Declárase de Interés para la Comunicación Social y la Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al documental «El vecino del PH. Del barrio al manicomio” del director Fernando Figueiro

  • Salud
Presentado por:   
  • Legislatura CABA

Expediente 1863-D-2022

PROYECTO DE DECLARACIÓN

Declárase de Interés para la Comunicación Social y la Salud de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al documental "El vecino del PH. Del barrio al manicomio” del director Fernando Figueiro

FUNDAMENTOS

SINOPSIS: “EL VECINO DEL PH. DEL BARRIO AL MANICOMIO”.

Dirección: Fernando Figueiro

Argentina 2019 – 63´

El brote psicótico de un vecino de la Ciudad de Buenos Aires, difundido por los medios de comunicación, muestra la crisis de la salud mental en la Argentina: una crisis que deriva en el encierro y el manicomio. La película, construida a partir de esas escenas públicas, de la narración de quienes vivían en ese mismo edificio y de entrevistas con diferentes profesionales, deja de manifiesto que otro abordaje de la salud mental es posible.

En las últimas semanas la atención de la salud mental adquierió cierta relevancia, producto de dos casos particulares que involucraron a personas “famosas”, generando una gran repercusión mediática que proyectó una diversidad de polémicas y debates en torno a la falta de una respuesta adecuada o abordajes deficientes que pudieron limitar la posibilidad de realizar internaciones involuntarias, previstas en la vigente Ley Nacional de Salud Mental 26.657. Estas dos situaciones, que como otras en la Ciudad, lamentablemente derivaron en intervenciones policiales con resultados no deseables, reactualizan el debate, poniendo en situación las responsabilidades del Estado (nacional y provincial) como garante de la atención, al conjunto de trabajadores y profesionales y su rol en el sistema de salud mental y también a la sociedad, en cuanto al recurrente prejuicio instalado de la “peligrosidad” que presentan las personas con padecimiento mental y que su único destino es terminar en una institución asilar.

En esta acuciante actualidad, consideramos que muy oportunamente, el documental “El vecino del PH. Del barrio al manicomio”, presenta de manera muy elocuente y a partir de un caso real de un vecino, que es también un ciudadano y un sujeto de derechos, que bien podría ser cualquiera de nosotros o familiar, amigo, vecino, que ante un cuadro agudo como lo es un brote psicótico o bien un cuadro de excitación psicomotriz (que se presenta cada vez más, en las personas atravesadas por consumos problemáticos), debería contar con la respuesta adecuada a su padecimiento.

En este caso presentado en el documental, de una persona residente en la Ciudad de Buenos Aires, toman dimensión diferentes intervenciones, particularmente la de sus vecinos y sus interrogantes de cómo proceder ante la falta de respuestas de un sistema de atención y diferentes instancias involucradas, como la policía, el SAME, la Justicia, el hospital Borda y también la de algunos familiares del “vecino” padeciente. La pregunta que surge y moviliza el documental, es la de si era posible otra modalidad de atención y derivación del caso, considerando que nuestra ciudad cuenta con la Ley  N°448, sancionada en el año 2000, que se reforzó y complementó con la sanción en el año 2010, de la Ley Nacional de Salud Mental 26.657 y que ambas postulan un modelo de atención con base comunitaria, teniendo como ejes, la interdisciplina y la intersectorialidad para desplegar un abordaje integral en el marco de un sistema sanitario. 

También y como posibles consideraciones y respuestas al caso que se presenta en la película  (que es totalmente representativo de lo que ocurre cotidianamente, pero que no tiene difusión mediática), la misma ofrece un variado y profundo testimonio de profesionales y trabajadores del campo de la salud mental, de usuarios y familiares que enriquece el debate de un tema que como su objeto y condición, resulta de una inmensa complejidad.

La importancia de darle reconocimiento a este documental, reside en que nos sitúa a todos (no sólo a quienes está ligados al trabajo del área), sino particularmente al ciudadano, que desconoce por lejanía con quien padece, pero que no está exento de  padecer él o alguien de su familia en algún transcurso de la existencia. Otro gran atributo de esta producción, es desde la perspectiva de la formación y capacitación del conjunto de trabajadores y profesionales que intervienen en el abordaje de las problemáticas de salud mental, que no es sólo una cuestión clínica terapéutica, sino que remite a una interfase entre la Salud Mental, los Derechos Humanos y la vida cotidiana, propiciando un cambio de paradigma de atención. Otra Salud Mental es posible.

Atento a lo expuesto, temática que atraviesa perspectivas culturales, sanitarias y comunicacionales, consideramos y proponemos que se otorgue a esta obra el reconocimiento e interés pertinente.