1 de febrero de 2018 | #1490 | Por Daniel Luna - Lolo Domínguez (delegados de ATE-Inti  Lista Naranja)

Inti, una lucha que crece

El pasado viernes 26, las autoridades del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti) confirmaron el envío de 250 telegramas de despido a auxiliares, técnicos y profesionales del instituto, que revisten con contratos precarios, algunos de ellos desde hace 20 años o más. Sin perder el tiempo, más de 500 trabajadores realizaron una asamblea de urgencia ese día y se movilizaron hacia la avenida General Paz, exigiendo que se haga público el listado de despedidos y rechazando de lleno este brutal ataque. Con carros hidrantes y motos, y apuntando directamente a los trabajadores, la Policía intentó amedrentarlos, pero el corte se extendió por más de dos horas. Luego, se votó la permanencia en el instituto, la cual fue ratificada en asambleas durante todo el fin de semana.

Todos adentro

Para el lunes 29, el planteo fue contundente: asamblea general, permanencia en el instituto y el ingreso de todos los despedidos. Al cierre de esta edición de Prensa Obrera, las autoridades implementan un lock-out patronal de 72 horas y una militarización del instituto, que pretendió aislar a los trabajadores que mantienen la permanencia con el resto. La jugada falló, porque cientos de trabajadores concurrieron a la puerta del instituto, y rodeados de diputados nacionales, organizaciones de derechos humanos y las organizaciones de izquierda, se realizó un acto masivo que se pronunció por la continuidad de las medidas de lucha hasta la reincorporación de todos los despedidos. 

La asamblea crece

Con más de ochocientos trabajadores -de ambos lados del alambrado- se llevó adelante una nueva asamblea el martes 30, mientras las cartas documento llegaban a los hogares. En ese marco, se ratificó la permanencia, se votó una vigilia hasta el miércoles 31 y la convocatoria a una nueva asamblea. Asimismo, se creó la comisión de familiares y amigos de los despedidos. La asamblea del miércoles 31 tuvo características masivas, pero además  se manifestó un principio de ruptura de los mandos medios con las autoridades de Inti: los directores de Centro firmaron un comunicado rechazando los despidos. Un gran contingente de delegados de otros organismos del Estado, referentes políticos, organizaciones y diputados se expresaron con un apoyo contundente a la lucha. Romina Del Plá, diputada nacional por el PO-FIT, colocó la perspectiva del paro activo nacional para llevar a la victoria al conjunto de luchas en curso y una movilización al centro del poder político del país. Finalmente, la asamblea votó continuar la permanencia, el paro activo e impulsar una movilización a Plaza de Mayo. Además se lanzó el fondo de lucha.

Las mentiras del gobierno

La implementación del lock-out  de 72 horas por parte de las autoridades demuestra que no les interesa si el Inti funciona o no, y mucho menos los trabajadores. Enviaron un comunicado señalando que no se podrán liquidar los sueldos mientras la permanencia continuara. Para ellos, el Inti es una caja que se reparten entre las distintas camarillas gubernamentales que conviven en la dirección del instituto. Quieren sacar provecho de la tercerización de sectores, a través de empresas de su riñón, y de la privatización de los sectores que más facturan. Para hacerse de este botín, no les importa deshacerse de técnicos y profesionales especializados y calificados. 

La lista de despedidos habla

Al reconstruir el criterio con el que fue armada la lista, se corrobora el plan político de la gestión. La causa no es “el exceso de licencias y faltas” de los trabajadores, como aducen. La han elaborado con la perspectiva de destruir al cuerpo de delegados de los sectores, y a un vasto sector de activistas que se ha forjado al calor de las luchas de los últimos años por salario, carrera laboral, seguridad e higiene, derechos de género y estabilidad laboral.

Derrotar a los ajustadores

La adhesión no sólo crece día a día entre los trabajadores del instituto, sino que gana simpatía popular. El gobierno de Macri se ha golpeado de frente con la lucha de un colectivo de trabajadores con vasta experiencia y fuerte organización. Cada día que pasa, la lucha del Inti se transforma en un epicentro de organización del conjunto de las luchas en curso. Desarrollemos, con la democracia sindical como método, las asambleas masivas para darle continuidad a la lucha. Por la permanencia y el paro total hasta la reincorporación del último despedido. Por un plenario de estatales nacionales y provinciales en Inti para votar un plan de lucha contra los despidos en el Estado. Por el paro general y el plan de lucha para derrotar el ajuste. Por un congreso de bases de todo el movimiento obrero. Fuera la policía del Inti.

 

LEE TAMBIEN:

Asamblea del INTI reclama un paro activo nacional contra los despidos

La lucha en el INTI, a pleno

“En el INTI hacemos ciencia, no discursos mentirosos”
 

Tags: Inti, despidos, noticiero-obrero

Compartir

Comentarios

@2018 - Partido Obrero