7 de abril
Elecciones en Chubut

Que la crisis
la paguen
los capitalistas

Nuestras candidatas y candidatos

Chubut: las elecciones
en el marco de una crisis de fondo

Sin escapar al conjunto de la situación nacional, el cierre de listas en Chubut tuvo lugar en medio de una crisis que se cocina por debajo. Trelew y Rawson tienen la tasa de desocupación más alta de la Argentina, con un 12,5%.

La deuda per cápita de la provincia e s la más grande del país: 1.150 millones de dólares contraídos por kirchneristas y dasnevistas; una bola de nieve verde que se agiganta al ritmo de la devaluación del peso. La cuestión petrolera, fundamental en la economía provincial, tambalea al compás de los precios del crudo y la crisis mundial.

Se anuncian tarifazos en el agua, la luz, el gas y el transporte público. La deuda de las cooperativas con CAMMESA es de 3.500 millones de pesos y se agranda mes a mes; una bomba de tiempo que Arcioni ha prometido desactivar con bonos del Pacto Fiscal que firmó junto a otros gobernadores del PJ. Los y las chubutenses pagaremos esta maniobra por partida doble; primero, con recursos que no irán a educación, salud y obra pública; y luego, cuando las mismas cooperativas apliquen nuevos tarifazos para poder devolver el “adelanto” que hace el gobierno provincial (con intereses) para honrar la deuda con CAMMESA.

Tras “acomodar las cuentas” fiscales en 2018, a costa del salario real de estatales y docentes, Arcioni enfrenta otra vez negociaciones con los gremios. Las ofertas colocan al salario básico por debajo de la línea de pobreza y no toman en cuenta una inflación anual que podría rondar el 40%. El punto de apoyo del gobierno para avanzar en el ajuste es la parálisis y complicidad de la mayor parte de las direcciones sindicales, y sobre todo de la CGT, que en vez de plantarse y luchar ahora proponen “votar bien” en las elecciones; esto al punto que muchos de sus dirigentes van como candidatos en las listas electorales del PJ-kirchnerismo y de Chubut al Frente.

Hay varios puntos sobre los cuales los partidos tradicionales también cierran filas: sobre la megaminería a cielo abierto, se muestran dispuestos a “debatir”, quieren discutir condiciones con las mineras tras las elecciones para no perder votos; ninguno se ha pronunciado a favor del aborto legal, seguro y gratuito, no quieren enfrentar a las Iglesias, las necesitan para la contención social, tampoco las enfrentan para conquistar la aplicación de una Educación Sexual Integral (ESI) laica, científica y con perspectiva de género; son cómplices de la depredación que genera la pesca ilegal en las costas de Chubut: 400 buques que piratas entran y salen como quieren a la Zona Económica; ninguno denuncia los pactos de las petroleras con las distribuidoras de agua potable, como la SCPL de Comodoro Rivadavia, que garantiza a las operadoras una necesidad básica fundamental, como es el agua, mientras no garantiza el recurso a la población; los pactos entre la justicia, los funcionarios públicos y los empresarios para encubrir las causas de corrupción de la provincia, son un secreto a voces.

Sin embargo existe en Chubut un agudo cuadro de fragmentación política. El coqueteo entre el ChuSoTo (Arcioni) y el PJ-kirchnerismo, que incluyó la posibilidad de unas PASO o de una Ley de Lemas en el marco de la “unidad peronista” nacional, no llegó a buen puerto, pero los vasos comunicantes aún son múltiples: Ricardo Sastre, compañero de fórmula de Arcioni, hace pocos meses sonaba como candidato del PJ. Adrián Maderna, el intendente evangelista de Trelew, ha cerrado un acuerdo precario con el oficialismo, pero tiene nombres propios en las listas del PJ. Cambiemos, compuesto por la UCR y el PRO, es poco más que un sello y en el cierre de listas se sabe ha corrido sangre. Menna ahora se despega de Macri y la juega de “radical crítico”. Las derrotas en La Pampa, Neuquén y la implosión de Cambiemos en Córdoba lo hicieron “recalcular”. Todas las fuerzas van a internas municipales. No se han publicado encuestas electorales porque la cantidad de indecisos sería enorme, es que las diferencias programáticas entre los candidatos del ajuste y el FMI en Chubut son casi nulas, no han enamorado a nadie.

En este cuadro, el Partido Obrero-Frente de Izquierda presenta en Chubut una lista compuesta de luchadores y luchadoras del movimiento obrero y la juventud, para intervenir con un programa de transformación social que impulse la movilización y la irrupción de las y los trabajadores como un factor político independiente, y que la crisis la paguen los capitalistas. ¡Con la fuerza de la izquierda, hagamos frente a los ajustadores!

Nuestro Programa

para que la crisis la paguen los capitalistas


  • Frenemos los despidos.
    Por un plan de industrialización sobre la base de la nacionalización de los recursos estratégicos.

    Prohibición por ley de despidos y suspensiones en Chubut, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario. Defensa de los convenios colectivos de trabajo y la ocupación de la fábrica que cierre o despida. Para los desocupados reclamamos trabajo genuino, y la apertura y aumento del monto de los programas sociales. Es necesario poner en pie un plan de industrialización sobre la base de la nacionalización y el control popular de los recursos naturales estratégicos: el petróleo, el aluminio y la pesca.

  • Más presupuesto para salud y pase a planta para
    los trabajadores.

