Creación de un subsidio universal para inquilinos informales para afrontar la falta de acceso a la vivienda en la CABA

  • Vivienda
Presentado por:   
  • Legislatura CABA

Expediente 2052-D-2022

PROYECTO DE LEY

Artículo  1º.- A partir de la presente se crea un subsidio universal para inquilinos informales para afrontar la falta de acceso a la vivienda en la CABA.

Artículo 2°.- El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través del IVC, confeccionará un registro de inquilinos no formalizados que estarán sujetos a los beneficios de la presente ley.

Artículo 3°.- El poder ejecutivo del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires destinará una partida presupuestaria especial en el marco de esta emergencia habitacional para garantizar lo siguiente:

  1. La creación de un subsidio especial para inquilinos que habitan en villas, hoteles, pensiones y en cualquier condición de precariedad, ante el solo hecho de demostrar la imposibilidad de pagar un alquiler acorde a las necesidades de su grupo familiar y antes de que los mismos queden en situación de calle.
  2. La creación de una línea directa de acceso a este subsidio para personas que se encuentren en situación de violencia de género.
  3. El subsidio será de un monto mínimo de $30000 por persona solicitante, con un adicional de $5000 por integrante familiar. Estos montos se actualizarán anualmente teniendo en cuenta el mayor índice entre la inflación general y el aumento promedio de los alquileres en la ciudad.

Artículo 4°.- Las fechas de cobro de este subsidio por las personas solicitantes serán entre el día 1 y el día 5 de cada mes.

Artículo 5°.- El Instituto de la Vivienda de la Ciudad será el encargado de llevar adelante el presente proyecto.

Artículo 6°.- Comuníquese.

Fundamentos

En el último tiempo, producto de la especulación inmobiliaria y el encarecimiento del suelo, impulsados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el precio de los alquileres se ha incrementado fuertemente. A nivel nacional sucede una situación similar, luego de que los grandes propietarios utilizaran la excusa de la discusión sobre la ley de alquileres para aumentar los montos incluso por arriba de una inflación que crece a niveles récord. La mencionada ley 27.551, aprobada hace ya 2 años, no ha podido garantizar a los inquilinos un piso acorde a sus salarios para acceder a una vivienda y los incrementos se han dado no solo por encima de los salarios sino incluso por encima del índice de precios al consumidor relevado por el INDEC.

Las políticas de expulsión de los trabajadores de la ciudad se comprueban con la habilitación a través de convenios del GCBA para la construcción de torres de lujo, la falta de urbanización en las villas y la ausencia de créditos para vivienda o la imposibilidad de acceder a ellos, incluso para los propios trabajadores municipales.

El decreto 690/06, utilizado por personas que se encuentran en situación de calle y perciben un ingreso menor a la canasta básica, posee un sinnúmero de restricciones, los montos no alcanzan a cubrir los precios de un alquiler y el retraso en su acreditación a los beneficiarios impide que los mismos puedan pagar en tiempo y forma.

Las leyes de urbanización aprobadas para la Villa 20, Villa 31, Playón de Chacarita y Rodrigo Bueno se llevan adelante con demoras y de manera ineficiente, mientras otros barrios aún no cuentan con un proceso de urbanización real, como la Villa 1-11-14 o la 15. Al igual que las familias que habitan en hoteles o pensiones, deben enfrentar el hacinamiento y la falta de servicios básicos como el gas de red o el agua corriente, sumado a que en muchos inquilinatos no alquilan a madres con hijes negándole el derecho a la vivienda a las niñeces.

Frente a esta situación es necesaria la creacion de un subsidio para toda persona que se encuentre alquilando en una situacion de precariedad y que demuestre que no puede afrontar el pago de un alquiler que garantice las condiciones de habitabilidad de su grupo familiar, antes de quedar en situación de calle. El monto del mismo debe permitir alquilar una vivienda acorde a las necesidades de su grupo familiar y debe ser indexado de acuerdo al mayor porcentaje entre la inflación general y aumento promedio de los alquileres. El pago en tiempo y forma debe ser un requisito a atender ya que los inquilinos informales sufren constantemente todo tipo de amedrentamiento y amenazas de desalojo por parte de los propietarios.

El presente proyecto tiene el fin de realizar una transición hacia una solución definitiva a la situación de déficit habitacional que atraviesan cientos de miles de familias en la ciudad.