Repudia a la represión emprendida por la Policía de la Ciudad contra trabajadores del Supermayorista Vital del barrio de Abasto

02/09/2021

Expediente 2139-D-2021

Proyecto de declaración: 

La legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires repudia la represión emprendida por la Policía de la Ciudad el día miércoles 1 de septiembre en las puertas del Supermayorista Vital del barrio de Abasto -Gallo 149- contra trabajadores agrupados en la Asociación del Personal Profesional y Jerárquico de Comercio, quienes se manifestaron por la reincorporación de delegados despedidos de manera arbitraria.

Fundamentos:

Los trabajadores jerárquicos del Supermayorista Vital vienen luchando hace más de un año mediante audiencias y mesas de negociación con el Ministerio de Trabajo por las irregularidades salariales y laborales que sufren. Se encuentran fuera del convenio de comercio, son obligados a trabajar de 12 a 14 horas diarias, se les adeudan pagos por horas extras, les liquidan por debajo de la categoría y sufren persecución sindical y hostigamiento laboral por parte de la empresa.

La protesta del 1/9 fue en reclamo de la reincorporación de dos delegados referentes del conflicto ambos desvinculados con causas inventadas. La Policía de la Ciudad convocada por las autoridades de la empresa, salió a golpear a los trabajadores -dejando a varios heridos- cuando se encontraban en pleno derecho de manifestarse en las afueras de la sucursal. Cinco de ellos fueron detenidos por ”resistencia a la fuerza pública y agresión“ y liberados en el transcurso de la noche ya que se presentaron en la fiscalía las pruebas que muestran el proceder policial.

La patronal que actúa de manera ilícita inventando causas truchas para no cumplir las leyes de prohibición de despidos, de doble indemnización para despedidos, y valiéndose de la falta de convenio de estos trabajadores para super explotarlos a los fines de mantener sus tasas de ganancia, es premiada por el gobierno de la ciudad que ponen a su disposición el aparato policial para desarticular las protestas y también por el gobierno nacional que desde el ministerio de trabajo dilata la resolución del conflicto en favor de los trabajadores fuera de convenio.

La legislatura porteña debe repudiar estos hechos, llamando a desprocesar a quienes luchan justamente por el mejoramiento de sus condiciones laborales, reincorporar a los delegados despedidos y terminar con el privilegio e impunidad para las patronales.