28 de marzo de 2018 | Por Julián Asiner, presidente de la Fuba

Señal de guerra a la universidad pública

El rector cordobés Hugo Juri, ideólogo del privatista Sistema de Reconocimiento Académico, fue elegido como presidente del Consejo Interuniversitario Nacional

El plenario de rectores del Consejo Interuniversitario Nacional, reunido el día de hoy (28/3) en Jujuy, votó como presidente del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) a Hugo Juri, el rector radical-macrista de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC). 

Juri, que pasó por la cartera de Educación bajo el gobierno de Fernando De la Rúa, es el gran ideólogo del nuevo Sistema de Reconocimiento Académico, una suerte de “Coneau 2.0” que divide a las carreras en “trayectos formativos” equivalentes entre universidades públicas y privadas. Estos “trayectos” estarían conformados por una cantidad de “créditos”, que podrían obtenerse tanto cursando una materia como realizando “actividades de extensión” –un eufemismo para encubrir pasantías truchas. El objetivo de esta reforma, que Juri ya puso en marcha en la UNC, es crear carreras más cortas adaptadas a las necesidades de las empresas, introducir el trabajo gratuito obligatorio como condición para recibirse e incrementar el negocio de la “formación continua”, es decir, las especializaciones, maestrías y posgrados pagos que complementan las carreras devaluadas. Como parte de este plan, Juri reformó los estatutos de la UNC para incorporar a las cámaras empresariales a los órganos de cogobierno. 

Como rector de la UNC y ahora presidente del CIN, Juri tendrá a su cargo la organización de la CRES 2018, el evento de la Unesco que reunirá en junio en Córdoba a rectores de todas las universidades públicas y privadas de América Latina y el Caribe, en el centenario de la Reforma Universitaria. 

Allí el presidente Macri y los rectores anunciarían la propuesta de extender este Sistema de Reconocimiento Académico a escala continental –un emprendimiento que cuenta con entusiastas auspiciantes como el Banco Santander, que interviene con fuerza en el negocio de la educación superior en la región. Es una nueva vuelta de tuerca privatista en línea con las aspiraciones de fondo de la burguesía, que en estos meses se hizo oír a través de diferentes medios y columnistas reclamando la sanción de cupos y aranceles en la universidad. Se trata de la definitiva asimilación de América Latina y el Caribe al modelo que se impuso en los Estados Unidos y en Europa, como resultado del llamado “Plan Bologna”. El macrismo y los rectores se arrogan la tradición de los estudiantes cordobeses de 1918, cuando la designación de Juri anuncia una verdadera “contra-reforma” contra la universidad pública, gratuita y universal.

Pacto con el peronismo

El nombramiento de Juri se hizo en un pacto con los rectores peronistas y kirchneristas. El vice-presidente de Juri será el rector de la Universidad de Hurlingham, Jaime Perczyk, que supo ser Secretario de Educación durante los gobiernos de Cristina Kirchner. La propia CRES quedó bajo la coordinación de Francisco Tamarit, el ex rector de la UNC, también ligado al kirchnerismo. En el plenario de Jujuy, Tamarit se pronunció por “avanzar hacia un sistema articulado de educación superior. La idea es discutir instrumentos y apostamos a que ese consenso exista”. El coordinador de la CRES evitó toda mención al contenido privatizador de esa “articulación”. El “consenso” al que se refiere ya se puso en marcha en nuestro país, cuando 63 rectores –radicales, peronistas, kirchneristas- firmaron con Macri y el entonces ministro Esteban Bullrich su adhesión al sistema de reconocimiento.

Un punto no menor de este pacto fue la votación unánime de Diego Molea, el rector de la Universidad de Lomas de Zamora, como representante del CIN en el Consejo de la Magistratura. Molea es un operador judicial todo-terreno, un “saltimbanqui” que comenzó en el radicalismo, luego se hizo kirchnerista de la mano de Gabriel Mariotto, más tarde se fue con Martín Insaurralde, después se pasó al massismo, trató de ubicarse en 2015 con Aníbal Fernández y ahora volvió a cultivar sus vínculos con Enrique Nosiglia y Daniel Angelici. 

Plan de lucha

Los representantes de docentes de la Conadu Histórica intervinieron en el plenario de Jujuy para reclamar el apoyo de los rectores a su lucha contra el techo salarial del 15%. En ese momento, los Juri, Tamarit y Molea miraron para otro lado. El CIN evitó pronunciarse sobre el conflicto docente en puerta, e incluso hizo silencio sobre una reducción de 3 mil millones de pesos del presupuesto universitario por una resolución administrativa de Marcos Peña y Alejandro Finocchiaro. Los docentes ya resolvieron un paro nacional universitario de 48 horas para el 10 y 11 de abril.

La conclusión del plenario del CIN en Jujuy es una sola: la defensa de la universidad y la educación pública está enteramente en manos de estudiantes, docentes y trabajadores. La UJS-Partido Obrero llama a todas las federaciones y centros de estudiantes a rechazar la “contra-reforma” de Macri, Juri y los rectores y a convocar asambleas en todos los lugares de estudio para acompañar, desde esta perspectiva, el plan de lucha de nuestros docentes. La pelea para derrotar los ataques anti-educativos del gobierno plantea el desafío de organizar al movimiento estudiantil de forma independiente de todos los rectores. Esta es la gran consigna que llevará la UJS al próximo Congreso de la Federación Universitaria Argentina en Rosario.

 

LEE TAMBIEN: FRANJA MORADA ADELANTA EL CONGRESO DE LA FUA

Tags: UNC, coneau, educacion-publica, fua

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera