Preocupación por las irregularidades que se presentaron en la realización del examen de ingreso a residencias y concurrencias para el año 2022, y exige una solución perentoria satisfactoria

16/09/2021

Expediente 2210-D-2021

Proyecto de declaración

La legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declara su preocupación por las nuevas irregularidades que se presentaron el 14 de septiembre para la realización del examen único, digital y ubicuo de ingreso a residencias y concurrencias para el año 2022, y exige una solución perentoria satisfactoria a las y los aspirantes a las residencias.

Fundamentos

El Examen Único, Digital y Ubicuo que define el ingreso a residencias y concurrencias para el año 2022, como en años anteriores se realizó atravesado por un sinfín de irregularidades y fallas en la plataforma digital. Se pospuso del 31 de agosto al 14 de septiembre, luego del escándalo de filtración en el que los 8800 inscriptos descubrieron que datos personales sensibles se presentaban abiertamente ante cualquiera que consulte el padrón que los habilita a rendir. A pesar de la denuncia por parte de profesionales que trajo aparejada esta situación, las irregularidades continúan y se acentúan.

El examen en cuestión ordena el ranking de acceso a los puestos a cubrir para que los profesionales continúen su formación. Los aspirantes se preparan durante meses para rendir el mismo. Si bien las autoridades del ministerio de salud nacional indicaron que se habría realizado un simulacro para preparar las condiciones del examen que transcurriría entre las 8 hs de la mañana y las 12 hs del mediodía, muchos aspirantes denunciaron que se los habilitó a rendir a 10 minutos de las 12 del mediodía, otros denuncian no haber aparecido en el padrón a pesar de haber presentado los documentos necesarios y haber dedicado tiempo y esfuerzo en la preparación para rendir. También se denuncia el cambio de reglamento posinscripción, donde se le negó a profesionales que terminaban una residencia básica el próximo 30 de septiembre anotarse a otra especialidad, algo que anteriormente nunca se había restringido.

Las autoridades responsables explicaron que no hubo fraude indicando que 8200 de los 8800 inscriptos realizaron el examen, datos que chocan con lo que denuncian los aspirantes que el mismo día se movilizaron a las puertas de la cartera de salud para conseguir respuestas. Finalmente, el gobierno señaló que el conjunto de los aspirantes iba a ingresar a los cupos ofertados, sin explicar cómo ni en qué condiciones. El episodio del 14 de septiembre, que se encadena a una realidad arrastrada en los últimos años, da cuenta de un tratamiento lamentable para con los profesionales de un sistema de salud de por sí pauperizado por el ajuste y la pandemia. La legislatura porteña debe denunciar este hecho instando al gobierno local y nacional a dar respuestas a estos trabajadores para que se garantice una inscripción y rendición de examen en tiempo y forma, incluyendo a todos los aspirantes, mejorando las condiciones de la plataforma online si se planea continuar con esta modalidad.