24 de enero de 2018 | Por Gustavo Cala

La lucha contra el ajuste en los cursos de verano del CBC-UBA

La cursada de verano en el Ciclo Básico Común (CBC) de la Universidad de Buenos Aires, que comenzó esta semana en las sedes de Paternal, Ramos y Avellaneda, lleva el sello de las políticas de ajuste pactadas por el gobierno de Macri con el rector recientemente reelecto Alberto Barbieri: debido a las pocas comisiones y horarios, cientos de estudiantes se quedaron afuera del restrictivo curso de verano.

Muchos de ellos se presentaron a las sedes para tratar de conseguir un cupo o una asignación, pero el rectorado que ha llevado adelante este ajuste brilló por su ausencia. Las oficinas administrativas y en particular las ventanillas de alumnos, que deberían recibir estos reclamos, permanecieron cerradas.

La UJS-Partido Obrero, presidencia de la Federación Universitaria de Buenos Aires, se hizo presente en todas las sedes, poniendo de manifiesto este fraude y empadronando a los estudiantes sin cupo; reclamando con el escaso personal administrativo presente su inclusión en los cursos y organizando asambleas en todas las sedes para defender la cursada.

Este método, que abreva en la organización independiente de los estudiantes, contrasta con el aparateo del rectorado y su agrupación afín Nuevo Espacio (Franja Morada), a la que las autoridades colocaron como “ventanilla” de reclamos para atender el déficit –una política clientelar, que busca presentar como favor de una fuerza estudiantil lo que es en verdad un derecho de los estudiantes. Esta sociedad llegó a su pico en la sede de Avellaneda, donde los no docentes de la sede buscaron echar a los compañeros de la UJS diciendo que desde el martes ya no podían ingresar al establecimiento, mostrando que al clientelismo se le suma un manejo privado de la universidad pública.

Las asambleas realizadas serán asimismo el puntapié para potenciar la lucha que el movimiento estudiantil, con la Fuba, viene dando contra las reformas antiobreras del macrismo y por la libertad de César Arakaki, Dimas Ponce y todos los presos por luchar. Ya desde el lunes los cursos de verano comenzaron a pronunciarse por la libertad de los compañeros con la firma de un petitorio, que continuará con los pronunciamientos a través de fotos en las cursadas y culminarán en el festival de la Fuba y la Funa en Plaza Francia el domingo 28.

Es necesario desenvolver una enérgica denuncia de esta campaña clientelar de Nuevo Espacio, sobre la cual busca apoyarse para volver a la federación –luego de haber sido expulsada en 2001 y rechazada por 17 años por el estudiantado. Con todo, el “operativo retorno” viene con sus dificultades: el voto favorable de Josefina Mendoza (presidenta de la Federación Universitaria Argentina y diputada de Cambiemos) a la reforma previsional, obligó a Nuevo Espacio a intentar despegarse de forma vergonzosa de la votación –pese a que forman parte de ese mismo sector y a que su bloque de diputados (el de Martín Lousteau) dio quórum para la aprobación de la reforma.

La pelea por los cursos de verano ha planteado ya a comienzos del año esta lucha política. Para superar el impasse que atraviesa la dirección del movimiento estudiantil, desenvolvamos un masivo movimiento de lucha contra el gobierno.

Tags: cbc, barbieri

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero