Universalidad y gratuidad del servicios de comedores escolares y alimentación, y la entrega de viandas y refrigerios para el conjunto de los establecimientos educativos de Gestión Estatal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

  • Educación
Presentado por:  
  • Legislatura CABA
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Expediente 1241-D-2022

Proyecto de Ley

Artículo 1- La presente ley establece la universalidad y gratuidad del servicios de comedores escolares y alimentación, y la entrega de viandas y refrigerios para el conjunto de los establecimientos educativos de Gestión Estatal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Artículo 2 - Crease la Dirección de Alimentación Escolar (DAE) en el Ministerio de Educación de la CABA.

Artículo 3- Se da de baja toda licitación con concesionarias y se sanciona a aquellas denunciadas por incumplimiento.  Quedan sin efecto los contratos, sin resarcimiento a las empresas.

Artículo  4- El Gobierno de la Ciudad será quien gestione y controle los comedores escolares a través de la DAE.

Los servicios alimentarios que al día de la fecha de la sanción de la presente ley se encuentran bajo gestión de las Asociaciones Cooperadoras podrán continuar o discontinuar dicha gestión. En caso de continuar con su gestión se integrarán a la DAE bajo los terminos de la presente ley.

Artículo 5- Todxs los trabajadorxs de las concesionarias ingresarán a la planta permanente de la DAE con los derechos plenos contenidos en el convenio colectivo de trabajo que corresponde a los trabajadores del Gobierno de la Ciudad.

Artículo 6- Crease una Comisión de Control dentro de la DAE con el objetivo de realizar el seguimiento del cumplimiento y aplicación de la presente ley por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

La Comisión de Control de la DAE será conformada por dos miembros del Ministerio de Educación, y a través de elección directa de las comunidades, a saber: representación de las familias, integrantes de Asociaciones Cooperadoras, docentes, directivos, sindicatos docentes, centros de estudiantes de escuelas del nivel Medio y del nivel Superior, nutricionistas, bromatólogos, médicos pediatras y de adolescentes, psicólogos y trabajadores sociales de hospitales públicos.

Artículo 7- Cada establecimiento escolar contará con una Comisión Especial de control y seguimiento del funcionamiento del comedor de la Institución Escolar y del cumplimiento de la presente ley.  Dicha Comisión será conformada por el Maestrx Vicedirector,  Cooperadorxs (donde haya), familias, docentxs, y representación estudiantil para el nivel Medio y modalidad Jóvenes y Adultos del nivel Primario,  profesionalxs nutricionistxs y   trabajadorxs sociales de hospital público.

Artículo 8- El beneficio se otorgará de manera automática al momento de la obtención de la vacante sin perjuicio de estudiantes que aspiran a una vacante o se encuentren en lista de espera. En este caso el Gobierno de la Ciudad y el Ministerio arbitrará los medios para incluir a dichos estudiantes sin vacantes en el derecho que garantiza la presente ley.

Artículo 9-  El Gobierno de la CABA garantizará el servicio de Comedor Escolar para estudiantes de nivel Inicial, Primaria, Educación Media, y Adultos y Adolescentes, y la modalidad Especial. En el nivel Superior se garantizará la Universalidad y Gratuidad de viandas y refrigerios.

Artículo 10- Lxs destinatarixs de la presente Ley en escuelas de Jornada Completa recibirán: desayuno, almuerzo y merienda. En escuelas de Jornada Simple, lxs estudiantes recibirán: almuerzo y refrigerio.

Artículo 11- La DAE garantizará la elaboración de un menú para que la alimentación recibida por lxs estudiantxs cubra los requerimientos nutricionales acordes a los grupos etarios que conformen cada nivel y la modalidad.

Artículo 12-  La alimentación será de calidad y equilibrada incluyendo los grupos de alimentos necesarios en cada porción.  En ningún caso los alimentos de origen natural podrán ser reemplazados por productos ultra procesados.  Los alimentos serán seleccionados de acuerdo a los periodos estacionales del ciclo lectivo.

Artículo 13- Lxs estudiantxs que requieran refuerzos alimentarios o dietas particulares a causa de situaciones de salud o sociales, será al solo efecto de la detección por parte del docente de dichas necesidades y refrendado por  nutricionistas de Hospital Público que asistirán al establecimiento escolar al solo efecto de su requerimiento.

