Gabriel Solano reclamó el juicio político al Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad

El diputado de la Ciudad de Buenos Aires (MC) Gabriel Solano rechazó el fallo del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad referido a las vacantes en el ciclo inicial del sistema educativo de gestión estatal y reclamó el juicio político a sus integrantes, por considerar que son responsables de violar de modo alevoso la Constitución porteña y dar un paso decisivo en la privatización y el limitacionismo en la educación pública en todos sus niveles.
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Gabriel Solano señaló que el fallo es una aberración que viola de modo evidente y alevoso la Constitución de la Ciudad, que consagra en su artículo 24 que el Estado porteño “asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública estatal, laica y gratuita en todos los niveles y modalidades, a partir de los cuarenta y cinco días de vida hasta el nivel superior”. Aunque el mandato constitucional es taxativo y categórico, el Tribunal Superior de Justicia recurre a una interpretación capciosa, concluyendo que el Estado “no tiene la obligación inmediata de proveer una vacante a todo aquél que la solicite con independencia de su condición social o de sus posibilidades de procurarse una vacante en el subsistema privado”. De modo increíble, el fallo convierte al sistema privado en el receptor natural de los menores de 3 años, colocando al sistema público como un actor residual destinado exclusivamente a quienes puedan presentar un certificado de pobreza.

A través del fallo –continuó Solano- el Tribunal Superior busca regimentar a las instancias inferiores del sistema judicial de la Ciudad que hasta venía fallando mayormente a favor de las familias que presentaban amparos en reclamo de una vacante para sus hijos.

Solano señaló también que el Tribunal Superior de Justicia pretende extender este criterio contrario al mandato constitucional también a la educación superior de la Ciudad, estableciendo que “la asignación de vacantes debe efectuarse exclusivamente en función al mérito individual de los estudiantes”. Estamos ante un fallo aberrante que implica un retroceso histórico en el derecho al acceso universal a la educación.

Amanda Martín, secretaria gremial de Ademys que asumirá como legisladora del Frente de Izquierda el año próximo, también rechazó el fallo señalando que su función es revalidar el ajuste que Larreta está aplicando actualmente en el sistema educativo. En el Presupuesto 2021 aprobado por la Legislatura unos de los rubros que más se reducen es el de infraestructura escolar, que cae en un 80% en valores constantes. Esto significa que la construcción de escuelas prometidas por el gobierno para dar satisfacción al cupo de vacantes no solo no se llevará a cabo, sino que a partir de este fallo se exceptúa al estado de esa obligación establecida claramente por la Constitución local.

Amanda Martín también señaló que es falso que el Estado asegure vacantes a los sectores más empobrecidos. Éstos –señaló- son enviados a los CPI (Centros de Primera Infancia) que dependen de Desarrollo Social y no del Ministerio de Educación, y que ofrecen una formación devaluada y carente de las condiciones materiales y de seguridad necesarias. Muchos de estos CPI están en manos incluso de instituciones religiosas, violando así también el principio de laicidad consagrado en la Constitución.

Gabriel Solano y Amanda Martín junto con el reclamo del juicio político a los miembros del Tribunal Superior anunciaron que realizarán reuniones con las familias afectadas para profundizar un plan de acción en defensa del acceso universal y gratuito al sistema educativo de la Ciudad en todos sus niveles.

Amanda Martín: 1136275355

Gabriel Solano: 115690514

.