Emergencia habitacional por falta de acceso a la vivienda en la CABA

  • Vivienda
Presentado por:  
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en email
Compartir en whatsapp

Expediente 1564-D-2021

PROYECTO DE LEY

Artículo  1º.- A partir de la presente se declara la emergencia habitacional por falta de acceso a la vivienda en la CABA.

Artículo 2°.- El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del IVC, confeccionará un registro de inquilinos no formalizados que estarán sujetos a los beneficios de la presente ley.

Artículo 3°.- El poder ejecutivo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires destinará una partida presupuestaria especial en el marco de esta emergencia habitacional para garantizar lo siguiente:

  1. La creación de un subsidio especial para inquilinos que habitan en villas, hoteles, pensiones y en cualquier condición de precariedad.
  2. La creación de una línea directa de acceso a este subsidio para personas que se encuentren en situación de violencia de género.
  3. El subsidio será de un monto mínimo de $25000 por persona solicitante, con un adicional de $5000 por integrante familiar, pudiendo ser de hasta $40000. Estos montos se actualizarán anualmente teniendo en cuenta el mayor índice entre la inflación general y el aumento promedio de los alquileres en la ciudad.

Artículo 4°.- Las fechas de cobro del subsidio habitacional por las personas solicitantes serán entre el día 1 y el día 5 de cada mes.

Artículo 5°.- El Instituto de la Vivienda de la Ciudad será el encargado de llevar adelante el presente proyecto.

Artículo 6°.- Comuníquese.

Fundamentos

En el actual contexto de crisis social y sanitaria, la necesidad de darle una solución a la realidad habitacional vivida en la ciudad de Buenos Aires es de suma urgencia. La pandemia que estamos atravesando ha dejado sin ingresos a amplias capas de la población que no han podido continuar trabajando, ya sea por haber sufrido despidos o por la baja del consumo que afecta particularmente a los trabajadores informales. En este marco, la dificultad de pagar un alquiler, junto con el aumento del precio de los servicios básicos y de los alimentos llevan a que un sector importante de los porteños se vean expulsados de la ciudad.

El decreto nacional establecido en el 2020, que fue extendido hasta el 31 de marzo del presente año y que pretendía prohibir los desalojos no cumplió su función. Miles de familias fueron desalojadas a lo largo del país y la ciudad de Buenos Aires no fue la excepción. En el mes de julio entrará en vigencia el índice de la ley de alquileres que implica un aumento que rondará el 40% en los alquileres formales y que se traducirá también a los existentes en villas, pensiones y hoteles. Por su parte el decreto 690/06 no es una salida para los inquilinos informales ya que exige que estos se encuentren en situación de calle, posee una gran cantidad de restricciones para acceder a él y los montos otorgados no son suficientes para el pago de un alquiler. 

Los “programas integrales de reurbanizacion” que lleva adelante el IVC en la villa 20, en la 21-24, en el Playón de Chacarita y en la Rodrigo Bueno, que supuestamente buscaban darle una solución habitacional definitiva a las familias que viven en los barrios, ha sido insuficiente para resolver estos problemas.

Frente a esta situación es imperante el establecimiento de un subsidio que garantice un ingreso para aquellos trabajadores que alquilan de manera precaria, con el fin de realizar una transición hacia una solución definitiva a la situación habitacional que atraviesan miles de familias en la ciudad.