Producimos vacunas pero se las llevan

Tenemos un plan para garantizar la provisión de vacunas para todos
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

En Garín, provincia de Buenos Aires, el laboratorio mAbxience, propiedad del empresario Hugo Sigman, produce millones de vacunas de la empresa Astra Zeneca mensualmente.

Esas vacunas se envían a México para ser envasadas y debían volver a Argentina. Pero la empresa, asociada con el empresario mexicano Carlos Slim, está incumpliendo los acuerdos de provisión y no entrega las dosis envasadas,  ni aquí, ni en México, argumentando problemas de falta de insumos.

En cambio, el propio Sigman reconoció haber desviado una carga de vacunas a los Estados Unidos, para ser envasadas allí. Ninguna ha vuelto para ser aplicada en la Argentina. La misma empresa, Astra Zeneca, ocultó 29 millones de dosis de vacunas en Italia, para ser enviadas irregularmente al Reino Unido.

Referentes del campo médico y científico en la Argentina reclaman que la vacuna se envase aquí, acondicionando las instalaciones estatales del Laboratorio de Hemoderivados de la UNC o el Instituto Biológico Tomás Perón de La Plata y otros centros privados.

Pero el gobierno no avanza en esta dirección, a pesar de que Sigman incumple los contratos y solamente proveyó 590.000 vacunas de las 22 millones acordados. Se debe convocar urgente a un comité científico para trabajar en el envasado en la Argentina.

El reparto de la vacuna no sigue ningún criterio sanitario, sino que está determinado por el lucro de los monopolios privados. Primero de las farmacéuticas que lucran a costa de las patentes. Los estados imperialistas acaparan las dosis. Luego, cuando se distribuyen, se privilegia a los amigos del poder. Es el reflejo claro del régimen capitalista, para el cual la salud de la población es un negocio empresarial.

Mientras tanto, la segunda ola va en aumento, y nuevas cepas se expanden en la Argentina, agravando el riesgo para la población.

Pero los adultos mayores y la población con factores de riesgo siguen, en la mayoría de los casos, sin vacunas. Lo mismo los docentes, el personal esencial de comercio y transporte e incluso parte del personal de salud.

Ante esto planteamos: 1. Declarar de utilidad pública el laboratorio mABxience, proceder a su intervención garantizando la continuidad y la ampliación de la producción; 2. Prohibir la exportación del principio activo de Astra Zeneca; 3. Proceder a completar el envasado de la vacuna en territorio nacional, afectando para ello todos los recursos técnicos y científicos disponibles en el país, sean públicos o privados; 4. Realizar un registro de todos los de laboratorios públicos y privados que puedan contribuir a la producción de la vacuna e insumos sanitarios para el combate del covid; 5. Liberación de las patentes de todos los remedios, vacunas e insumos para el covid.

A través de esta medida podemos garantizar tanto abastecer la demanda local como colaborar significativamente con nuestros países hermanos de la región.

Súmate a esta campaña, dejá tu firma y apoyá las acciones que está realizando el Frente de Izquierda en todo el país por este objetivo.

Partido Obrero – Frente de Izquierda

.