11 de agosto
Elecciones en Chubut

Que la crisis
la paguen
los capitalistas

Nuestras candidatas y candidatos

El FITU presenta en Chubut una lista al servicio de las luchas y con un programa para que la crisis la paguen los capitalistas

El gobierno provincial de Mariano Arcioni, el candidato que fue apoyado por los Fernández y por Massa en las elecciones provinciales, comenzó un nuevo y brutal ajuste: pago retrasado de salarios, incumplimiento de acuerdos paritarios, corte de servicios de la obra social estatal SEROS, el no pago a los jubilados, recortes en obra pública y condiciones edilicias paupérrimas en establecimientos educativos. En respuesta a este ataque, sectores de trabajadores estatales y docentes han realizado paros, retenciones de servicio e incluso movilizaciones en Rawson, Trelew, Comodoro Rivadavia y Esquel. Los gremios docentes evalúan el no inicio de clases pasado el receso invernal. Los choferes de UTA, además del paro nacional por paritarias y un bono de $16.000, reclaman por los salarios retrasados que las empresas de transporte no pagan. Se han sumado a las protestas sectores de Vialidad provincial y de la Uocra con cortes de ruta y quema de cubiertas en la Casa de Gobierno, frente a los despidos generados por la suspensión de obras.

En la base del colapso de las finanzas provinciales se encuentra un endeudamiento de 1006 millones de dólares, con vencimientos trimestrales de 30 millones de dólares en pago de intereses. Estas sumas son afrontadas en gran parte con los ingresos por regalías hidrocarburíferas, que dependen de los vaivenes en el precio internacional del petróleo. Ha bajado considerablemente la producción en los últimos años y las operadoras invierten menos. A esta situación se le suma una deuda millonaria con los proveedores del estado provincial y la deuda de las cooperativas de servicios públicos con CAMMESA, la mayor del país con 4600 millones de pesos. Por último, complican el panorama múltiples causas de corrupción (“Revelación”, “Embrujo”) por parte de los tres últimos gobiernos de Das Neves, Buzzi y Arcioni.

Como salida, la casi totalidad del arco político provincial coincide en avanzar en tres puntos: avanzar con tarifazos una vez reunido el consenso político suficiente entre cooperativas, gobierno provincial e intendentes; “reestructurar” la deuda pública en dólares (lo cual significa una mayor hipoteca y consumo de los recursos petroleros); y la mesiánica llegada de la megaminería contaminante a la provincia, hecho que comienza a concretarse al estar recientemente incluida Chubut en el Catastro Minero Nacional, a pesar de la prohibición por ley conquistada en 2003 por la lucha de Esquel y la cordillera.

A pesar de las reservas de lucha que comienzan a manifestarse ante el brutal ajuste, la orientación política de las direcciones sindicales en Chubut presenta serios límites y contradicciones: han prestado servicios a los diferentes candidatos provinciales del PJ y del ChuSoTo (partido del gobernador Arcioni). Se han embarcado en la orientación de no hacer olas y “votar bien en 2019”, no han preparado a los trabajadores para los choques sociales que ya comienzan a estallar. Y la gran paradoja es que en muchos casos se encuentran enfrentando al gobernador que fue bendecido por la fórmula que votarán en agosto, Fernández-Fernández.

El Partido Obrero y sus agrupaciones, como parte del Frente de Izquierda Unidad a nivel nacional, se coloca en otra perspectiva: es necesario un congreso de bases de todos los sindicatos de la provincia, las CTA y la CGT, que vote un plan de lucha, comenzando por un paro activo de 36hs, que ponga en pie un frente de clase para derrotar el ajuste de Arcioni. Al servicio de esta orientación de combate, es necesario en estas elecciones romper con los candidatos del FMI y votar masivamente al Frente de Izquierda-Unidad, que presenta un programa para que la crisis la paguen los capitalistas: anulación de los tarifazos, la defensa del trabajo, el salario y los derechos de las mujeres y la juventud, el no rotundo a la megaminería contaminante, la investigación de la deuda pública provincial y el rechazo a la represión de la protesta social, son algunos de los puntos destacados del programa defendido por nuestra lista en Chubut, encabezada por Gloria Sáez del Partido Obrero, quien fuera candidata a gobernadora de la fuerza de izquierda más votada en las elecciones provinciales, Daniel Ruiz del PSTU, preso por luchar contra la reforma previsional en 2017 y Emilse Saavedra, compañera referente del MST.

Nuestro Programa

para que la crisis la paguen los capitalistas


  • Frenemos los despidos.
    Por un plan de industrialización sobre la base de la nacionalización de los recursos estratégicos.

    Prohibición por ley de despidos y suspensiones en Chubut, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario. Defensa de los convenios colectivos de trabajo y la ocupación de la fábrica que cierre o despida. Para los desocupados reclamamos trabajo genuino, y la apertura y aumento del monto de los programas sociales. Es necesario poner en pie un plan de industrialización sobre la base de la nacionalización y el control popular de los recursos naturales estratégicos: el petróleo, el aluminio y la pesca.

  • Más presupuesto para salud y pase a planta para
    los trabajadores.

    Garantizar por ley el pase a planta de todos los trabajadores precarizados, respeto de los Convenios Colectivos de Trabajo. Incremento de presupuesto bajo control de los trabajadores de la Salud, para garantizar la fuerza laboral, los insumos y la infraestructura que permitan cubrir las necesidades del sistema. Proponemos que tanto la caja de la obra social estatal “SEROS” y la caja provincial previsional recuperen su autarquía, están siendo vaciadas por los gobiernos de turno.

