8 de febrero de 2018 | Por Fernando Lopez Plá- Iván Hirsch

UNLP: pongamos en pie un movimiento estudiantil independiente

El 2018 nos encuentra a las puertas de una nueva elección de autoridades con el condimento que se cumplen 100 años de la Reforma Universitaria, cuando el movimiento estudiantil barrió al clero que dominaba la universidad en esos años y proclamaron principios de democratización del régimen universitario. Este año, la Asamblea Universitaria estará atravesada por el ataque profundo que viene llevando adelante el macrismo a las condiciones de vida del conjunto de los trabajadores y la juventud, y la reforma educativa es una pata de este ataque. El proceso de elección de autoridades se combinará con fuertes luchas que se vienen desenvolviendo y la lucha por el salario de todos los trabajadores, en particular, el salario de todos los docentes.

En marzo y abril se eligen los decanos y el rector de la UNLP. Será la primera elección de autoridades luego del cambio de gobierno, no obstante lo cual todos los candidatos son figuritas repetidas. Esto no es casual, las características profundamente anti democráticas de la forma de elección de autoridades universitarias está por detrás de la democracia formal de cualquier país. Pueden pasar varios gobiernos y en la UNLP seguirán los mismos grupos de camarillas al mando.

Un hombre de Estado

El único candidateado para presidir la universidad es Fernando Tauber, quien ya cumplió dos mandatos como rector y actualmente es vicerrector. Si bien de la UCR, se trata de un hombre de Estado, que llamó a votar por Scioli en 2015 en defensa de los "convenios" que habían firmado (como el financiamiento para la remodelación del edificio Karacachoff, para destinarlo exclusivamente al dictado de posgrados arancelados), y hoy es un fiel representante de Vidal.

Como continuidad de la LES y la Coneau que han venido aplicando, las autoridades fueron de las primeras en firmar -de espaldas a todos los estudiantes y los órganos de cogobierno- la adhesión de la UNLP al Sistema de Reconocimiento Académico, junto a otras universidades públicas y privadas. Es una vuelta de tuerca en la privatización educativa, vaciando carreras y alimentando los aranceles.

Además de la continuidad en la privatización -que también se expresa en convenios con grandes empresas como Techint y Bagó que inciden sobre los planes de estudio- también han sostenido la precarización laboral, no solo de la comunidad educativa sino además mediante la realización de obras sostenidas por trabajadores del Plan Argentina Trabaja. Todo esto es avalado año a año por todo el arco político de las autoridades (desde camporistas hasta macristas, pasando por los pejotistas vinculados a Randazzo) con la aprobación de presupuestos insuficientes.

Por un movimiento estudiantil independiente

El último Congreso de la FULP estuvo atravesado por un debate sobre esta situación. La conducción electa, encabezada por La Mella y el Miles, se negó a votar un rechazo a la candidatura de Tauber y organizar la lucha por la democratización del gobierno universitario. Es una ratificación de que no sacarán los pies del plato, ya que los decanos kirchneristas acompañarán la elección de Tauber.

En el frente de conducción conviven agrupaciones kirchneristas (Miles, La Mella), centroizquierdistas (PCR, los massistas de Libres del Sur), junto con los randazzistas del FUNAP, que responden al decano de Ingeniería, Marcos Actis, pionero en anunciar la implementación del SRA y candidato a ser el vicepresidente de la UNLP como segundo de Tauber. Solo el intento de despegarse del desprestigio de La Cámpora excluyó a estos últimos del rejunte de conducción de la FULP.

Los estudiantes, por el contrario, necesitamos poner en pie un gran movimiento por la democratización de la universidad, ante una Asamblea Universitaria ilegítima y reaccionaria. La UJS hizo de esta necesidad el eje de su campaña en las elecciones estudiantiles de noviembre, planteando la perspectiva de una organización independiente para pelear contra la privatización y las reformas vaciadoras de los planes de estudio, por las bandas horarias y el fin de los filtros, por la implementación plena del Boleto Gratuito, el fin de la precarización laboral en la universidad. Ese fue el contenido del programa que redactamos para conformar en el Congreso de la Federación un Frente de Estudiantes de Izquierda con la casi totalidad de agrupaciones de la izquierda. Sobre esa base, volvimos a derrotar a la Franja Morada en Arquitectura -la facultad del propio Tauber- donde apostaron todos sus recursos para intentar desplazar al Dale!, un frente único independiente que ha puesto al CEAU en esta dirección.

Vamos por una gran campaña en toda la UNLP

La UJS se encuentra preparando una gran campaña para desenvolver en toda la universidad en vistas a organizar a los estudiantes para enfrentar las elecciones de decanos y rector, no solo por lo antidemocrático de las mismas sino por el programa reaccionario y antieducativo de la camarilla que busca reelegirse. Un primer punto de organización y formación para la UJS de La Plata será la pelea por una importante asistencia al campamento en Villa Gesell, donde el curso central reflexionará sobre la historia de las grandes luchas del movimiento estudiantil junto a los trabajadores, al cumplirse el centenario de la Reforma Universitaria.

Desde la conducción del Centro de Estudiantes de Arquitectura impulsaremos, como hace cuatro años, la construcción de un movimiento de lucha contra la reelección del decano Fernando Gandolfi, apoyados en la experiencia que hicieron los estudiantes que durante su gestión protagonizaron grandes luchas contra los concursos truchos y el plan de estudios restrictivo. Las experiencias en las que se encolumnó a los estudiantes detrás de variantes "progres", como la que impulsaron La Mella y Quebracho en Exactas, han terminado por reforzar a las agrupaciones vinculadas a la gestión tradicional.

El desarrollo de un movimiento de lucha debe sentar las bases para la recuperación de los centros de estudiantes y la FULP para una política independiente, que enfrente junto al movimiento obrero el plan de guerra del gobierno contra los trabajadores. En el proceso venidero quedará a la vista de todos los estudiantes el agotamiento objetivo de la actual conducción de la FULP que ya no tiene más por brindar a los estudiantes. Es tarea de la UJS y de todas las corrientes que se reclaman independientes de los poderes de turno, poner en pie un gran movimiento estudiantil que tenga como objetivo transformar la universidad partiendo de los intereses de todos los explotados.


 

Tags: UNLP, FULP

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero