Hipotecados uva

El descongelamiento abrupto de las cuotas de los créditos de vivienda UVA, en febrero de 2021, llevó a un aumento mensual de las mismas impagable. Desde que fueron lanzados en 2016 acumulan un aumento del 500%. Hoy, 100.000 hipotecados están en peligro de quedar en la calle.
Como confesó rápidamente su propio ministro de Hábitat Ferraresi, Alberto Fernández mintió cuando en la campaña electoral prometió resolver esta verdadera estafa macrista. Privilegia el beneficio de los bancos.
El Frente de Izquierda plantea terminar con la usura de los bancos y establecer un sistema de indexación que no supere el 50% del Índice de Variación Salarial ni el 25% del ingreso familiar
Anterior
Siguiente
Un negocio para los bancos

Un negocio para los bancos

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

El sistema UVA no se trata de un acuerdo entre banqueros y deudores, sino de un enorme negociado contra de los trabajadores: las cuotas se indexan, los salarios no.

Los deudores quedan a merced de los bancos y de especuladores inmobiliarios. Se calcula que por la inflación acumulada, los deudores deben pagar ajustes superiores al 50% cuando los salarios perdieron frente a la inflación. Las diferencias en los valores de las cuotas surgidos por el congelamiento que rigió en 2020 serán abonados al finalizar el crédito y siempre calculadas a valores UVA. Las “soluciones” que ahora baraja el gobierno pasan por recalcular las cuotas renegociando los plazos, pero nunca tocar los intereses de los bancos. Los créditos hipotecarios no pueden ser nunca un negocio para los bancos.

DIFUNDIR

Anulación del UVA

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

Los hipotecados UVA son prisioneros de la especulación inmobiliaria y de la inflación.

Es mentira que solo un pequeño porcentaje está en mora. Como las cuotas se descuentan compulsivamente de los salarios, las deudas y el ajuste de los ingresos de los hipotecados se acumulan en otros rubros. El sector inmobiliario plantea que los hipotecados UVA se desprendan de la propiedad adquirida, vendiéndola en el mercado a un precio inferior: se trata de una estafa que busca consolidar la posición de los especuladores sobre la base del quebranto económico de miles de familias.

El sistema UVA debe ser anulado. En 2019, Romina Del Plá, presentó un proyecto en el Congreso que plantea la anulación del sistema UVA y defiende la defensa del derecho a la vivienda de los trabajadores en contraposición al beneficio de los bancos. El Frente de Izquierda plantea en su proyecto que el valor de las cuotas mensuales no puede ser indexado más allá del 50% del Índice de Variación Salarial ni superar el 25% del ingreso familiar. A su vez limita el saldo total de la hipoteca a multiplicar esta cuota reducida por las que falten pagar, y compensa los sacrificios ya realizados por los deudores, estableciendo que se deberán descontar del valor total del capital adeudado el valor total de las UVAS pagas hasta la fecha. El proyecto tiene un capítulo especial para los afectados por el Procrear Joven, que se encuentran hoy entre los más golpeados, y establece para futuros créditos hipotecarios cuotas ajustadas a ingresos del grupo familiar.

 

DIFUNDIR

Anulación del UVA
Crisis habitacional sin precedentes

Crisis habitacional sin precedentes

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter

El problema de la vivienda hipotecada con créditos indexados hay que analizarlo en el contexto de una crisis habitacional sin precedentes.

Los inquilinos están en una situación desesperante por el aumento de los alquileres, mientras que los sectores desocupados son desalojados de sus lugares para beneficio de la especulación inmobiliaria, represión mediante como en Guernica. Esta crisis habitacional es responsabilidad de todos los que gobernaron en las últimas décadas.

Es necesaria la unidad de acción y de lucha de todos los trabajadores ocupados y desocupados en defensa del derecho a la vivienda. Solo con un programa de los trabajadores podemos darle una salida a esta situación. Basta de banca usuraria, nacionalización de la misma sin pago y bajo control de los trabajadores. Por una hipoteca justa, predecible y pagable, que no supere el 25% del ingreso familiar. Por verdaderos planes de vivienda populares, ejecutados por el Estado y bajo control de los trabajadores.

 

DIFUNDIR

Conocé a las y los candidatos que defienden estas propuestas:

Otros temas:

Sumarse / Colaborar
Prensa Obrera
Loading RSS Feed