Jubilados

El retroceso en los haberes jubilatorios es de características históricas. La jubilación mínima está en $22.000 y la canasta mínima jubilatoria está $ 65.000
En la campaña electoral el gobierno prometió un aumento del 20% a los jubilados. Fernández ganó, pero el aumento se transformó en recorte y la especulación financiera siguió creciendo.
Con la ley de Fernández, perdieron los jubilados y ganó el FMI que impuso recortes en los haberes jubilatorios en los que se basa el “ahorro” en las cuentas públicas para que el gobierno les pague las deudas.
Anterior
Siguiente
Jubilaciones de miseria

Jubilaciones de miseria

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

Alberto Fernández dijo en la campaña electoral que en caso de ganar las elecciones, aumentaría las jubilaciones para que recuperen lo perdido bajo el macrismo.

Los recursos saldrían de la especulación financiera, principalmente de las Leliqs. Hoy, la jubilación mínima, $22.071, representa un 30% de la canasta mínima jubilatoria y de la canasta de pobreza, en torno a los $65.000 en mayo de 2021. Los bonos de $1.500 por tres meses, además de no ser universales, significan $50 diarios. Una miseria. ¿Y el capital financiero?: viene de recibir nuevos bonos de deuda atadas a la inflación.

 

DIFUNDIR

La ley jubilatoria de Fernández

En 2020, y a escondidas el mismo día que se aprobaba la conquista del aborto legal, el Congreso aprobó la nueva ley jubilatoria. Al contrario de las promesas de campaña y siguiendo los lineamientos de un acuerdo con el FMI, en su “nueva movilidad” el gobierno “desindexó” las jubilaciones.

La fórmula votada, basada en 50% de aumento salarial y 50% por recaudación, fue para que los jubilados pierdan ya que los dos parámetros van a la baja. Con esta ley, las jubilaciones reciben un porcentaje mínimo y se alejan cada vez más del salario diferido que es el verdadero concepto y conquista de la jubilación y la movilidad que debería ser automática y vinculada a los sueldos o a la inflación, lo que dé mejor.
Como consecuencia, en lugar de recomponer, la desvalorización de los haberes jubilatorios ha seguido una marcha sistemática. Al 19,5% de pérdida durante el gobierno de Macri, se suma la de Fernández de 2020, lo que va de 2021 y la que se consolidará mientras rija esta nueva movilidad regresiva armada para garantizar los superávits de las finanzas públicas.

 

DIFUNDIR

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
La ley jubilatoria de Fernández
Contra los jubilados no hay grieta

Contra los jubilados no hay grieta

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

La reducción “del gasto” en las jubilaciones del 6% es la base sobre la cual se achicó el déficit fiscal, tal como han exigido las negociaciones con el FMI. En este punto no hubo encontronazos dentro del gobierno y tampoco con la derecha macrista porque el contenido estratégico de reducir el “gasto” fiscal a expensas de los jubilados lo comparten por completo.

El macrismo valoriza su reforma previsional ante la movilidad confiscatoria de Fernández. Pero con ambas los jubilados perdieron. Oficialismo y oposición comparten la orientación de convertir a la jubilación en una asistencia de miseria, como lo demuestra su política en la materia e infinitos informes económicos que dicen “que el sistema no es sustentable”. Es mentira, los gobiernos utilizan los aportes de los trabajadores para financiar al Estado y no al revés. Reducen los aportes patronales para beneficiar a los empresarios y destinan la plata de los jubilados a los acreedores internacionales. La situaci

 

DIFUNDIR

Planteamos

Conocé a las y los candidatos que defienden estas propuestas:

Otros temas:

Sumarse / Colaborar