  • No a la Megamineria.

    Modificación de la ex Ley 5001, especialmente la derogación de su artículo 2°, que plantea la “zonificación” de prácticamente el 80% del territorio chubutense, es decir la posibilidad de aplicar donde “se considere” los métodos contaminantes de la megaminería a cielo abierto. Es necesario también frenar los cientos de proyectos exploratorios, que contaminan actualmente. El NO a la megaminería en Chubut es una lucha estratégica que posee relevancia nacional.

  • En defensa de derechos de la mujer trabajadora
    y la juventud.

    Por una consulta popular vinculante para conquistar el aborto legal, seguro y gratuito en 2019. El aborto legal lo conquistaremos con la movilización y en las calles. Proponemos la derogación del artículo 5 de la ley actual de Educación Sexual Integral (ESI), que plantea el respeto del “ideario institucional” en el dictado de los contenidos pedagógicos, es decir, el respeto de la injerencia de la Iglesia en la educación pública. Por una ESI gestionada por la juventud y los docentes. Los términos de las “emergencias” presupuestarias en materia de violencia de género deben ser discutidas por un Consejo Autónomo de Mujeres, que gestione, fiscalice e implemente políticas inmediatas en favor de las mujeres, de manera independiente del Estado, de sus intereses de clase y de las iglesias con las que gobiernan o pretenden gobernar. Separación de la Iglesia del Estado.

  • Pesca. Frenemos la explotación laboral y la pesca ilegal en las costas de Chubut.

    Los niveles de explotación laboral en la pesca son difícilmente comparables con otro rubro, con contratos basura y condiciones laborales semi-esclavas. Destacamos el caso de explotación de las mujeres que trabajan como fileteadoras en los puertos. Es necesario un convenio colectivo de trabajo en defensa de este régimen de explotación. Por la organización sindical de la mujer trabajadora. Para frenar la actividad predatoria de la pesca ilegal en las costas de Chubut, en el marco de la nacionalización de los recursos naturales, proponemos que los mismos estén bajo control e inspección de los trabajadores y de comités científicos especializados, en pos también del sostenimiento y cuidado biológico de las especies.

  • Abajo el régimen corrupto
    en Chubut

    Denunciamos el entramando de corrupción que involucra al poder judicial de la provincia, los partidos políticos y los contratistas del Estado. Este hecho ha tocado obras sensibles como el Acueducto-Musters que podría paliar la crisis hídrica en Comodoro Rivadavia-Sarmiento y Caleta Olivia. En este punto, proponemos el control popular de las obras hídricas que se realicen y la declaración de la Emergencia Hídrica a nivel nacional, para reasignar partidas presupuestarias. Los empresarios de la obra pública han lucrado con sobreprecios (causas “Embrujo” y “Revelación”), con la venia del Estado provincial y sus funcionarios. Es necesaria una justicia con magistrados elegidos popularmente y con posibilidad de revocatoria automática.

  • Abajo la politica represiva de Arcioni, Massoni y Bullrich.

    Rechazamos la escalada represiva que quiere imponer el gobierno de Arcioni para hacer pasar el ajuste. Decretos fascistas contra migrantes, discursos de “mano dura” y la venia en la baja de la edad de imputabilidad, buscan encubrir que el delito se organiza desde el Estado, que ampara a las mafias de todo pelaje. Si hay que hablar de robo es necesario apuntar a los terratenientes como Benetton y Lewis, con miles de hectáreas protegidas por el Estado y la justicia, como lo demuestran los casos disciplinadores de Santiago Maldonado, Rafael Nahuel y la criminalización de todo el pueblo mapuche. Por otro lado, es necesario desmantelar los nexos entre las fuerzas de seguridad y el narcotráfico, la inseguridad viene de arriba hacia abajo desde el mismo Estado. Abajo el gatillo fácil en Chubut. Apertura de los libros de guardia de todas las comisarías y control popular de las mismas.

  • Investigación de la deuda provincial.

    Proponemos no pagar un solo peso más de la deuda provincial sin una investigación que haga público el destino de dichos recursos. Es necesario conocer quiénes son los acreedores de esta deuda, y además recuperar los recursos que han sido malversados, para que vuelvan a la provincia y a la población trabajadora. No es posible el desarrollo de la provincia sin poner un freno a esta enorme fuga de recursos, que podrían ser utilizados para salarios, obra pública, educación y salud.

  • Abajo los tarifazos, nacionalización de los recursos naturales.

    Proponemos que se retrotraigan las tarifas de servicios públicos al año 2015: agua, luz y gas. No podemos consolidar el saqueo de los tres años anteriores. Apertura de los libros de las cooperativas, que se han transformado en el coto de caza de los partidos patronales. No alcanza con “paraguas legales” o “emergencias tarifarias”. Los costos de los servicios públicos deben ser de conocimiento público. No al pago de la deuda con CAMMESA. De fondo, nacionalizar los recursos naturales como el gas y el petróleo, permitiría romper con la dolarización de las tarifas y poner en pie un sistema energético con el objetivo de satisfacer las necesidades de la población trabajadora y no la rentabilidad de las petroleras, gasíferas y distribuidoras de servicios.

Sumate