    Garantizar por ley el pase a planta de todos los trabajadores precarizados, respeto de los Convenios Colectivos de Trabajo. Incremento de presupuesto bajo control de los trabajadores de la Salud, para garantizar la fuerza laboral, los insumos y la infraestructura que permitan cubrir las necesidades del sistema. Proponemos que tanto la caja de la obra social estatal “SEROS” y la caja provincial previsional recuperen su autarquía, están siendo vaciadas por los gobiernos de turno.

  • No a la Megamineria.

    Modificación de la ex Ley 5001, especialmente la derogación de su artículo 2°, que plantea la “zonificación” de prácticamente el 80% del territorio chubutense, es decir la posibilidad de aplicar donde “se considere” los métodos contaminantes de la megaminería a cielo abierto. Es necesario también frenar los cientos de proyectos exploratorios, que contaminan actualmente. El NO a la megaminería en Chubut es una lucha estratégica que posee relevancia nacional.

  • En defensa de derechos de la mujer trabajadora
    y la juventud.

    Por una consulta popular vinculante para conquistar el aborto legal, seguro y gratuito en 2019. El aborto legal lo conquistaremos con la movilización y en las calles. Proponemos la derogación del artículo 5 de la ley actual de Educación Sexual Integral (ESI), que plantea el respeto del “ideario institucional” en el dictado de los contenidos pedagógicos, es decir, el respeto de la injerencia de la Iglesia en la educación pública. Por una ESI gestionada por la juventud y los docentes. Los términos de las “emergencias” presupuestarias en materia de violencia de género deben ser discutidas por un Consejo Autónomo de Mujeres, que gestione, fiscalice e implemente políticas inmediatas en favor de las mujeres, de manera independiente del Estado, de sus intereses de clase y de las iglesias con las que gobiernan o pretenden gobernar. Separación de la Iglesia del Estado.

  • Pesca. Frenemos la explotación laboral y la pesca ilegal en las costas de Chubut.

    Los niveles de explotación laboral en la pesca son difícilmente comparables con otro rubro, con contratos basura y condiciones laborales semi-esclavas. Destacamos el caso de explotación de las mujeres que trabajan como fileteadoras en los puertos. Es necesario un convenio colectivo de trabajo en defensa de este régimen de explotación. Por la organización sindical de la mujer trabajadora. Para frenar la actividad predatoria de la pesca ilegal en las costas de Chubut, en el marco de la nacionalización de los recursos naturales, proponemos que los mismos estén bajo control e inspección de los trabajadores y de comités científicos especializados, en pos también del sostenimiento y cuidado biológico de las especies.

  • Abajo el régimen corrupto
    en Chubut

    Denunciamos el entramando de corrupción que involucra al poder judicial de la provincia, los partidos políticos y los contratistas del Estado. Este hecho ha tocado obras sensibles como el Acueducto-Musters que podría paliar la crisis hídrica en Comodoro Rivadavia-Sarmiento y Caleta Olivia. En este punto, proponemos el control popular de las obras hídricas que se realicen y la declaración de la Emergencia Hídrica a nivel nacional, para reasignar partidas presupuestarias. Los empresarios de la obra pública han lucrado con sobreprecios (causas “Embrujo” y “Revelación”), con la venia del Estado provincial y sus funcionarios. Es necesaria una justicia con magistrados elegidos popularmente y con posibilidad de revocatoria automática.

  • Abajo la politica represiva de Arcioni, Massoni y Bullrich.

    Rechazamos la escalada represiva que quiere imponer el gobierno de Arcioni para hacer pasar el ajuste. Decretos fascistas contra migrantes, discursos de “mano dura” y la venia en la baja de la edad de imputabilidad, buscan encubrir que el delito se organiza desde el Estado, que ampara a las mafias de todo pelaje. Si hay que hablar de robo es necesario apuntar a los terratenientes como Benetton y Lewis, con miles de hectáreas protegidas por el Estado y la justicia, como lo demuestran los casos disciplinadores de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y la criminalización de todo el pueblo mapuche. Por otro lado, es necesario desmantelar los nexos entre las fuerzas de seguridad y el narcotráfico, la inseguridad viene de arriba hacia abajo desde el mismo Estado. Abajo el gatillo fácil en Chubut. Apertura de los libros de guardia de todas las comisarías y control popular de las mismas.

  • Investigación de la deuda provincial.

    Proponemos no pagar un solo peso más de la deuda provincial sin una investigación que haga público el destino de dichos recursos. Es necesario conocer quiénes son los acreedores de esta deuda, y además recuperar los recursos que han sido malversados, para que vuelvan a la provincia y a la población trabajadora. No es posible el desarrollo de la provincia sin poner un freno a esta enorme fuga de recursos, que podrían ser utilizados para salarios, obra pública, educación y salud.

  • Abajo los tarifazos, nacionalización de los recursos naturales.

    Proponemos que se retrotraigan las tarifas de servicios públicos al año 2015: agua, luz y gas. No podemos consolidar el saqueo de los tres años anteriores. Apertura de los libros de las cooperativas, que se han transformado en el coto de caza de los partidos patronales. No alcanza con “paraguas legales” o “emergencias tarifarias”. Los costos de los servicios públicos deben ser de conocimiento público. No al pago de la deuda con CAMMESA. De fondo, nacionalizar los recursos naturales como el gas y el petróleo, permitiría romper con la dolarización de las tarifas y poner en pie un sistema energético con el objetivo de satisfacer las necesidades de la población trabajadora y no la rentabilidad de las petroleras, gasíferas y distribuidoras de servicios.

Sumate