Artículo 14- Lxs estudiantes que declaren voluntad de llevar sus alimentos tanto en lo que refiere a refrigerio como a almuerzo, la escuela dispondrá de la refrigeración necesaria para tal fin.

Esta definición puede ser modificada, intermitente o por la causa que refiera la familia en cualquier momento del ciclo lectivo. En cualquier caso la reversión de dicha decisión no será en detrimento de la garantía, obligatoriedad, universalidad y gratuidad del Gobierno de la Ciudad de proveer los servicio s de alimentación correspondientes.

Artículo 15-Se nombran 1 Maestrx Asistentx de Comedor cada 25 estudiantes. El docente referido será parte del Estatuto Docente con derechos plenos. El acceso al cargo será de acuerdo a lo establecido en el Estatuto Docente.

Artículo 16-  En todos los casos el Gobierno de la Ciudad arbitrará los medios para garantizar espacios edilicios, logística, personal, y los recursos necesarios para el cumplimiento de la presente ley.

Artículo 17-A los fines de la ampliación de la garantía alimentaria del presente proyecto, en las escuelas de Jornada Simple y en las de Jornada Completa, o Extendida, de todos los niveles y modalidades, que no cuenten con salón comedor, que el existente no cuente con la infraestructura, mobiliario, espacios cuyas dimensiones sean suficientes para el conjunto de la matrícula de cada escuela, el Gobierno de la Ciudad iniciará y finalizará un plan obras de infraestructura y adecuación de espacios en no más de 90 días.

Artículo 18-  Los montos presupuestarios para garantizar la aplicación de la presente ley serán designados dentro del presupuesto educativo,

Fundamentos:

Sr Presidente:

El presente proyecto  surge de las necesidades extendidas en el conjunto del Sistema Educativo de Gestión Estatal de la CABA como el producto de una situación social crítica que involucra también la provincia de Buenos Aires y todas las latitudes del país : la Universalización, la Gratuidad y la calidad nutricional de los alimentos, viandas y refrigerios de las escuelas de los distintos niveles y modalidades a través de la gestión por parte del Estado Porteño. A sí mismo la extensión de la garantía alimentaria a las escuelas de Jornada Simple de los distintos niveles y modalidades.  La rescisión de los contratos con las empresas tercerizadas que durante por lo menos dos décadas han lucrado con la salud, la educación alimentaria y nutricional de nuestrxs estudiantx, sin resarcimiento estatal y con penalidades para aquellas que hayan incumplido con los pliegos o hayan recibido denuncias por parte de las Escuelas, comunidades educativas, Asociaciones Cooperadoras, docentes y/o sindicatos.  Al tiempo que plantea la creación de una Dirección de Alimentación Escolar que realice seguimientos y diseños pertinenentes a las necesidades alimentarias de quienes asisten a las Escuelas Públicas de la CABA.

Cabe señalar que los problemas en torno a la alimentación no son nuevos y tampoco exclusivos del período de pandemia. Sin duda son previos a la misma, y actuales. Las denuncias contra las empresas que proveen del servicio alimentario se multiplicaron no sólo a causa de las reducidas cantidades sino también por las intoxicaciones por alimentos en mal estado causando la intoxicación de cientos de estudiantxs lo cual ha ameritado incluso hospitalizaciones.

Claramente la política de las tercerizadas y la constante renovación de los contratos es sostenida sobre intereses que van más allá del servicio de comedores escolares.  19 empresas licitarias hace por lo menos dos décadas, quienes han sustituido la calidad del servicio por aportes a las campañas electorales del oficialismo de Juntos por el Cambio.

Familias, estudiantes y Cooperadoras vienen pujando incluso con amparos en la justicia exigiendo la no renovación de las licitaciones millonarias para las empresas y el gobierno pero miserable al momento de llevar adelante la alimentacion de cientos de miles de estudiantes de diferentes niveles y modalidades.

El presente proyecto está integralmente elaborado junto a docentes, directivos, estudiantes y familias, quienes han acercado denuncias graves al respecto de la administración y gestión de un servicio fundamental para lxs estudiantes en un país en que 6 de cada 10 pibis es pobre.

