Salud

La salud pública ha sido uno de los principales ejes de ataque de la política de Macri, los gobernadores y el FMI.

Solo a modo de ejemplo, el presupuesto 2019 que avaló la política del FMI redujo drásticamente las partidas en salud.

La desaparición del Minsiterio de Salud para su transformación en Secretaría, es la expresión gráfica de esta política.

AHOGO PRESUPUESTARIO

Con presupuesto insuficiente se ha desarrollado un sistema según el cual los hospitales recaudan recursos propios.

Mediante el cobro a obras sociales o incluso aranceles al público, en determinados casos, se genera una presión hacia dentro de las instituciones para hacer "cosas que recauden" desnaturalizando completamente su función. Al mismo tiempo la coexistencia del sistema público y privado genera una presión para que el público se recorte, en la medida que ciertos estudios y prácticas solo se harán cobrando, como se ve en lo referido a imágenes y otros estudios.
Las consecuencias del ahogo presupuestario sobre las condiciones de vida de la población aparecen a la vista: un incremento en la desnutrición –principalmente entre los niños-, aumento de casos de enfermedades de trasmisión sexual (triplicación de los casos de sífilis) por las nulas políticas para su prevención o tratamiento, recurrentes casos de rebrotes de enfermedades erradicadas o controladas vuelven a surgir como han sido los casos de hantavirus, dengue, o gripe A. Por otro lado enfermedades vinculadas a las pésimas condiciones habitacionales como el mal de chagas no se han podido erradicar.
Pero este vaciamiento en salud no es patrimonio único del macrismo: muchos de estos padecimientos para las poblaciones se dan en provincias gobernadas por el peronismo.

SALUD PÚBLICA Y PRIVATIZACIÓN

Esta ofensiva forma parte de un plan más vasto que pretende continuar con la mercantilización de la salud y su progresiva privatización.

La falsamente llamada “Cobertura Universal de la Salud” es el plan del FMI y el Banco Mundial para engrosar las ganancias de las medicinas privadas y los laboratorios, a costa de la salud de la población. Pretende liquidar la concepción del hospital universal, público y gratuito que existe en la Argentina que si bien está cada vez más deteriorado se puede mantener por la calidad y el esfuerzo de sus trabajadores.
Su correlato entre los trabajadores de la salud tiene implicancias similares: desfinanciamiento de la salud pública que se traduce en despidos –con casos emblemáticos como en el Hospital Posadas- y en el deterioro de las condiciones de trabajo en general, como es la falta de insumos y medicamentos necesarios para atender, la incapacidad de dar abasto a los turnos solicitados y la discriminación laboral hacia las enfermeras. Los residentes los hospitales nacionales cobran salarios por debajo de la canasta familiar y el gobierno nacional tanto como los provinciales violan las leyes laborales más elementales sometiéndolos a jornadas de hasta 64hs semanales mientras que los concurrentes directamente no cobran y atienden sin ART ni seguro de mala praxis.

LAS LUCHAS POR LA SALUD PÚBLICA

La burocracia sindical, que debiera enfrentar estos ataques, tiene sus propios intereses.

No sólo la defensa de las prebendas en los hospitales para perpetrarse al frente de los sindicatos, sino además el control de las cajas de las obras sociales, que acompañan el vaciamiento general de la salud ofreciendo cada vez menos cobertura y con la perspectiva de reducirla aún más con la Agencia de Evaluación de Tecnología de la Salud.´
Desde el Frente de Izquierda Unidad hemos combativo esta política, en la calle y desde nuestras bancas. Fuimos participes de cada lucha de los trabajadores y usuarios de la salud pública contra todo ataque llevado adelante por los distintos gobiernos y planteando la unidad de todos los trabajadores de la salud pública sin distinción de gremios o profesiones. También hemos colaborado con proyectos de ley –como las 6 hs. en enfermería, el pase a la carrera profesional de diversos licenciados, la jornada laboral residentes y concurrentes- y denunciado en tiempo real cada uno de estos atropellos.

Proponemos

> Nacionalización del sistema de salud y triplicación del presupuesto.

> Abajo la “falsa” Cobertura Universal de la Salud. Por un verdadero sistema público de salud, universal y gratuito, bajo control de los trabajadores. Sin restricciones y con cobertura total para todo el que lo solicite.

> Por un salario mínimo igual a la canasta familiar para todos los trabajadores de la salud. Basta de discriminación laboral: carrera profesional para enfermería en todo el país, salario, ART y seguro para los residentes.

> No al 5x1 en la Ciudad de Buenos Aires. No al cierre de hospitales.

> Por una Salud Mental que atienda las necesidades de los pacientes y de los trabajadores de esos establecimientos.

Conocé nuestras propuestas
sobre otras temáticas:

VIVIENDA

MEDIOAMBIENTE

MUJER Y DISIDENCIAS

DEUDA

EDUCACIÓN

JUVENTUD

Si estás de acuerdo

Conocé al
Frente de Izquierda