Pitrola: “Los protocolos para educación bimodal, presencial y virtual, deben estar bajo control de comités conjuntos de docentes, estudiantes y padres”

Néstor Pitrola, dirigente del Partido Obrero (Diputado Nacional MC), se refirió hoy al debate por la vuelta a clases presenciales en pandemia.

Pitrola declaró “Es muy claro que la vuelta a clases presenciales, aún de manera parcial e intermitente, supone un enorme desafío en materia de salud, cuando la pandemia sigue su curso y Argentina nunca salió de la “primera ola”. No es posible hacerlo sin seguir un protocolo estricto de distanciamiento entre alumnos y docentes (al menos 1,5mts), lo que supone una plantilla de un tercio de presencialidad con la consecuente cantidad de docentes actuantes nombrados para sostener la modalidad virtual mientras la otra parte atiende la presencial. Sin que las escuelas tengan la cantidad de lavabos necesarios (uno cada cuarenta alumnos). Sin que haya un cronograma de vacunación docente y no docente como población esencial. Sin que se testeen y aíslen de inmediato los casos de contagio y sus contactos estrechos, tanto de alumnos como de docentes. Sin que haya un plan de testeo masivo preventivo. Sin que la infraestructura escolar (agua, ventilación, alcohol, etc.) esté en condiciones. Sin la adecuación necesaria del transporte público y escolar. Sin que se suplanten aquellas escuelas que hoy son usadas como centros de vacunación en la Provincia de Buenos Aires, sin que se apele a toda la infraestructura social (clubes deportivos, etc.) que sea necesaria para garantizar educación y salud al mismo tiempo.”

“A esto hay que agregar el rescate de al menos un millón de alumnos -que muchos expertos estiran hasta cuatro y cinco millones- que quedaron a la vera del camino de una virtualización forzosa sin que el Estado garantice ni herramientas ni conectividad, tanto para educadores como para educandos. Este operativo urgente, del que se habla pero no se mueve un dedo desde las autoridades requiere también la dotación de docencia e infraestructura necesaria. Así como becas para el rescate del estudiante.”

Pitrola finalizó “El Estado nacional y los Estados provinciales que hoy se rasgan las vestiduras, sin distinción política perdieron un año, vital para preparar lo que hoy se plantea: la vuelta a las aulas. Nuestra docencia es “presencialista” por formación y convicción pedagógica. Pero el Estado, que impuso una virtualización forzosa a cargo de docentes y familias a como dé lugar, hoy pretende una vuelta a clases también a como de dé lugar. Los docentes, con sus delegados de escuela y sus sindicatos deberán luchar por las condiciones descriptas. Pero no solo ellos. Será absolutamente clave, para defender la salud y la educación públicas al mismo tiempo, que se formen comités conjuntos de docentes, padres y estudiantes, en los casos secundarios y terciarios, para establecer un control popular escuela por escuela, por el cumplimiento de los protocolos y el semáforo educativo que preserve la salud de la población, mientras llega una vacunación y una inmunización que llevará meses y meses.”

.