Río Negro

En Octubre vamos con el
Frente de Izquierda Unidad
que la crisis la paguen los capitalistas

Las elecciones de octubre se desarrollarán en el marco de una profunda crisis social y de una nueva bancarrota nacional. El gobernador Weretilneck, socio de Macri, ha colocado a Río Negro en las puertas de su propia bancarrota, endeudando en dólares a la provincia para financiar un “Plan” de obras que nunca se ejecutó.

Descargan la crisis sobre la familia trabajadora

Es claro que el ajuste de Macri tiene como único fin responder a las exigencias del FMI y al pago de la deuda externa. De esta manera, Macri, luego de su desplome electoral, sólo aspira a concluir su mandato.

Por su parte, Weretilneck, para cumplir con los capitalistas que especulan con la deuda provincial, ha desfinanciado a la salud y a la educación públicas, y condenado a salarios de miseria a los empleados del estado.

En la provincia, las patronales extienden el trabajo esclavo en las chacras, otorgan aumentos salariales por debajo de la inflación y despiden trabajadores. Los cierres de fábricas y galpones que ejecutan empresarios vaciadores, como sucedió en Interlagos y en la Reginense, se realizan con el amparo y la complicidad del gobierno provincial y de los gobiernos de los respectivos municipios. Se profundiza así la desindustrialización de nuestra provincia.

Un relevo ajustador

Pero todos estos ataques contra el pueblo han avanzado gracias a la colaboración que Macri y Weretilneck han recibido del Frente de Todos, que le ha otorgado al oficialismo los votos en el Congreso Nacional y en la Legislatura provincial para los presupuestos y las leyes del ajuste.

El Frente de Todos que encabeza Fernández y Soria es, al mismo tiempo, quien se encuentra tejiendo con la Unión Industrial Argentina y con la burocracia de los sindicatos un ‘pacto social’ para amordazar y maniatar a los trabajadores, y que se pueda imponer el congelamiento salarios y la destrucción de los convenios colectivos de trabajo.

A su vez, con los Fernández y el Frente de Todos, nuestro país continuará sometido a los dictados del FMI y de la banca acreedora de la deuda usuraria y fraudulenta.

Una verdadera alternativa

En estas elecciones, sólo el Frente de Izquierda – Unidad plantea la necesidad de una acción histórica de los trabajadores, en oposición al papel colaboracionista de las burocracias sindicales peronistas y albertistas, para que la crisis la paguen los capitalistas y no el pueblo trabajador. El Frente de Izquierda – Unidad ha apoyado, desde las calles y los parlamentos, todas las luchas libradas por los trabajadores, las mujeres y la juventud. El voto al Frente de Izquierda y la ampliación de una bancada de la izquierda reforzará todas esas peleas. Es el desafío planteado en las próximas elecciones.

Prensa

Ver todas las notas

Sumate