13 de marzo de 2018 | Por Daiana Cabrera (presidenta del CEUNGS) y Santiago Spo.

Universidad de General Sarmiento: entre el ajuste macrista y el achique de gastos de la gestión

Organicemos un plan de lucha mediante asambleas del movimiento estudiantil

Apenas ha iniciado el ciclo lectivo en la Universidad de General Sarmiento (UNGS) y ya se evidencia el ajuste que el gobierno de Macri-Finocchiaro impulsa en las universidades. Cerca de 400 estudiantes se han desayunado (el mismo día de cursada) que habían sido dados de baja de materias a las cuales se habían anotado hace semanas. El argumento que esgrimen las autoridades universitarias es que “había sobrecarga de anotados y no había lugar físico para que puedan cursar dentro de las comisiones”. Es decir que en vez de abrir nuevas comisiones (un reclamo que desde El Yunque en el CEUNGS hemos profundizado presentando proyectos que jamás se han tratado en el Consejo Superior) para que todos puedan cursar, han optado por limpiar a los estudiantes de sus cursadas. Y pese a que los estudiantes en su mayoría se anotan a cursar y acomodan su vida en función de trabajar para poder costear sus estudios (lo cual limita las bandas horarias en que pueden anotarse), la universidad no cuenta con una oferta horaria holgada. Todo lo contrario, muchas materias se dan en un solo turno y en un solo semestre. Hasta el año que viene muchos de los estudiantes que fueron dados de baja no podrán cursar la materia en cuestión y como si fuera poco gracias a la correlatividad tampoco podrán cursar otras materias que requieren tener aprobada la materia de la que fueron borrados.

Desde El Yunque en la presidencia del CEUNGS estamos impulsando un empadronamiento de todos aquellos que han sido perjudicados para llevar el reclamo a la Secretaría Académica. Exigimos la apertura de nuevas comisiones donde los 400 estudiantes dados de baja puedan cursar.

Por otro lado, no menos importante, el gobierno de Vidal que el año pasado mandó a la UNGS la aprobación (votada por el Consejo Superior de la UNGS al instante) para que la universidad y sus estudiantes sean parte del boleto universitario gratuito, este año pretende dilatar la implementación concreta de dicha ley que gracias a la lucha estudiantil logramos arrancarle al gobierno el año pasado. En un año donde el tarifazo en el transporte sacude el bolsillo de estudiantes y trabajadores, defender el boleto gratuito es elemental, por ello desde el CEUNGS pusimos rápidamente a circular un petitorio reclamando implementación inmediata y nos preparamos para votar un plan de acción en la próxima reunión de centro hasta conquistar la implementación. La gestión frente a este ataque contra una conquista de los estudiantes hace silencio permitiendo que la estada de Vidal se consume.

Por último, la gestión ha retirado de circulación los dispenser que existían hasta hace 3 meses en la universidad donde gratuitamente los estudiantes cargan agua fresca y caliente, y que de alguna manera, constituyen un triunfo de los estudiantes en función de cursar en condiciones menos agobiantes.

 

Macri ajusta, el Rectorado achica

El presupuesto para la universidad presenta, si se considera la inflación pronosticada, un “aumento” tan solo del 10% para este año. Las problemáticas que este presupuesto de asfixia presenta están a la vista de los estudiantes ni bien arrancan las clases.
 

La gestión progre de la universidad no da señales de resistencia ante este ataque directo a la universidad. Por el contrario, se adaptan a esta situación al achicar gastos dejando 400 estudiantes sin cursar materias en las que se habían anotado; permiten que Vidal nos robe un derecho adquirido como el boleto, e incluso nos sacan los dispenser.

La defensa de la universidad y de la cursada de miles de estudiantes depende de la capacidad que tengamos para organizarnos de manera independiente, mediante reuniones, asambleas, hablando con los estudiantes curso por curso. Al ajuste de Macri y la gestión le oponemos nuestro programa que en primer lugar debe basarse en desarrollar un censo universitario para saber cuál es el presupuesto real que necesitamos estudiantes y docentes; conquistar definitivamente el boleto universitario y abrir paso a una lucha para que la universidad esté ligada a estudiantes y trabajadores y no a los planes privatistas del gobierno.

 

Sin lugar a dudas el CEUNGS independiente y de lucha significara una trinchera de organización estudiantil.

Tags: universidad, universidad-general-sarmiento, ajuste

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera