Justicia por Emilse Gajes

El día de ayer, 17 de febrero, fue encontrado el cuerpo sin vida de Emilse Stefania Gajes, de 25 años en el barrio Cáceres, en la Ciudad de Córdoba, a metros de la casa de su pareja. Los vecinos declararon a los medios que habían presenciado el día anterior un fuerte ataque a la víctima por parte de su pareja, Fabricio Natanael Acuña. Era de público conocimiento que Emilse sufría violencia de género. Emilse y su familia habían realizado denuncias contra su agresor, un ex estudiante para policía. Con múltiples irregularidades, la Justicia se ha lanzado una maniobra de encubrimiento para cerrar el caso caratulando la causa como un «suicidio». De esta forma omiten la enorme responsabilidad que le cabe a las dependencias estatales que tenían conocimiento de la situación de violencia y vulnerabilidad de Emilse.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Desde Córdoba, la dirigente del Plenario de Trabajadoras, Soledad Diaz explicó sobre el caso: “Emilse llevaba 9 años en una relación extremadamente violenta con Acuña. En noviembre del 2020, embarazada, logró radicar una primera denuncia. Este mismo mes había realizado una segunda denuncia, Acuña fue detenido y luego liberado con una restricción perimetral que no se garantizó. Ninguno de los organismos estatales que intervinieron en el caso dio asistencia y seguimiento a la situación de vulnerabilidad en la que se encontraba Emilse. Ahora, la justicia busca cerrar la causa, para lo que ha incurrido en todo tipo de irregularidades procedimentales y judiciales: no han finalizado las pericias, sin la autopsia y omitiendo los testimonios de los vecinos que vieron al agresor retirarse del lugar donde fue encontrada Emilse lanzan la versión del suicidio, que busca encubrir una clara situación de violencia.”

Y agregó: “La muerte de Emilse es la consecuencia final de un Estado Femicida. Se trata del sexto femicidio en Córdoba en lo que va del 2021. Es un caso que vuelve a mostrar la responsabilidad estatal directa, como Úrsula, como Esther, como muchas de las mujeres asesinadas que habían realizado las denuncias y no recibieron la protección necesaria. Junto a la familia de Emilse, el Polo Obrero, en cuyas asambleas participaba Emilse y la organización de mujeres Plenario de Trabajadoras emprendemos una campaña contra el encubrimiento y por justicia por Emilse. Por medidas efectivas para la protección de las mujeres y por un consejo autónomo de mujeres, cuando una y otra vez se demuestra que los organismos estatales, institutos, ministerios, no son una respuesta a la crítica situación que atravesamos las mujeres.”

 

 

Soledad Díaz: 3515 484495

.