19 de enero de 2018 | Por Melisa Molina

Santa Fe: el caso de Rosalía Jara, seis meses de impunidad y de lucha popular

Han pasado ya seis meses desde la desaparición de la joven Rosalía Jara, donde el rol que jugó el Estado santafesino fue el de disponer todos sus recursos para perseguir al pueblo de Fortín Olmos, que se movilizó numerosas veces exigiendo que se lleve adelante una investigación seria y profunda, para hallar a esta joven de 19 años y madre de una nena de 2 años.

Impostura

El hostigamiento fue tal que hasta se llamó a declarar a referentes del movimiento de mujeres, entre ellas nuestra compañera Eliana Ibarra, del Plenario de Trabajadoras de Reconquista. Citaban a las luchadoras exigiéndoles explicaciones sobre el paradero de Rosalía cuando el estado santafesino nunca dio respuesta alguna a la familia de Rosalía, ni al conjunto de la población que la buscaba, sobre por qué no lograron hasta el día de hoy dar con la ubicación de la joven. La policía montó también una campaña de persecución sobre los compañeros de la EEMPA a la que asistía Rosalía que se movilizaron exigiendo su aparición.

 La rapidez con la que actuó el gobierno de Miguel Lifschitz a la hora de amedrentar a todo un pueblo movilizado fue impresionante. Pero esa tenacidad no se reflejó en la investigación de la hipótesis más certera hasta el día de hoy, de que Rosalía haya sido víctima de una red de trata. La investigación en este punto fue totalmente demorada a sabiendas de que ella se encontraba en situación de prostitución, producto de la extrema vulnerabilidad económica y social que sufría. Una realidad que afrontan cientos de mujeres en la región santafesina. Los vecinos de Fortín Olmos denunciaron que es de público conocimiento que en el pueblo existe un circuito de turismo sexual vinculado al juego cuyo entramado encuentra amparo por parte de la policía y el intendente pejotista de la localidad.

El estado santafesino orientó todos sus recursos de represión e investigación contra quienes se organizaban para encontrarla, entorpeciendo así la investigación sobre las redes de trata que operan en lo largo y ancho de la provincia, responsables de la desaparición de numerosas mujeres en todo el país.

El caso hasta el día de hoy

La semana pasada, luego de manifestarse la familia Jara junto a organizaciones de mujeres  en los tribunales de Vera, se le ha denegado el pedido de excarcelación a Juan Valdez. Se trata del único imputado en el caso por ocultamiento y retención de persona. Este mantiene estrecho lazos con el poder político y policial de Fortín Olmos. Valdez  es ex pareja de la joven y se constató por medio de un ADN que solicitó la familia Jara de que es padre de Alma, hija de Rosalía. Las últimas novedades en el caso fueron el hallazgo de restos óseos dentro de una bolsa de plástico  con guantes de latex en la cercanía del Arroyo El Toba. Los restos  fueron revisados por una veterinaria que constataron que eran de un animal.

La familia denuncia que todo el operativo que se montó en ese lugar luego del hallazgo de esos restos óseos fueron no más que un circo montado por el gobierno luego de la reunión que tuvo la familia con el gobernador Miguel Lifschitz. para demostrar que todavía buscan a Rosalía, cuando no movieron dedo alguno en estos 6 meses en profundizar la investigación.

8M ganemos las calles

Redoblemos la movilización el próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, parando en cada lugar de trabajo y estudios. Salgamos masivamente a las calles para dar fin al cuadro de violencias que sufrimos. Es el único camino con el que vamos a ponerle fin a las redes de trata y la explotación sexual en toda la región desarmando así a todo al régimen de complicidades estatales. Profundicemos la lucha por la aparición inmediata de Rosalía Jara.

Tags: #niunamenos, Rosali-jara

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero