes con problemas de conectividad. También que en las provincias en las que gobiernan (como Santa Fe) mantuvieron la presencialidad, colapsaron el sistema de salud y no tomaron ninguna medida para sostener la educación a distancia.

La deserción estuvo a tono con esta política: uno de cada cuatro estudiantes bajo la línea de pobreza en la Ciudad y el país se quedó afuera de la cursada por no tener un dispositivo o no disponer de internet. Colaboran con esta situación los innumerables rechazos y obstáculos para adquirir la Beca Progresar que imponen el ANSES y el gobierno nacional. Importa más el ajuste que la educación.

Como si esto fuera poco, Larreta suspendió esta semana la entrega de las canastas alimentarias ni arbitró otros medios para distribuirlas.

En este contexto, poner a circular a millones de personas la semana que viene para sostener la apertura escolar pone miles de vidas en peligro. Con el discurso falso de “las escuelas no contagian”, esta política ya se cobró la vida de 16 docentes por covid.

Desde Tribuna Docente, la Juventud del Polo Obrero (JPO) y la Unión de Juventudes por el Socialismo (UJS) rechazamos esta apertura sin criterio y exigimos que las clases se lleven adelante de forma virtual, con la respectiva inversión para garantizar esta modalidad para todas las escuelas de la Ciudad.

-Suspensión de la presencialidad escolar en alerta sanitaria.

-Computadoras y WiFi libre para poder estudiar. Garantía de la modalidad virtual en este contexto.

-Vacunación para todos los docentes

-Aumento de la Beca Progresar a 10.000 para todos quienes la pidan

-Sostenimiento de la canastas alimentarias en todas las escuelas de la Ciudad

.