Al ajuste y al FMI le hacemos frente

Con la unidad de
los trabajadores
y la izquierda

Fuera el régimen del FMI
Que la crisis la paguen los capitalistas

Las elecciones presidenciales de 2019 tendrán lugar en el marco de una crisis general, marcada por el fracaso del gobierno macrista. Otra vez, nuestro país carga con el peso de una impagable deuda externa y de un sometimiento colonial a los dictados del Fondo Monetario Internacional.

Otra vez, fruto de una inflación galopante combinada con una profunda recesión, se pulverizan los salarios, se acrecienta la pobreza y crece la desocupación. La crisis vuelve a colocar a la Argentina frente a una disyuntiva histórica: los grandes capitales, de un lado, y los trabajadores, del otro, deberán enfrentarse para definir quién liderará una salida a la crisis.

  • Trabajo, salario y jubilaciones

    Frente a la escalada contra el derecho al trabajo, planteamos la inmediata prohibición de los despidos, el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, y la reapertura de las plantas clausuradas en los últimos años a cargo del Estado, bajo control obrero. Luchamos por un salario que cubra el costo de la canasta familiar, la indexación mensual y la reapertura de paritarias. Por recuperar el salario mínimo de referencia del complejo agroexportador. Defensa de las conquistas jubilatorias, no a la armonización. Por el 82% móvil.

  • Basta de depredación
    ambiental y laboral

    Frente a la precarización y las muertes obreras, luchamos por la defensa de las conquistas de los convenios colectivos, el control obrero de la producción y de las condiciones de seguridad e insalubridad en todas las plantas industriales. Por el pase a planta de todos los trabajadores precarios. Contra la labor depredadora de los contaminadores capitalis tas, en la ciudad y en el campo, planteamos el control obrero y la apertura de todos los procesos industriales a la intervención de las organizaciones vecinales y ambientales.

  • Por el Aborto legal y la
    Separación de la Iglesia
    del Estado

    El Frente de Izquierda es la única fuerza que garantiza que sus representantes luchan por el derecho al aborto legal seguro y gratuito. Por la inclusión obligatoria de la ESI en todas las escuelas de la provincia. Por la separación de la Iglesia del Estado. Por Ni una Menos: Casas refugio y equipos interdisciplinarios bajo control de las organizaciones mujeres. Jardines infantiles y lactarios. Capacitación a cargo de las patronales, por igual salario por igual trabajo.

  • Recuperar el complejo
    agroexportador en beneficio
    de los trabajadores

    Frente al derrumbe social, planteamos un impuesto extraordinario al conjunto del complejo sojero, para financiar un plan de urbanización integral de las barriadas y de infraestructura escolar, de formación e ingreso al trabajo para la juventud, controlado y dirigido por representantes electos. Para revertir el saqueo de la provincia, es necesaria la estatización de los puertos privados y de los casinos, que la riqueza de Santa Fe sea patrimonio social.

  • Fuera el FMI, no al pago de la
    deuda. Por la unidad
    socialista de América Latina.

    No hay futuro para el país si continuamos con el saqueo del FMI. El Frente de Izquierda es la única fuerza que plantea el no al pago de la deuda externa y la ruptura con el Fondo. La nacionalización de la banca y el comercio exterior, como la forma de destinar el ahorro nacional a un plan de obras públicas y la reindustrialización de la provincia y el país. Fuera el imperialismo de Venezuela, Haití y toda la región.

  • ¡Que irrumpa la clase obrera
    y que la crisis la paguen ellos!

    Para impulsar nuestras reivindicaciones fundamentales: Paro activo de 36 horas y plan de lucha. Por un Congreso de Bases de todos los sindicatos y centrales obreras de la provincia, por un plan para derrotar el ajuste con la movilización política popular encabezada por los trabajadores. Luchamos para terminar con el régimen corrupto de macristas, kirchneristas y pejotistas y por la convocatoria de una Asamblea Constituyente, libre, soberana y con poder, que adopte las medidas urgentes que acá señalamos para reorganizar la provincia y el país. Por un gobierno de trabajadores.

El "progresismo" ya perdió

Construyamos un polo
político de los trabajadores

La desintegración del Frente Progresista es imparable. Luego de haber perdido la gobernación, el Partido Socialista se desgarra en torno a dos vías electorales muertas: votar a Lavagna-Urtubey o votar en blanco. La UCR “desensilló” en lugares de poder, luego de darle su apoyo a Macri. Mientras en Capital Federal, Pino Solanas y Libres del Sur se integraron a la fórmula Fernández-Fernández; Roy Cortina, del PS, se pasó a las filas ¡del PRO! En Santa Fe todos ellos y Margarita Stolbizer van detrás de Consenso Federal. El centroizquierda demuestra otra vez que su “programa” es el oportunismo.

Por su parte, Ciudad Futura no presenta candidaturas propias y llaman a votar “para sacarse de encima a Macri”, un voto vergonzante porque no integran las listas peronistas ni las confrontan con una posición independiente. Actúan en función de especulaciones electorales y no como un factor de organización independiente de los partidos de Estado. La población progresista debe tomar nota de que este bloque se deshizo al calor de apoyar al peronismo y al macrismo sucesivamente. La convocamos a construir una alternativa independiente del régimen capitalista corrupto de macristas, peronistas, radicales y kirchneristas. A reagruparse en un camino de lucha obrera y socialista junto al Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad

Una polarización
contra los trabajadores

La clase capitalista ha tomado nota de la necesidad de que el futuro gobierno tenga una mayor base de sustentación política, para poder ir a fondo con sus planes anti-obreros y anti-populares.

Es lo que explica la integración de Pichetto a la fórmula con Macri. El macrismo busca el apoyo de los gobernadores y la burocracia sindical.

En la otra vereda, la proclamación de la candidatura presidencial de Alberto Fernández, de parte de CFK, y la incorporación de Massa a la alianza, colocó al kirchnerismo en línea con los requerimientos de los grupos económicos y el capital financiero.

La fórmula Fernández-Fernández ha dado garantía de repago de la deuda externa usuraria y de que mantendrán a la Argentina bajo la tutela del FMI. En Santa Fe, no hizo falta que Omar Perotti asuma como gobernador para que el Senado del PJ adopte esta senda antiobrera, aprobando una ley de ART que promueve la flexibilidad laboral y con ello mayor cantidad de muertes obreras.

El “contrato social” de CFK, es un instrumento para atar a los sindicatos al ajuste y a las reformas laboral y previsional. Con la integración del burócrata de ATE Hoffman a las listas que encabeza La Cámpora en Santa Fe, se prefigura esta colaboración con el recorte de personal estatal con el que ya amenaza Perotti.

La convocatoria de Fernández- Fernández a “unir los pañuelos celestes con los verdes” es un llamado a postergar indefinidamente la lucha por el derecho al aborto legal y abona el camino de las “Amalia Granata”. La claudicación de todo el régimen político a las iglesias es responsable de esta impronta reaccionaria.

Sea quien sea el próximo inquilino en la Casa Rosada, los titulares de la misma seguirán siendo los capitalistas.

Nuestras candidatas y candidatos

Sumate