Sin duda otro punto sustancial de las denuncias es el problema de acceso a las becas de los comedores escolares las cuales han sido virtualizadas sin contemplar a cientos de miles de familias que no pueden acceder a ellas por falta de recursos.  Además del achique en cantidades de raciones enviadas a los establecimientos escolares.  Es crudísimo escuchar en las voces infantiles "seño me quedé con hambre", "quiero repetir pero no hay más", etc.  Esta realidad contrasta de manera notoria el gasto estatal en los desayunos o refrigerios para lxs estudiantxs a quienes se destina $ 37.40 mientras que por el mismo concepto a funcionarios de gobierno se les otorga $700 apróx.  Esto es apenas una demostración del cinismo y desprecio de un gobierno a quienes las cifras de pobreza infanto juvenil de la jurisdicción no le quita el apetito.

El hambre es una consecuencia de medidas que persistentemente han desfavorecido a lxs trabajadorxs y sus familias, el acceso al trabajo con remuneraciones acordes a las necesidades se encuentra limitado por la falta de trabajo genuino en tanto los convenios colectivos de trabajo se encuentran en la picota de la reforma laboral que los gobiernos intentan instalar mediante la modificación de los mencionados convenios.

Hoy con una proyección inflacionario que supera el 70%, el costo de la canasta básica que ronda los $90 mil y los salarios carcomidos por el ritmo de inflación y suba de alimentos es notorio la multiplicación de la multicausalidad de la pobreza que arroja cifras que expresan la orientación social de los gobiernos de las últimas décadas contraria al interés de las mayorías populares.

Según el informe del INDEC del segundo semestre del 2021, la pobreza se encuentra en el 37.3%  .  En tanto el mayor nivel de pobreza, de acuerdo al mismo informe oficial, se da entre 0-14 años, con el 51,4% de las personas que conforman ese grupo seguido por el de entre 15-29 años con una tasa de pobreza del 44,2% .

En tanto los datos de la Dirección de Estadísticas y Censos de la CABA arrojan que en el  último trimestre del 2021, 1 de cada 3 niñxs o jovenxs hasta 17 años es pobre.  La pobreza se ubica especialmente en hogares con menores de 14 años, siendo  el 26.3 % y con niveles de pobreza e indigencia creciente. Estas cifras representan el 33% de pobreza en las infancias y adolescentxs porteños.  218.000 niñxs cuyas familias no logran cubrir con sus ingresos la vivienda, educación, salud y alimentación

Los datos continuan siendo lapidarios siendo los hogares encabezados por mujeres los más desventajosos: el 19% de ellos son pobres.  La pobreza es aún mayor  en que la mujer que encabeza el hogar es trabajadora de casa particular.  En el 45.6 % de ellos los ingresos no alcanzan a cubrir la Canasta Básica Total.  En tanto en los hogares en los que la o el "cabeza de hogar" es desocupadx se triplica la incidencia del total.

El informe del organismo agrega, entre otros, los datos de la creciente desigualdad de acuerdo a la zona de reisdencia: el 28,5 % de hogares que habitan la zona sur de la CABA son pobres

De acuerdo a información del mismo organismo, en el tercer trimestre del año pasado una familia compuesta por una mujer y un varón de 35 años de edad, ocupados y sin pagar alquiler, con dos hijos, necesitaban en promedio 92.303 pesos para no ser pobres y 41.693 pesos para no ser indigentes. En febrero de este año esas cifras se elevaron a 50.258 pesos y 105.360 pesos, respectivamente. Significa un aumento de 21 por ciento con respecto a la linea de indigencia y de 14 por ciento con la de pobreza.  Claramente los salarios y las ayudas sociales no logran equipararse a las necesidades que se cuantifican en datos que toman rostro en nuestras infancias y juventudes hambreadas.

Al bloque del Frente de Izquierda y los Trabajadores Unidad no se nos escapa que estas cifras son la expresión de las múltiples necesidades que dos años de pandemia evidenció y profundizó.  El Jefe de Gobierno de la Ciudad, quien el 7 de mayo del año 2020 declaró la emergencia sanitaria en la CABA, ninguneó las necesidades expresadas desde las barriadas populares. 

