11 de diciembre de 2017 | Por Matías Solanilla

Nuevo edificio en la Universidad Nacional de La Plata: un monumento privatista

El Edificio Karacachoff (ex Tres Facultades), a la medida de los negocios con los posgrados.

En su último suplemento de prensa, Palabra Universitaria, la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) demuestra el grado profundo de privatización al que ha sido sometida la universidad pública desde la Ley de Educación Superior de Menem, aplicada a fondo por el kirchnerismo, y por el gobierno macrista.

Allí se presenta que la UNLP acaba de terminar, con fondos extrapresupuestarios del Estado, el edificio Karacachoff (ex “Tres Facultades”), que cuenta con un lujoso Centro de Posgrado. El mismo funciona donde antes funcionaban las facultades de Humanidades y Psicología (oportunamente, desde la UJS denunciamos que la mudanza era parte de un proceso privatista), en una zona céntrica y accesible, mientras los estudiantes del grado son enviados hacia las afueras de la ciudad, lejos del poder político y privados de movilidad. La frutilla del postre es el bar “La Biblioteca”, un bar privado que funciona en el mismo edificio.

El Rectorado de la UNLP se jacta de tener una de las mayores y más diversas ofertas de posgrados del país. Tiene razón, pues la UNLP ofrece 208 carreras de Posgrado, entre Doctorados, Especializaciones y Maestrías. Esto le ha valido el favor del gobierno –del anterior y del actual– que constantemente financia la privatización vía partidas extrapresupuestarias, convenios con las distintas facultades (que además sirven para reforzar a las camarillas profesorales adictas al gobierno de turno) y créditos del Banco Provincia, Banco Interamericano de Desarrollo, entre otros. En los últimos 10 años, la cantidad de estudiantes de posgrado ha aumentado de 7 mil a 15 mil.

La noticia grafica una política del conjunto de las camarillas que gobiernan la UNLP: mientras los estudiantes del grado no tienen bandas horarias, tienen dificultades para acceder al boleto, enfrentan numerosos filtros en sus carreras y observan la desvalorización sistemática de los títulos, la UNLP dispone de millonarios fondos para los también millonarios negocios privados.

Cursos pagos y plan maestro

En el mismo suplemento, la UNLP anticipa lo que se viene: “también se aspira a ampliar la oferta para quienes, sin pertenecer a una carrera de posgrado, busquen en el ámbito de la institución procesos de formación y actualización en sus respectivas disciplinas. En esta dirección se promociona la creación de Programas de Posgrado orientados a cubrir necesidades de la comunidad e intereses de las distintas Unidades Académicas” (Palabra Universitaria, noviembre 2017). La creación de pequeños cursos pagos es la verdadera cara de los planteos del tipo “vinculación al sistema productivo”. Las “necesidades de la comunidad” son las necesidades de las empresas y el Estado, en ligazón con el planteo de la “formación permanente” de trabajadores, que es auspiciada principalmente por el Rector de la Universidad Nacional de Córdoba, Hugo Juri.

El Rectorado (que reelige autoridades en abril/mayo de 2018) anuncia que ya estaría completo el nuevo plan Estratégico, un programa de gobierno que agrupa al conjunto de los decanatos (desde los progres de Humanidades a los cristinistas de Periodismo y los radicales de Derecho) detrás de Tauber, el candidato a Rector –perteneciente a la alianza Cambiemos. La profundización de un programa privatista –que abre negocios para todas las camarillas- es la base de un cogobierno radical-peronista en la UNLP, cuyo eje político es la aplicación del Plan Maestro macrista en la educación superior.

Como factor de cooptación docente, el Rectorado garantiza la gratuidad del Doctorado para docentes e investigadores de la UNLP. La privatización, así, cuenta con la pasividad de la mayor parte de los profesionales de esta casa de estudios.

Abajo la privatización, por una Universidad al servicio de los trabajadores

En abril y mayo, deben renovarse el conjunto de las autoridades universitarias. Desde la UJS, venimos desplegando desde septiembre una gran agitación en torno al rol privatista de las autoridades y el pacto de co-gobierno universitario. Vamos a dar la pelea por la defensa de la educación pública, en momentos en que radicales y peronistas querrán encumbrar al ahora macrista Tauber como Rector de una verdadera “contrarreforma” contra la universidad, que se apoya en el “Plan Maestro” del gobierno.

Las últimas elecciones han mostrado una primacía de las agrupaciones que responden a las distintas variantes del régimen universitario. Pero la aplicación del programa de esta “contrarreforma” implicará un choque con el movimiento estudiantil y docente, que deberán organizarse bajo un programa independiente respecto al gobierno y las autoridades para llevar hasta el final la lucha por la defensa de la educación pública y gratuita.
 

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Universidad de La Plata: Un presupuesto que profundiza el ajuste y la privatización

 

Tags: unlp, privatizacion

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero