A 15 años del fusilamiento Carlos Fuentealba, maestro neuquino asesinado por el gobierno de Sobich quien enviara una represión brutal a una lucha docente, basta de impunidad, justicia en la causa Fuentealba II, y juicio, castigo y cárcel común a los responsables políticos y materiales

  • Derechos Humanos
Presentado por:  
  • Legislatura CABA
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Expediente 947-D-2022

Proyecto de Declaración

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a 15 años del fusilamiento Carlos Fuentealba,  maestro neuquino asesinado por el gobierno de Sobich quien enviara una represión brutal a una lucha docente, declara su exigencia de basta de impunidad, justicia en la causa Fuentealba II, y exige juicio, castigo y cárcel común a los responsables políticos y materiales.

Fundamentos:

En el día de hoy se cumplen 15 años del crimen de estado cometido sobre el docente Carlos Fuentealba en momentos en que se desarrollaba una movilización y corte de ruta en el marco de la lucha docente neuquina del año 2007, exigiendo al gobierno de Sobich aumento de salario y condiciones laborales y educativas, la respuesta fue una represión y el fusilamiento del compañero Fuentealba. Los métodos represivos desatados contra aquella manifestación encuentran hoy su continuidad para aplicar a como dé lugar el ajuste exigido por el pacto con el FMI mientras las penurias del hambre, la miseria y la desocupación recaen sobre los sectores populares.  En este mismo sentido el presupuesto educativo nacional y los de cada jurisdicción han sido recortados provocando mayor vaciamiento.  Las luchas de la docencia misionera y santacruceña, entre otras, son la expresión de las mencionadas necesidades, producto de una política anti educativa que empuja al conjunto del magisterio a reclamos integrales vinculados al salario y a la defensa de la educación pública en general.

Hoy como hace catorce años, las seccionales recuperadas por la docencia clasista y combativa del sindicato ATEN realizan un acto. La docencia combativa que ha transformado esos actos en instancias de independencia política de los gobiernos será blanco de una provocación sin parangón: este año la conducción provincial del  sindicato ATEN ha tomado la iniciativa de realizar acciones en forma conjunta con el propio Estado que avaló la represión ese día. En este caso con el secretario de DD.HH de la Nación, con quien irán a Arroyito el 5 de abril a colocar una “señalización”, como si no existiera ya el monumento que se ha levantado y que recuerda el lugar exacto en que Carlos “dio su última clase”.

Se ha traspasado un límite de clase en la integración política con el Estado represor a través de la participación de funcionarios que comparte actualmente el gobierno con el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, quien en el 2007, como Jefe de Gabinete de Néstor Kirchner, ofreció a Sobisch enviar la Gendarmería a Neuquén. No se trató de una oferta “protocolar” al fusilador, ya que al mismo tiempo la Gendarmería fue enviada a reprimir las huelgas docentes en el sur del país.

Expresamos el repudio y el rechazo a la llegada de un funcionario cómplice de la represión del 2007. Es una acción de provocación de los represores.

Ante 15 años de impunidad, desde el FITU apoyamos y promovemos  el apoyo popular contra el bloqueo político-judicial de la causa Fuentealba II, que investiga las responsabilidades políticas del fusilamiento, y reivindicamos la vigencia de la lucha de Carlos Fuentealba en cada acción en que el pueblo sale a exigir por sus derechos.

El fusilamiento de Carlos fue un crimen de Estado, y como tal, ha sido blindado por todo el aparato de ese Estado, los tres poderes y sus expresiones políticas.

Las banderas de la lucha de Carlos Fuentealba sigue presente en cada reivindicación docente-estudiantil.

¡Cárcel a los responsables! ¡Justicia por Carlos!