12 de abril de 2018 | #1497 | Por Julián Asiner

“Unidad obrero-estudiantil para derrotar a Macri y los gobernadores”

La UJS convoca a su congreso nacional, del 11 al 13 de mayo en Rosario

La Comisión de juventud del XXV Congreso debatió acerca del creciente protagonismo de la juventud en la lucha contra Macri. De los cacerolazos del 18D y el #MMLPQTP a las movilizaciones de masas el 8M; de las ocupaciones contra la “Secundaria del Futuro” a la lucha de los terciarios, la movilización de la juventud argentina entronca con un fenómeno mundial. Con los estudiantes peruanos que denuncian la “ley del esclavo juvenil”, que los obliga a trabajar tres años para empresas sin remuneración; más al norte, con el multitudinario levantamiento contra el armamentismo en Estados Unidos; del otro lado del océano, con los universitarios que ocupan sus facultades en París, Toulouse y Montepellier, y se unen a la huelga de los obreros ferroviarios haciendo sobrevolar el fantasma del Mayo Francés. La convocatoria al Congreso nacional de la UJS apunta a condensar estas experiencias de lucha, debatir sus desafíos y problemas, y dotarlas de una orientación estratégica para llevarlas al triunfo.

El desafío: derrotar una política contra la juventud

Los planes del macrismo para la juventud son muy claros. Con la excusa de los que los jóvenes “nos estamos formando”, la reforma laboral nos tiene reservadas las peores condiciones de precarización y flexibilidad. Siguiendo los consejos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), el “Plan Maestro” reformatea el sistema educativo para adecuarlo a esta política, introduciendo el trabajo gratuito de los estudiantes. Con la destrucción de los terciarios, los maestros se devalúan a “facilitadores”, que penarán por la llamada “formación continua” que se paga en los posgrados universitarios. El reforzamiento represivo sobre la juventud, con la “doctrina Chocobar” del gatillo fácil y el ingreso de la policía a colegios y universidades, es el complemento natural de estos ataques a las condiciones de trabajo y estudio. La propia negación del derecho al aborto -y a la educación sexual- es un poderoso instrumento de disciplinamiento. La participación necesaria de los gobernadores y rectores “opositores” en estas medidas muestra que estamos ante una política de fondo de la clase capitalista.

El problema: superar la crisis de dirección

La movilización creciente de la juventud se cobró su primera víctima en la presidenta de la Federación Universitaria Argentina (FUA), Josefina Mendoza. Su voto a favor de la reforma previsional, como diputada de Cambiemos, detonó una fuerte crisis en Franja Morada que motivó el adelantamiento del Congreso de la FUA (sesionará en Rosario horas después del Congreso de la UJS). Como salida, buscarán llevar a la FUA el modelo de Nuevo Espacio en la UBA: falso “apoliticismo” para encubrir una plataforma de negociados a costa de la universidad. Frente a esta situación, agrupaciones como la Cepa y Patria Grande postulan un “frente anti-Franja/anti-Macri” en la FUA, que encabezarían la JUP (PJ) y el MNR (PS) -es decir, el gobierno de la provincia. En La Plata, sin embargo, Patria Grande viene de hacer un “frente con Franja”, donde votará a su rector Tauber a cambio de cargos (dos secretarías). El obstáculo para que se conforme este frente es la disgregación del PJ, volcado al colaboracionismo con el gobierno. En la reciente reunión del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN), todos los rectores votaron al radical-macrista Juri como presidente y un kirchnerista de la Universidad de Hurlingham, Perczick, se ubicó como vice. El “frente anti-Macri” saboteó la principal lucha de la juventud -el aborto legal- mostrando su cara clerical.

A 100 años de la Reforma, unidad obrero estudiantil

El Congreso nacional de la UJS ofrecerá una política independiente a la juventud para superar esta crisis. En lugar de los pactos con gobiernos, curas, burócratas sindicales y rectores privatistas, la alianza con los trabajadores en lucha y sus organizaciones recuperadas y clasistas, a 100 años de la Reforma Universitaria y a 50 del Mayo Francés, defendemos la unidad obrero-estudiantil como estrategia para la juventud en nuestro país y el mundo entero. La UJS le ha planteado al Frente de Izquierda el desafío de pelear por un bloque independiente en la FUA, que reúna a todas las agrupaciones que se reclaman independientes de los gobiernos y autoridades de turno.

Es un planteo para separar a los estudiantes de sus verdugos y volcar toda su energía en la batalla contra las reformas laboral y educativa, por el aborto y educación sexual, en apoyo a los docentes y estudiantes terciarios en lucha.

Organicemos los plenarios de la UJS en todas las regionales rumbo a Rosario. La organización socialista de la juventud será el resultado de estas grandes peleas que tenemos por delante.

Tags: ujs, congreso-ujs

Compartir

Comentarios

@2018 - Prensa Obrera