7 de abril de 2018 | Por Chacopordia.com

La hija de un obrero de Sameep muerto en Tres Isletas denunció irregularidades y exigió Justicia para su padre

Silvina Cardozo, hija de uno de los empleados de Sameep que murió en enero de 2017 tras caer a un pozo cloacal en Tres Isletas, denunció que la causa por la muerte de su papá fue archivada por la Justicia en poco menos de dos meses, siendo que una causa similar está en plena investigación con cinco imputados por “homicidio doloso”. Recordó que su papá no tenía elementos de seguridad para realizar el trabajo que lo llevó a la muerte y afirmó que estaba presionado por el delegado de Sameep para que lo efectúe de todas formas.

Marcelo Cardozo murió tras caer a un pozo cloacal en Tres Isletas.

Seis meses antes de que murieran en un accidente laboral cuatro operarios de Sameep en Puerto Vilelas, dos de sus compañeros corrieron la misma suerte en similares circunstancias.

En enero de 2017, Julio Romero -de 47 años- y Marcelo Cardozo -de 54- murieron tras caer a un pozo cloacal en Tres Isletas. El hecho se produjo pasado el mediodía del 10 de enero cuando Romero ingresó a una cámara de registro cloacal para realizar tareas de limpieza y mantenimiento pero terminó desmayado tras inhalar los gases tóxicos cloacales. El obrero cayó al pozo y se ahogó con líquidos cloacales.

Su compañero, Marcelo Cardozo intentó rescatarlo pero también se descompensó por los gases y terminó sumergido en la cloaca. Ninguno tenía los elementos mínimos de seguridad para realizar ese trabajo, según comentaron a las familias de las víctimas testigos directos del hecho.

Un tercer compañero fue quien los sacó. Romero fue derivado a Castelli pero murió a poco de llegar al hospital. A Cardozo lo llevaron al sanatorio Loma Linda de Sáenz Peña. Si bien parecía que su salud mejoraba, murió a los dos días producto de un paro cardio respiratorio.


Silvina Cardozo denunció que la causa por la muerte de su padre se archivó a los pocos meses.


En diálogo con CHACO DIA POR DIA, la hija de Cardozo, Silvina, reconoció que está indignada tanto por la forma en que murió su padre como por la velocidad en la cual la causa penal se archivó, sin que nadie se hiciera responsable por las dos muertes. Esto teniendo en cuenta que por los fallecidos de Puerto Vilelas hay una causa penal abierta por “homicidio culposo” que tiene cinco imputados, entre ellos, el presidente de Sameep, Claudio Westtein.

“En marzo, cuando fuimos a Castelli (donde estaba radicado el expediente) nos dijeron que la causa estaba archivada. Parece que acá no pasó nada”, dijo Silvina.

En este marco comentó que los abogados que asesoraron a su familia fueron enviados directamente por Sameep, que le hicieron firmar papeles y luego le dieron una dirección trucha donde funcionaba el supuesto estudio jurídico.

“Murió mi papá y a la tarde nos estaban llegando una gran cantidad de abogados. Y llegó un momento en que era demasiado lo que nos molestaban y entonces le dijimos que los íbamos a denunciar si no dejaba de hacerlo”, contó.

“Ellos decían que (el seguro) tenía que pagarnos, que era mucha plata. Nos hicieron firmar poderes que nada que ver. Y fuimos a sus oficinas para hablar con ellos pero la oficina no existía. Era una dirección trucha. Todo era trucho. Después nos enteramos que nos habían mandado de la empresa de Sameep”, denunció.

Consultada sobre qué le dijeron estos abogados respecto a la causa penal, Silvina aseguró que los letrados le decían que era un tema para tocar más adelante. “Nos dijeron que teníamos que hacer el juicio penal más adelante. Y hasta ahora tampoco se hizo el juicio civil. Nosotros estamos queriendo hacer eso”, sostuvo, al tiempo que reconoció que su mamá sólo recibió el pago del seguro de la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART).

Qué pasó

En relación a aquel trágico 10 de enero de 2017, Silvina aseguró que su padre se fue a trabajar sin ningún elemento de seguridad. Además, lo hizo presionado por quien actualmente es el delegado de Sameep en Tres Isletas, Carlos González.

“A mi viejo lo mandaron sin nada. Tampoco lo habían capacitado”, dijo Silvina. “Un mes antes mi papá se había caído en un pozo. Estaba arreglando unos caños y se había desmoronado el pozo y se había lastimado la columna. Ni así el encargado tomó conciencia”, añadió.

“El responsable de esa zona es González. Él los retó. Les dijo que se vayan y se metan en el pozo, que tenían que hacerlo sí o sí, sabiendo que no tenían los elementos. Es más: el presidente de Sameep nos había dicho a nosotros que iba a mandar a investigar lo que pasó y que iba a mandar las ropas y nunca mandó nada. Mi hermano hoy en día está haciendo el mismo laburo (en Sameep), pero nosotros le decimos que no se vaya y que no se meta”, dijo.

“Cuando (los empleados) salen a hacer los trabajos, ellos salen en la camioneta vieja. Mientras que el encargado se pasea con la camioneta nueva por todos lados. Y ya nos habían dicho que al encargado de acá no lo iban a correr porque estaba ‘muy bien parado’. O sea que el tipo puede seguir matando gente, tratándolo mal a los empleados, porque los trata como perros. Además, el otro día se cumplió un año de la muerte de mi papá y el encargado no le quiso dar el día libre a mi hermano ni a mi hermana (quien también trabaja en Sameep). Ni siquiera eso”, añadió.

“Hace 28 años que mi papá trabajaba ahí. El jamás llegaba tarde. Nunca faltaba. Se encargaba de llevar los papeles para que les traigan los uniformes a los compañeros. De avisar cuando cobraban. Se encargaba de todo. Se iba a Sáenz Peña a las reuniones. Él vivía para la empresa”, relató Silvina.

Y remarcó que su papá “murió con la camiseta puesta de Sameep porque murió por intentar salvarle la vida a su compañero. Acá hay gente que vio todo y que si lo llamaban de la justicia iban a hablar”.

fuente  chacopordia.com

Tags: chaco, sameep

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera