Romina Del Plá: “El legado de Mariano es recuperar los sindicatos para terminar con el régimen de superexplotación y precarización de los trabajadores”

A 10 años del crimen de Mariano Ferreyra, el Partido Obrero realizó un acto homenaje en la esquina de Luján y Perdriel, Barracas, lugar donde fue atacada la movilización hace diez años.

20/10/2020

En el acto, hablaron Romina Del Plá, dirigente del Partido Obrero y diputada nacional por el Frente de Izquierda; German Sandri, trabajador ferroviario de la agrupación Mariano Ferreyra; Claudia Ferrero, abogada querellante en el juicio por el crimen de Mariano de la Asociación de Profesionales En Lucha; Marcelo Mache, amigo y compañero de Mariano, presente en la movilización el 20 de octubre de 2010. También saludaron el acto, María Del Carmen Verdú, abogada querellante por Correpi y Osvaldo Vazques de la agrupación MTR Tendencia Guevarista, presente en la marcha en octubre de 2010. 

Participó también del acto Elsa Rodriguez, herida por la patota asesina y estuvieron presentes Néstor Pitrola, Gabriel Solano, Eduardo Belliboni y Vanina Biasi, dirigentes del Partido Obrero. Participaron compañeros y amigos, trabajadores ferroviarios, abogadas de la causa, dirigentes del Frente de Izquierda y decenas de jóvenes.

El acto homenajeó la vida y la lucha de Mariano Ferreyra, la campaña por justicia contra la impunidad y destacó su vigencia y actualidad. Fue el cierre de una serie de iniciativas y actividades que el Partido Obrero impulsó en este décimo aniversario, en el que se colocó una placa en la Estación Constitución, se realizaron un festival online e intervenciones teatrales en parques y se estrenó el documental Mariano Ferreyra, 10 años.

Romina Del Plá dijo: “La causa de justicia por Mariano caló muy hondo en el pueblo argentino por lo que representó su lucha y su crimen. Mariano era un joven militante que enfrentaba los negociados a costa de los trabajadores de los que se enriquecían los funcionarios y las burocracias sindicales, mafias enquistadas en los sindicatos. Esa enorme movilización, la enorme solidaridad y simpatía popular que despertó Mariano, logró quebrar la impunidad.”
“A diez años del crimen de Mariano decimos que su lucha está vigente porque debemos defender los convenios colectivos de trabajo, las jubilaciones, los salarios, las condiciones de trabajo, del ajuste que pactan con el FMI y del cual forman parte también las direcciones sindicales. La conclusión que sacamos es que es el régimen social el que se sostiene en estos pilares y la necesidad de una transformación social para terminar con este sistema de explotación en descomposición. Esas banderas levantamos hoy, a diez años de su crimen, sus compañeros del Partido Obrero.”

Germán Sandri dijo: “Ayer mismo los trabajadores ferroviarios de las líneas San Martín y Mitre nos movilizamos por el pase a planta. Durante estos diez años la tercerización se siguió introduciendo por áreas y siguen las empresas privadas contratistas que además persiguen a los trabajadores y despiden. Seguimos peleando en el ferrocarril contra los heredereros del pedracismo, la privatización y la persecución sindical y para que se terminen los negociados de la burocracia sindical a costa de los trabajadores.”

Marcelo Mache dijo: “El concepto de un `Mariano estatizado` no tiene nada que ver con quien era Mariano. El homenaje a Mariano son los jóvenes de Guernica. Ahí estaría hoy Mariano, con las familias sin tierra, con los desocupados, con los trabajadores precarizados. Del otro lado de los negocios inmobiliarios, de las patotas, de los Pedraza. Mariano construía una juventud socialista, iba a los conflictos, a las universidades, a las asambleas de desocupados. Mariano de funcionario no tiene nada. La imagen de Mariano es irreconciliable con el Estado.”

Claudia Ferrero dijo: “La pelea por justicia por Mariano Ferreyra fue una enorme gesta popular, que arrancó el juicio, que sentó en el banquillo de los acusados a los responsables materiales y a parte de los responsables intelectuales. El gobierno, en ese momento, encubrió a los responsables, desde la policía hasta la cúpula de la Unión Ferroviaria y persiguió a los militantes del Partido Obrero, a los compañeros de Mariano. Tuvimos que desmontar la protección política para poner, blanco sobre negro, cómo habían sido los hechos y demostramos el plan criminal que terminó con la vida de Mariano. Así logramos que no triunfe la impunidad.”