Recordemos que en momentos álgidos de aislamiento social, las villas de la CABA se encontraban sin agua ni servicios sanitarios, los problemas de vivienda y el hacinamiento fueron recogidos en intentos, promovidos por el gobierno nacional, de conformar guetos colocando a los barrios más carenciados como burbujas en sí mismas, esto en simultáneo con la prepotencia de las fuerzas represivas del Estado que desataron una represión barrial descargando incluso sobre las infancias la perfidia de la violencia institucional. 

Pero también los recortes en comedores barriales a los cuales asistían de a cientos quienes se vieron de buenas a primera sin fuente de ingreso ni qué poner en las mesas de cada familia.  Esto ameritó movilizaciones que aun bajo el signo de la pandemia, encabezada fundamentalmente por madres desesperadas ante el hambre de sus hijxs, quienes hoy son agraviadas por el propio Jefe de Gobierno, debieron salir a batallar para garantizar un derecho tan elemental como es la alimentación.

Esto se combinó con los recortes en el ítem alimentación escolar: las comunidades, docentes y sindicatos docentes reclamaron largamente contra la suspensión de la entrega de alimentos exigiendo al Gobierno Porteño el arbitrio de recursos que garantizaran la cobertura alimentaria para el conjunto del sistema educativo de la CABA.  Pero el gobierno definió para las escuelas de Jornada Completa la entrega quincenal de unos pocos alimentos secos de baja calidad nutricional, insuficientes en términos de cantidad y de acceso limitado, y los alimentos frescos  en general estaban en mal estado o de putrefacción , mientras que para las escuelas de Jornada Simple se limitaban a entregar algunos saquitos de té, una bolsita de leche en polvo y algunas manzanas.

En este sentido, ante el decreto de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio el bloque del Partido Obrero en el Frente de Izquierda- Unidad presentó un proyecto de ley orientado a la universalización y gratuidad de la entrega de bolsones alimentarios con productos secos y frescos que atendiesen las necesidades alimentarias reales, y de las becas para el nivel Medio y Superior, entre otra batería de iniciativas como la prohibición de ceses de los cargos docentes (conquistado luego de despidos que perjudicaron a miles de docentes porteños y sus familias).  En el mismo sentido, durante el receso escolar, desde el bloque, fue presentado un proyecto de continuidad de entrega de alimentos.

Pero la situación de pandemia fue aprovechada por Larreta y Acuña quienes encontraron la oportunidad para desentenderse de las necesidades alimentarias de las infancias y juventudes.  Esto agravado por quienes se quedaron por fuera del sistema educativo a causa de la falta de vacantes.

Esta política antipopular no dejó ángulo liberado al azar: Larreta- Acuña subejecutaron el ya de por sí ajustado y paupérrimo presupuesto de Educación.  Es así que la desinversión en infraestructura y mantenimiento de las escuelas subsumió a los edificios escolares en condiciones que fueron empeorando al punto que el retorno a la presencialidad en pandemia se hizo imposible a causa de la ausencia de condiciones para ello, incluso los protocolos no fueron viables ya que el desfinanciamiento fue la marca de distintiva en su elaboración.  A esta grave situación se le sumó el abandono gubernamental deliberado del conjunto de lxs estudiantxs de la CABA en todos sus niveles y modalidades a quienes el Gobierno Porteño les negó el derecho a la educación no entregando recursos necesarios para la Educación virtual, fueron lxs docentxs quienes mantuvieron los lazos pedagógicos con  enormes esfuerzos realizados y con los recursos propios, y de nuevo las organizaciones sociales independientes de los gobiernos quienes salieron a exigir por dispositivos y conectividad para poder continuar estudiando.

Sin duda la pobreza infantil es un flagelo que los gobiernos debiesen solucionar en primer medida con puestos de trabajo genuino para sus adultxs responsablxs, salarios acordes a las necesidades reales de la población, asignaciones familiares de cobertura real de los requerimientos de las infancias y juventudes. Sin embargo son las honras al pago de la deuda externa y la política que emana de ellas, las que prevalecen por encima de cualquier necesidad constitutiva de esta situación años.

La Legislatura Porteña tiene la oportunidad de votar una iniciativa que hace a la mejora de la vida de cientos de miles de chicxs y jóvenxs de la Ciudad de Buenos Aires aportando a su desarrollo y salud física y emocional. Y de restituir un derecho humano como es el de la preservación, la salud y la alimentación.

Por lo expuesto, solicito se acompañe el presente proyecto.