La Pampa

31/07/2021

Las elecciones generales del 14 de noviembre tendrán lugar luego de una dura derrota del gobierno de los Fernández. Los motivos de esa derrota son claros: quienes venían a terminar con la “herencia macrista”, acentuaron el ajuste contra el pueblo trabajador. Bajo este gobierno aumentó la pobreza, la indigencia, la precarización laboral, se hundieron los salarios y las jubilaciones. En simultáneo, se enriquecieron los bancos, los agroexportadores, las empresas de telecomunicaciones y las alimenticias, entre otras.

La misma Cristina Fernández, luego de las PASO, admitió el ajuste contra el pueblo. Pero la crisis de gobierno y el recambio de gabinete que la vicepresidenta forzó, no se hizo para terminar con el ajuste, sino para reforzar el ala derechista, antiderechos y represiva de la coalición oficial. Por eso, el ministro “fondomonetarista” Martín Guzmán continúa en el gobierno y se sumaron el anti derechos Juan Manzur y Aníbal Fernández, para reforzar la orientación represiva de Sergio Berni, el actual Ministro de Seguridad. De acuerdo a sus antecedentes, el nuevo gabinete refuerza los lazos con la burocracia sindical de los mismos “gordos” que pactaron la reforma laboral y previsional con Macri. El resto, moyanistas y yaskistas, hacen seguidismo de este rumbo.