[Ley Equidad de Género] “Una estafa que busca ocultar la ofensiva del gobierno contra las y los trabajadores”

En el plenario de comisiones del Congreso del día de ayer, Romina Del Plá, diputada del Partido Obrero en el Frente de Izquierda, interpeló a Ernesto Leguizamón, Jefe de Gabinete del ex Ministerio de Trabajo, y a Fabiana Tuñez, titular del Instituto Nacional de las Mujeres (INAM) –los funcionarios a cargo de la defensa del proyecto.
12 de septiembre de 2018
En el día del maestro, Del Plá comenzó su intervención recordando a Sandra y Rubén, los docentes fallecidos de la escuela 49 de Moreno “por responsabilidad de los gobiernos provincial y nacional que avanzan con una política de ajuste brutal sobre la educación”.
La diputada declaró: “Las mujeres trabajadoras somos parte de una clase obrera que sufre la desocupación, la precarización y una ofensiva en regla contra el salario. Aquí nos dicen que quieren revertirlo mediante una ley, pero la poca legislación que apuntaba en ese sentido fue destruida con connivencia de la burocracia sindical por los convenios flexibilizados –que es la política que quiere reforzar este gobierno con la llamada reforma laboral y el ajuste de la mano del FMI y los gobernadores”.
 
“Si vamos a debatir cómo revertir el retroceso en la situación de las mujeres trabajadoras y la discriminación que sufrimos por nuestra condición de género, no puedo eludir denunciar que el gobierno es responsable de no haber impulsado la aprobación del aborto legal en lugar de ceder al lobby clerical y evitar que sigan las muertes de mujeres trabajadoras y pobres por la clandestinidad. Hoy el gobierno redujo el presupuesto para el Plan nacional de prevención y reducción del embarazo no intencional en la adolescencia en 129 millones pesos”. Del Plá le preguntó a Tuñez qué podía decir al respecto, pero la funcionaria no dio ninguna respuesta concreta, más que comprometerse a “enviarle información después”. 
 
“En materia de licencias, el proyecto tampoco es un gran progreso. Por ejemplo, ponen un límite irrisorio de 10 días para la licencia por violencia de género, que Legizamón intentó justificar diciendo que son para hacer trámites y el resto de los días corresponden a las licencias ya existentes por enfermedad: ¡entonces no tenemos licencia por violencia de género! Las opciones para la mujer luego de la maternidad, avance en una jornada reducida, ¡son con reducción proporcional de su remuneración! Es decir, que los “nuevos beneficios” corren a cuenta de los trabajadores, no a cargo de las ganancias capitalistas” fueron algunas de las críticas que desarrolló Del Plá al proyecto gubernamental.
 
Del Plá concluyó: “Lo que tenemos es entonces una agenda de maquillaje a la feroz reforma laboral –que ya está en curso, con las modificaciones de los convenios por actividad– dirigidas precarizar aún más el mercado laboral y, por lo tanto, a profundizar todas las tendencias existentes a mantener e incluso incrementar la brecha salarial entre hombres y mujeres.  Miren lo que está pasando con la docencia en todos los niveles, a la que insisten en condenar a salarios de hambre, y tienen mayoría femenina entre sus filas”.