Salud

La pandemia de Covid puso al desnudo como nunca la crisis del sistema de salud en Argentina. Se puso en evidencia que es imposible resguardar integralmente la salud si está orientada en base a criterios empresariales o achique de las cuentas públicas.
Sufrimos décadas de vaciamiento y privatización del sistema de salud, que son responsabilidad de quienes gobiernan y gobernaron.
El acuerdo del gobierno con el FMI que votaron el Frente de Todos y Juntos por el cambio en el Parlamento agravará esta situación con nuevos recortes presupuestarios. Es necesaria una lucha para rescatar la salud pública, algo que afecta tanto a sus trabajadores y trabajadoras específicos, como a la población usuaria en general.
Anterior
Siguiente

Un sistema de salud fragmentado

Los recursos no solo son insuficientes. Ese problema fundamental se combina con la completa fragmentación del sistema de salud. En vez de organizarse por criterios sanitarios, predomina la búsqueda de lucro privado.

El colmo de esta situación lo vimos durante la pandemia, cuando cerraron decenas de clínicas perfectamente operativas, incluso con camas de terapia intensiva y personal altamente calificado. La necesidad social de ampliar la capacidad sanitaria en un momento tan dramático como una pandemia se chocaba de frente con las reglas del mercado capitalista. 

 

DIFUNDIR

Un sistema de salud fragmentado

Personal de salud exhausto, precarizado y mal pago

Otro aspecto que evidenció la pandemia es el carácter irremplazable del personal de salud. Los respiradores son necesarios, pero sin profesionales operándolos de poco sirven. Los sucesivos gobiernos han descalificado las tareas de salud. 

*En salud es moneda corriente tener dos y hasta tres trabajos para llegar a fin de mes. 

*El personal en formación (residencias) sostiene numerosos servicios de salud con jornadas extenuantes, sin descanso, sin respetar derechos laborales y hasta sin salario (concurrencias)

*Muchas profesiones son discriminadas, pues no reconocen sus títulos oficiales en la carrera, como enfermería en la CABA

*Buena parte del personal médico y la inmensa mayoría de prestadores son monotributistas, careciendo de derechos laborales básicos

Sólo un sistema enfermo como el capitalismo puede pretender que un trabajo tan delicado como el arte de curar y cuidar se realice en condiciones de agotamiento físico y mental. Esta situación también ocurre bajo el peso del lucro: cuanto más se achaten los salarios públicos, menos puede pagar la “competencia” del privado

 

DIFUNDIR

Planteamos

Conocé a las y los candidatos que defienden estas propuestas:

Otros temas:

Sumarse / Colaborar